saltar al contenido principal

Biografía

Peter Jackson

09/12/2009
(Pukerua Bay, North Island, Nueva Zelanda, 31/10/1961)
Premios: 1 Oscar (más 1 premios y 1 nominaciones) Ver más
Oscar
2004
Ganador de 1 premio
Nominado a 1 premio
Ganador de 1 premio
El neozelandés que se comió Hollywood
Peter Jackson

Se puede afirmar ya que ha hecho historia, al encabezar una generación de cineastas ‘friquis’, apasionados del género fantástico y el terror, que filman esas mismas historias que les han hecho soñar. Pocos directores son capaces de concebir planos que expresen mejor lo que él necesita y narrar con mayor economía de medios. Viene de Nueva Zelanda, es grandote y barbudo, y se llama Peter Jackson.

Nacido el 31 de octubre de 1961 en Pukerau Bay, una pequeña ciudad costera de Nueva Zelanda, Peter Jackson es el hijo único de Bill y Joan, un matrimonio de inmigrantes ingleses. Cuando era muy pequeño, una amiga de sus padres quedó deslumbrada ante la pasión que el chico ponía en el uso de las cámaras de fotos, y a las instantáneas que sacaba. Decidió regalarle una cámara de super 8. Ignoraba que había creado un monstruo. Fue entonces cuando el joven Jackson empezó a liar a sus amigos para filmar sus propias historias en formato de cortometraje.

Desde muy pequeño Jackson era capaz de inventar sofisticados efectos especiales, para disimular su falta de presupuesto. Por ejemplo, en un corto titulado “World War Two”, rodado cuando era adolescente, consiguió hacer creíbles los disparos de las armas de fuego mediante una técnica que consistía en perforar pequeños agujeros en el celuloide, de forma que parecían auténticos.

A los 9 años vio la película que le cambiaría la vida, King Kong (1933), que le dejó tremendamente fascinado. “Si no la hubiera visto, puede que ahora no fuera director”, ha comentado. Peter Jackson se convirtió desde muy joven en apasionado del cine fantástico, y admirador incondicional de Ray Harryhausen, el maestro del “stop motion”. Y por supuesto devoraba las obras literarias más significativas del género, como por ejemplo los libros de J.R.R. Tolkien.

Jackson tenía claro que era muy difícil llegar a ser cineasta en Nueva Zelanda, y mucho más en el campo del cine fantástico, que era lo que le gustaba. Resignado, se buscó un trabajo en el departamento de litografía de un periódico. Pero no renunció a su pasión, y siguió filmando en plan ‘amateur’, en sus ratos libres. Fue así como poco a poco, durante las vacaciones de verano y los puentes, llevó a cabo el rodaje de Mal gusto, protagonizada por sus conocidos. Como no tenía más amigos, tuvo que renunciar a incluir a más personajes, y acabó interpretando él mismo al ya legendario Derek ‘el pierdesesos’.

A pesar de su falta de medios y de su tono gamberro –es un film gore, de humor negro extremo– demostraba sin duda que Jackson estaba destinado a rodar grandes cosas. Llegó a exhibirse en el Festival de Cannes, y fue distribuido en diversos países, entre ellos España, transformándose en poco tiempo en un título de culto para los apasionados del cine sangriento.

Convertido en un profesional, Jackson pudo dejar la litografía y concentrarse en su carrera como cineasta. Puso en marcha El delirante mundo de los Feebles, la peor cinta de su filmografía, protagonizada por unos personajes deudores de los Teleñecos, pero con un tono salvaje, e introduciendo sexo y palabras malsonantes. A pesar de algún hallazgo aislado, el film tenía muy poca gracia.

A continuación, Peter Jackson se consagró como autor “underground” con la brutal cinta Braindead , que llegó a estar una semana en las carteleras españolas con el delirante título de Tu madre se ha comido a mi perro, pero que alcanzó una gran popularidad, sobre todo cuando fue editada en vídeo. “Es un loco genial. Está lleno de ideas que chocan muchísimo, pero  es una persona muy divertida”, me comentó personalmente la actriz española Diana Peñalver, escogida por Jackson para interpretar a Paquita, emigrante que en la versión original insultaba en su lengua natal. “Me pasaba el día cubierta de sangre artificial”, explicaba sorprendida de haberse visto envuelta en un rodaje tan poco convencional.

Sus excesos sangrientos alejan el film de la mayoría  del público. Pero acabó por completo con el género gore, ya que es absolutamente imposible hacer una cinta con más humor negro, y más sangre que ésta. Para los incondicionales que acepten las reglas del juego, algunas secuencias son antológicas, como aquella en la que la madre de Lionel –el protagonista–pierde una oreja, que se le cae en las natillas. Imposible volver a comer natillas desde entonces. El cura karateca también era bastante simpático. En general predominan los gags al estilo slapstick, pero exagerando la violencia.

Después de Braindead, Jackson había demostrado su talento pero parecía destinado a ser un cineasta de serie B relegado a las minorías, como por entonces lo era también Sam Raimi, otro cineasta curtido en el género, que aún no había dirigido Spider-Man. Sin embargo, Jackson fue tan inteligente que en lugar de seguir explotando el filón, cambió radicalmente de registro.

Si Braindead mostraba decenas de asesinatos brutales, pero con humor, y sin detenerse en explicar las consecuencias, su siguiente película, Criaturas celestiales, iba a ser el extremo contrario. Sólo iba a mostrar un asesinato, pero éste iba a ser tan crudo y realista que debía poner los pelos de punta al espectador. Se basaba en el caso real de Juliet Hulme y Pauline Repier, dos adolescentes que inventaron su propio mundo mágico, y que conmocionaron a la opinión pública neozelandesa cuando acabaron con la vida de la madre de una de ellas en los años 50. El film pasará a la historia por haber sido el primer largometraje de cine de Kate Winslet, que con su talento deslumbró al público a nivel internacional.

Fue entonces cuando Hollywood se fijó en Peter Jackson. El director y productor Robert Zemeckis buscaba nuevos talentos a los que apoyar. Contactó con Jackson que aceptó trabajar para él siempre y cuándo pudiera no moverse de Nueva Zelanda. Y no sólo por comodidad, y por trabajar con su propio equipo, sino que Jackson le ofrecía a Zemeckis abaratar terriblemente los costes de producción, pues los técnicos cobraban menos que en Estados Unidos.

Fue así como nació Agárrame esos fantasmas, aún deudora de la etapa gore de Jackson, pero un poco más suavizada, y que recuperaba al actor favorito de Zemeckis, Michael J. Fox, que había quedado relegado al olvido, pero que ese mismo año, 1996, también tenía un papel destacado en Mars Attacks!, de Tim Burton

Fue el propio Jackson quien se empeñó en llevar al cine un libro que le apasionaba, El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien, tarea que por aquel entonces parecía imposible, y que además había dado lugar a una aventura fallida, cuando Ralph Bakshi rodó la versión animada, pero nunca pudo finalizar la segunda parte, por falta de éxito. Así las cosas parecía imposible volver a poner en marcha otra adaptación.

Con sus ideas, Jackson conquistó a los ejecutivos de New Line, aunque intentaban imponerle variaciones de la obra original que no le gustaban nada. Por ejemplo, le daban luz verde si convertía los libros en dos partes, pero él luchó hasta el final para hacer tres, una por libro, y por ser lo más fiel posible a Tolkien.

El resultado entusiasmó desde el primer momento, pues desde que aparecieron las primeras fotos de El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo, los apasionados de Tolkien, y el público en general, se dieron cuenta de que estaban ante un proyecto muy especial. El propio Jackson se encargó de convertir los libros en guiones cinematográficos junto a su mujer, Fran Walsh, y a Philippa Boyens, experta en la obra del escritor británico. “Lo que más me gusta de esta profesión es escribir. Muchísimo más que dirigir. Es una maravilla eso de poder escribir en casa, en el sofá o en la cama, en las frías montañas de Nueva Zelanda, frente a la calefacción, sin tener que pensar todavía dónde se rodará la escena”, ha confesado Jackson.

Once Oscar obtuvo la última entrega, El Señor de los Anillos: El retorno del rey, en reconocimiento al conjunto de la trilogía. El propio Jackson recogió tres, los relativos al guión, director y película, puesto que también era uno de los productores.

Convertido en el cineasta de moda del momento, Jackson pudo hacer realidad uno de sus sueños, rodar un remake de King Kong, el film que le había apasionado desde su infancia. A pesar de su metraje excesivo, no cabe duda de que tiene momentos de gran vigor visual.

Quizás para reponerse de tanta superproducción de enorme presupuesto, Jackson escogió rodar The Lovely Bones, adaptación de la novela de Alice Sebold, titulada en España ‘Desde mi cielo’. Saoirse Ronan interpreta a una adolescente asesinada que va a parar a un mundo intermedio entre el cielo y la tierra.

Peter Jackson ha destacado también en el terreno de la producción. Avaló el corto Valley of the Stereos, la divertida historia de un amante de la paz y la tranquilidad, que vive en plena naturaleza. La única casa que hay en el vecindario está en venta, y acaba siendo comprada por un ruidoso apasionado de la música estridente... Jackson también apoyó como productor al sudafricano Neill Blomkamp, autor de District 9, un film de extraterrestres marginados que ha tenido un enorme éxito.

Con La verdadera historia del cine, Jackson triunfó en el terreno del falso documental. Codirigido por él junto a Costa Botes, el propio Jackson aparecía en pantalla como narrador, explicando las hazañas de Colin McKenzie, un pionero del cine neozelandés que había puesto en marcha impresionantes hallazgos antes que David W. Griffith, pero que había acabado en el olvido. Allí donde el film era emitido, numerosas personas acababan convencidas de que Griffith no había sido el gran pionero del Séptimo Arte. Una última travesura de un cineasta que al fin y al cabo viene del cine ‘gamberro’.

El cineasta no descansa. Prepara una adaptación al cine de las aventuras de Tintín, uno de los personajes más conocidos de las viñetas, junto con Steven Spielberg. Mientras que Spielberg dirige la primera parte, Jackson será el responsable de la secuela. “En cada nuevo proyecto pongo la misma ilusión que cuando empezaba a rodar”, explica Jackson.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (14 títulos)
2014 | The Hobbit: The Battle of the Five Armies
estrella
7
2013 | The Hobbit: The Desolation of Smaug
estrella
7
2012 | The Hobbit: an Unexpected Journey
estrella
7
2009 | The Lovely Bones
estrella
6
2005 | King Kong
estrella
6
2003 | The Lord Of The Rings. The Return Of The King
estrella
9
2002 | The Lord of the Rings: The Two Towers
estrella
8
2001 | The Lord Of The Rings: The Fellowship Of The Ring
estrella
8
1996 | The Freighteners
estrella
5
1995 | Forgotten Silver
estrella
7
1994 | Heavenly Creatures
estrella
7
1989 | Meet the Feebles
estrella
3
1987 | Bad Taste
estrella
5

Guionista

Guionista (14 títulos)

Intérprete

Intérprete (1 títulos)

Fotógrafo

Fotógrafo (1 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto