saltar al contenido principal

Biografía

Roman Polanski

23/11/2003
(París, Francia, 18/08/1933)
Premios: 1 Oscar (más 4 premios) Ver más
Oscar
2003
Ganador de 1 premio
Goya
2003
Ganador de 1 premio
Ganador de 1 premio
Ganador de 1 premio
Ganador de 1 premio
La huella de la tragedia
Roman Polanski

Roman Polanski es de esos cineastas que parecen marcados por el destino. Pérdida de su madre en los campos de concentración, asesinato de su mujer Sharon Tate, acusación de violación y exilio. Su vida ha marcado, consciente e inconscientemente, su obra.

Lo último de su cine, El pianista (2002) ha servido para arreglar cuentas con el principio. La muerte de su madre en Auschwitz en 1941 y la experiencia del gueto de Cracovia marcaron su infancia y posterior evolución personal. Era un tema que llevaba muy dentro, y que sólo ha podido abordar, de modo indirecto, adaptando recientemente las memorias de Wladyslaw Szpilman. Todo el segundo tramo del film, la soledad del protagonista, conectaba además con los espacios cerrados, mentales o geográficos, donde se desarrollaron sus primeros largometrajes, como El cuchillo en el agua (1962).

Roman Polanski nació en París en 1933, pero sus raíces eran netamente polacas, y de hecho la familia se trasladó a Cracovia cuando él tenía tres años. El espíritu trágico que aletea en su obra, conecta hondamente con la sensibilidad de su país, duramente azotado por los avatares de la historia. En Polonia estudia en una escuela de arte, y se inicia en el mundo del teatro como actor; también se prepara para el cine en el Instituto de Lodz. Su debut en la pantalla lo hace actuando en Pokolonie (1955), el primer film de Andrzej Wajda. Luego, ya tras la cámara, se curte como cineasta rodando cortos. Allí se destapa una sensibilidad algo morbosa, que le acompañará toda la vida: la violencia y el voyeurismo hacen acto de presencia en sus trabajos. En El cuchillo…, su debut en el largo, Jerzy Skolimoswski le ayuda con el guión. El éxito del film es incontestable, nominación al Oscar al mejor film extranjero incluida. Es el momento que escoge para dejar su país. En Francia conoce a quien será su coguionista habitual, Gérard Brach, y allí rueda Repulsión (1965) y Cul de sac (1966), títulos que insisten en su visión desencantada de la vida, que le parece poco menos que absurda.

El siguiente paso de su carrera de cineasta trotamundos le lleva a Inglaterra, donde hace una peculiar parodia del cine de terror, El baile de los vampiros (1967). En Hollywood gusta lo que hace “el cineasta polaco”, y su tratamiento de la angustia y del mundo fantástico les parece ideal para que asuma la adaptación de un best-seller de Ira Levin: La semilla del diablo (1968). Polanski, a la hora de dibujar el mundo de lo demoniaco, fabrica una atmósfera inquietante, jugando con una estudiada ambigüedad, que nos hace dudar de la cordura de Mia Farrow, que piensa que sus vecinos son adoradores de satán. Cuando su mujer Shaton Tate, embarazada, es trágicamente asesinada al año siguiente en la casa de ambos (Roman estaba ausente), se relacionan las circunstancias y el autor del crimen, Charles Manson, con ritos satánicos. Curiosamente el diablo volverá a tener presencia en el cine de Polanski años más tarde cuando adapte la novela “El club Dumas” de Arturo Pérez-Reverte con el título de La novena puerta. Antes había tratado de exorcizar sus demonios personales rodando Tess (1979), romántica adaptación de la novela de Thomas Hardy. Aunque durante los diez años que median entre el asesinato y la película no ha dejado de hacer cine –adaptación del "Macbeth" de Shakespeare en 1971, una magnífica muestra de cine negro, Chinatown (1973), y otros dos títulos más minoritarios, ¿Qué? (1973) y El quimérico inquilino (1976)– y presentan un escándalo, la relación con una menor, que deviene en denuncia por violación. Polanski elude la justicia de EE.UU., y se instala en París; allí se casará con la actriz Emmanuelle Seigner, pero ni siquiera el Oscar al mejor director por El pianista, veintiséis años después, posibilitará el regreso a Hollywood.

Sin duda que Polanski es un director desigual, pero al que hay que reconocer su capacidad de riesgo. Piratas (1986) es un fracaso en el intento de recuperar el género. Frenético (1988) es un entretenido film de suspense, deudor de Hitchcock. Volvió por los vericuetos del sadomasoquismo en la fallida Lunas de hiel (1992). Y se atrevió a adaptar la obra teatral del chileno Ariel Dorfman La muerte y la doncella (1994), denuncia estremecedora de las torturas practicadas durante el régimen de Pinochet, y de algún modo preparación para su abordaje del holocausto en El pianista. Ahora se encuentra enfrascado en una adaptación de “Oliver Twist” de Dickens. ¿Emergerá al fin el niño cuya infancia murió el día en que le tocó padecer la persecución antisemita?

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (22 títulos)
2017 | D'après une histoire vraie
2013 | La Vénus à la fourrure
estrella
7
2011 | Carnage
estrella
7
2010 | The Ghost Writer
estrella
7
2007 | Chacun son cinéma
2005 | Oliver Twist
estrella
7
2002 | The Pianist
estrella
7
1999 | The Ninth Gate
estrella
5
1994 | Death and the Maiden
estrella
7
1992 | Bitter Moon
estrella
6
1988 | Frantic
estrella
7
12
Piratas
1986 | Pirates
estrella
6
13
Tess
1979 | Tess
estrella
7
1976 | Le locataire
estrella
6
1974 | Chinatown
estrella
9
16
¿Qué?
1972 | What?
estrella
5
1968 | Rosemary's Baby
estrella
6
1967 | The Fearless Vampire Killers
estrella
6
1966 | Cul-de-sac
estrella
7
1965 | Repulsion
estrella
7
1964 | Les plus belles escroqueries du monde
estrella
5
1962 | Nóz w wodzie
estrella
7

Guionista

Guionista (18 títulos)

Intérprete

Intérprete (10 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto