saltar al contenido principal

apps

Nota decine21
estrella
Centro histórico
Tienda amazon Tienda fnac

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Centro histórico

Al dar un paseo por Guimarães (la ciudad fundadora de Portugal, capital europea de la cultura 2012), nos preguntamos: ¿Qué historias tiene que contarnos? La respuesta a esta pregunta la encontramos en las distintas voces de los cuatro realizadores, con visiones únicas del cine y que juntos participan en esta película. Las múltiples dimensiones de la historia provienen de la ficción y de la realidad; y es que las cosas, no son aquello que a primera vista parecen.

Se divide en cuatro historias: "El Tabernero": La historia de un camarero solitario en el centro histórico de Guimarães. Escrita y dirigida por Aki Kaurismäki. "Dulce Exorcista": Mientras que los jóvenes capitanes hacen la revolución en las calles, Ventura se pierde en el bosque. Escrita y dirigida por Pedro Costa. "Vidrios Partidos": La fábrica Vidrios Partidos es el nombre que se da hoy en día a lo que fue la fábrica textil más grande de Europa. Escrita y dirigida por Víctor Erice. "El Conquistador, Conquistado": Al llegar a la cima de la colina fortificada, un historiador se detiene: el conquistador, inmortalizado en bronce, ha sido conquistado. Escrita y dirigida por Manoel de Oliveira.

Galería de imágenes

Centro histórico
Centro histórico
Centro histórico
Centro histórico
Centro histórico
Centro histórico
Centro histórico

Crítica decine21.com

estrella
6
Ciudad de Guimarães
Ciudad de Guimarães

Centro histórico nació por iniciativa de la Fundación Ciudad de Guimarães, que con motivo de la designación de este lugar como Capital Europea de la Cultura de 2012, encargó un film colectivo a destacados cineastas. Junto al español Víctor Erice han rodado sus correspondientes fragmentos el finlandés Aki Kaurismäki, el portugués Pedro Costa (II) y su compatriota el veteranísimo maestro Manoel de Oliveira (inicialmente estaba previsto también el francés Jean-Luc Godard, que finalmente optó por incorporarse a otra producción coral). Todos dispusieron de total libertad y del mismo presupuesto que sus compañeros.

Puede calificarse de tópico mencionar que en los largometrajes compuestos por fragmentos los resultados son irregulares. Pero en el caso de Centro histórico las diferencias de nivel resultan bastante notables.

Centro histórico comienza con El tabernero, en torno al dueño de un establecimiento que tiene problemas para atraer clientes a su negocio en decadencia. Kaurismäki recurre a su característico sentido del humor, demostrado en sus grandes filmes, con lo que logra cierta simpatía, pero su trabajo aparte de realizar una certera crítica a la Europa que no sabe cómo salir de la crisis, apenas tiene entidad; no deja de ser un pequeño aperitivo de taberna para lo que sigue. Destaca la expresividad del protagonista, Ilkka Koivula, el italiano de El Havre.

La peor pieza con diferencia es Dulce exorcismo, donde Costa presenta un surrealista viaje en el ascensor de un hospital donde están presentes un emigrante de Cabo Verde y un soldado portugués, que parece una figura de plomo y habla sin mover los labios. El primero parece hablarle al segundo de sus propios demonios personales, y de la situación de los inmigrantes del país, en tono reivindicativo, aunque todo tiene un aire bastante críptico. A pesar de su teórica breve duración, resulta interminable.

El poco prolífico Victor Erice es el único que parece haberse tomado Centro histórico en serio, en una nueva demostración de que el vizcaíno no se anda con medias tintas, o se involucra en un proyecto hasta la médula o se queda en su casa. Cristales rotos justifica por sí mismo el visionado de la cinta. El responsable de El sur ha compuesto un documental en el que entrevista a diversos trabajadores de la Fábrica de Hilados y Tejidos de Río Vizela, fundada en 1845, pero que se vio obligada a cerrar definitivamente en 2002.

En un ejercicio apasionante, el cineasta que supo captar la ilusión de la infancia en un momento mágico de El espíritu de la colmena, parece proponer un ejercicio casi opuesto, pues busca en sus entrevistados la mirada de la nostalgia, de la rememoración del pasado. En un tono amable, y a veces humorístico, recuerdan tiempos muy duros, donde tuvieron que trabajar muchas horas, pero en los que también parecen haber sido felices.

No sobra ninguno de los testimonios, y aunque no llega a la media hora de duración, el material tiene el potencial suficiente para dar lugar a un largometraje independiente. Aunque al parecer no todo lo que se cuenta es estrictamente real (Erice ha trucado levemente lo que se ve en pantalla) todo tiene la fuerza de lo auténtico. Lo mejor, sin duda, el recorrido de los rostros que componen una vieja fotografía del comedor en la época de esplendor de la factoría, donde el personal, agotado por su quehacer diario, repone fuerzas, y mira hacia el objetivo con aire desesperanzado.

Finaliza Centro histórico con El conquistador conquistado, otra pequeña broma, en este caso de Manoel de Oliveira, en torno a los visitantes que llegan en autobús al centro de Guimarães, ávidos de hacer fotos a la estatua de Adolfo Enríquez, unificador y primer rey de Portugal. Técnicamente impecable a pesar de que su responsable rodó con 104 años, el corto cae simpático a pesar de su pretendida ligereza, y muestra en todo su esplendor la localización geógrafica.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE