saltar al contenido principal

Biografía

Ava Gardner

05/04/2006
(Grabtown, Carolina del Norte, EE.UU., 24/12/1922; † Westminster, Londres, Reino Unido, 25/01/1990)
El sueño moreno
Ava Gardner

Una de las más grandes estrellas de cine de la historia. Si Marilyn Monroe es el mito rubio, Ava Gardner es el mito de pelo negro. Su trascendencia como actriz y como persona fue extraordinaria, y hay multitud de películas en las que dejó para siempre el recuerdo de su belleza.

En vida Ava Gardner fue una diosa. Sin duda es una de las estrellas más brillantes que ha dado el cine. La pantalla, el público y los periódicos sensacionalistas la adoraban y le deparaban las más importantes atenciones, también porque la actriz aportaba mucha carnaza con sus devaneos amorosos. Fue llamada “el animal más bello del mundo”, con la clara intención de aludir al lado salvaje de los hombres, que a menudo caían bajo el influjo de su hermosura. Ava tenía todas las características para ser “femme fatale”, pues a su físico sumaba una presencia y un carácter de densidad superlativa, de modo que era imposible que no impregnara todo a su alrededor. Así sucedió con una de sus primeras películas acreditadas, Forajidos, formidable muestra de cine negro de Robert Siodmak, en donde Ava tenía unos breves aunque intensos minutos, los suficientes para merendarse al pobre protagonista, un Burt Lancaster en horas bajas.

Ava Lavinia Gardner nació en Brogden, Carolina del Norte, la víspera de Navidad de 1922. Creció en una granja de tabaco, y ese origen humilde pudo plasmarlo muchos años más tarde en uno de sus más célebres personajes, el de María Vargas de La condesa descalza. La historia que se cuenta de cómo llegó a ser actriz tiene algo de leyenda y es verdaderamente asombrosa. Al parecer su cuñado, abogado en Nueva York, tenía una foto de estudio de Ava en una ventana de su despacho. Los ojeadores de la Metro Goldwyn Mayer se fijaron en esa preciosa joven y le ofrecieron trabajo en Hollywood directamente por su belleza, sin pruebas ni castings. Sin ninguna experiencia en la actuación Ava participó entonces en mínimos aunque numerosos papeles en películas discretas desde 1941 hasta 1946, año en que obtuvo su primer papel protagonista en la notable Señal de parada, en donde enamoraba a Richard Conte. Ese mismo año, la MGM cedió a la Gardner a la Universal para rodar un film de cine negro, basado en un relato de Ernest Hemingway, que significaría la catapulta de la actriz. Hablamos de la ya mencionada Forajidos, en donde su papel de Kitty Collins dejaba sin respiración. Consciente de la joya que tenía entre manos, la Universal siguió explotando su belleza en filmes como Una vida y un amor (1947) y Venus era mujer (1948). Su rostro empezó a ser muy conocido y un puñado de películas pronto la convirtieron en estrella, aunque aún quedaba mucho por llegar. Destacó en Pandora y el holandés errante (1951), fantasía misteriosa de Arthur Lewin; en Magnolia (1951), uno de los grandes musicales clásicos producidos por Arthur Freed y donde Ava mostró sus dotes cantarines; en el sensible western Estrella del destino (1952), junto a Clark Gable, y en otro western de John Farrow, Una vida por otra (1953).

Desde sus inicios Ava Gardner nunca fue vista como el tipo de mujer-madre, sufriente, bondadosa, a la vera del marido, abnegada en la vida familiar... No, lo suyo era la “otra” feminidad directamente relacionada con la atracción entre los sexos. El caso es que, salvo alguna leve excepción, durante toda su carrera Ava Gardner fue siempre el objeto de deseo, la mujer como reclamo amoroso, el sueño de la conquista. Quizá no pudo o no quiso desembarazarse de ese estereotipo femenino, el caso es que acabó pasándole factura también en su vida personal. Frases como “He debido de ver más amaneceres que cualquier otra actriz de la historia de Hollywood” o esa otra en que dice “desearía vivir hasta los 150 años, pero el día de mi muerte querría tener un cigarrillo en una mano y un vaso de whiskey en la otra”, hablan a las claras de su modo de vida, disipada, desordenada, seguramente infeliz y solitaria.

Es sabido que sus relaciones sentimentales fueron muchas y muy turbulentas. En 1942 Ava Gardner se casó con Mickey Rooney, un matrimonio fugaz que tan sólo duró un año y cinco meses. Dos años después, en 1945, la actriz contrajo matrimonio con Artie Shaw, legendario músico de jazz, virtuoso del clarinete y director de una de las big band que más furor hacían en los Estados Unidos de después de la II Guerra Mundial. Pero esa unión aún duró menos, pues no llegó a trece meses. Su boda más célebre tendría lugar en 1951, cuando se casó con el archifamoso Frank Sinatra. El acontecimiento tuvo una enorme repercusión en el mundo del cine y del espectáculo, pero el matrimonio también acabó en divorció seis años después. Está claro que la vida matrimonial se le hacía complicada a Ava Gardner, pero también es muy probable que la culpa fuera de los hombres que elegía. En concreto llama mucho la atención que Rooney se casara 8 veces en su vida, las mismas que Artie Shaw, mientras que Sinatra lo hizo en 4 ocasiones. Un total de 20 matrimonios entre los tres. Una locura, vamos. Así que quizá lo que hizo verdaderamente mal Ava Gardner fue elegir a sus esposos. De cualquier forma su vida amorosa se prestó a muchos cuchicheos a lo largo de su vida, pues sus conquistas parece que fueron innumerables, entre ellas la cacareada con el torero español Luis Miguel Dominguín. Y es que, tras la decepción de sus matrimonios en Hollywood, la diva se mudó a vivir a España en 1955. Son famosas sus visitas a la Plaza de Toros de las Ventas, sus cócteles en el Museo Chicote de la Gran Vía madrileña, etc. Esa unión personal con España saldría reforzada con el papel de María Vargas en La condesa descalza. Ahí se narraba de algún modo su propia vida, la una joven hermosa y pobre, de origen muy humilde, que de repente se convertía en estrella de cine y que terminaba por añorar sus días de vida sencilla. En España permanecería hasta 1968, cuando, debido al parecer por la presión fiscal, decidió trasladarse a vivir a Londres, donde residiría hasta su muerte.

Un poco antes de trasladarse a Europa Ava Garner hizo algunos memorables trabajos con papeles exóticos, que iban muy bien a ese carácter indomable que se le atribuía a la actriz. En 1952 fue el amor imposible de Gregory Peck en Las nieves del Kilimanjaro, nueva adaptación de Hemingway, y al año siguiente fue la reina Ginebra de Los caballeros del rey Arturo, junto a Robert Taylor, pero sobre todo interpretó a la inolvidable Eloise Kelly de Mogambo. En este formidable film de John Ford, la Gardner se comía con patatas a su oponente femenina Grace Kelly y hacía perder la cordura a Clark Gable, con quien trabajaba por tercera y última vez. El papel de la señorita Kelly le valió a Ava Gardner su única nominación al Oscar, que finalmente ganaría ese año Audrey Hepburn por Vacaciones en Roma.

En los siguientes treinta años de carrera Ava Gardner rodaría unas cuantas películas de gran calado, pero en general sus papeles fueron menguando. Fiesta (1957) fue su tercera adaptación de Hemingway; La hora final (1959) es un destacado film de ciencia ficción, dirigido por Stanley Kramer y con Gregory Peck como compañero de reparto; mientras que Siete días de mayo (1964) es un memorable thriller político firmado por John Frankenheimer. Pero en los 60 sus mejores aportaciones son la superproducción de Samuel Bronston 55 días en Pekín (1963), rodada en España y de nuevo en compañía de Peck, y la turbulenta La noche de la Iguana (1964), según la obra de teatro del controvertido Tennessee Williams.

Poco a poco sus papeles fueron más espaciados y además no tenían el protagonismo de antaño. Fue Sara, mujer de Abraham, en La biblia (en su principio) (1966), de John Huston, y una aristócrata en el drama histórico Mayerling (1968). Con Huston rodó el estimable western El juez de la horca (1972), en compañía de Paul Newman. La actriz había cumplido 50 años y su carrera artística declinaba a pasos forzados. Se apuntó al cine catastrofista en Terremoto (1974) y Emergencia (1979), al terror en La centinela (1977), y rodó thrillers discretos como El hombre que decidía la muerte (1975) o El secuestro del presidente (1980). En sus últimos años apareció en series de televisión como Anno Domini y California, hasta su definitivo canto del cisne, que tuvo lugar en el telefilm Maggie, en 1986. Cuatro años después la actriz moriría en Londres a causa de una neumonía.

Trabajos destacados

Filmografía

Intérprete

Intérprete (39 títulos)
1986 | Harem
estrella
5
1982 | Regina Roma
estrella
4
1980 | The Kidnapping of the President
estrella
4
1979 | City on Fire
estrella
4
1977 | The Sentinel
estrella
3
1976 | The Cassandra Crossing
estrella
7
1976 | The Blue Bird
estrella
5
1975 | Permission to Kill
estrella
4
1974 | EarthQuake
estrella
4
1972 | The Life and Times of Judge Roy Bean
estrella
6
1968 | Mayerling
estrella
5
1966 | The Bible: In the Beginning...
estrella
6
1964 | Seven Days in May
estrella
8
1964 | The Night of the Iguana
estrella
7
1963 | 55 Days At Peking
estrella
6
1960 | The Angel Wore Red
estrella
5
1959 | On The Beach
estrella
6
18
Fiesta
1957 | The Sun Also Rises
estrella
6
1957 | The Little Hut
estrella
5
1956 | Bhowani Junction
estrella
6
1954 | The Barefoot Contessa
estrella
8
1953 | Knights of the Round Table
estrella
6
1953 | Mogambo
estrella
8
1953 | Ride, Vaquero!
estrella
4
1952 | Lone Star
estrella
4
1952 | The Snows of Kilimanjaro
estrella
6
1951 | My Forbidden Past
estrella
6
1951 | Pandora and the Flying Dutchman
estrella
4
1951 | Show Boat
estrella
6
1949 | The Bribe
estrella
6
1949 | East Side, West Side
estrella
5
1949 | The Great Sinner
estrella
7
1948 | One Touch of Venus
estrella
4
1947 | The Hucksters
estrella
6
1946 | Whistle Stop
estrella
6
1946 | The Killers
estrella
7
1944 | 3 Men in White
estrella
4
1943 | Hitler's Madman
estrella
6
1942 | Kid Glove Killer
estrella
6

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto