saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto

Pirates of the Caribbean: Dead Man's Chest

Principales intérpretes

Premios: 1 Oscar Ver más
Oscar
2007
Ganadora de 1 premio
  • Efectos visuales

Crítica decine21.com

estrella
6
En busca del corazón del pirata
En busca del corazón del pirata

Han pasado tres años desde que los Piratas del Caribe. La maldición de la Perla Negra obtuviera un sustancioso botín al desembarcar en las carteleras. Sus responsables daban por hecho desde el estreno que al film le seguirían otras entregas de la saga. Finalmente decidieron rodar a la vez dos nuevos capítulos. Ambos vuelven a estar dirigidas por Gore Verbinski, que también ha contado con la mayor parte del equipo técnico y artístico de la primera.

El film retoma la acción justo en el punto donde finalizaba su predecesor. Will Turner está a punto de contraer matrimonio con su amada Elizabeth Swann, en Port Royal (Jamaica). Justo antes de la boda, aparece Lord Cutler Beckett, cazador de piratas, que acusa a la pareja de haber ayudado a escapar al capitán Jack Sparrow. Beckett encarcela a Elizabeth y hace un trato con Will: liberará a su prometida si le trae una brújula en poder del capitán Sparrow. Will encuentra a su amigo embarcado en la búsqueda de un cofre que contiene el corazón del pirata Davy Jones, capitán del Holandés Errante. Resulta que Sparrow hizo un pacto en el pasado con Jones, y si no encuentra el cofre, deberá servir en su tripulación por toda la eternidad.

Ciertamente Verbinski logra por momentos superarse a sí mismo en espectacularidad, sobre todo en algunos combates de masas. Los maquillajes de criaturas y efectos especiales son aún mejores, sobre todo en el ataque del monstruo marino al barco, o en algunos momentos divertidos en que Jack Sparrow parece un auténtico personaje de dibujos animados, rebotando mientras permanece atado a un poste. Por su parte, Johnny Depp despliega sus dotes de 'clown' montando un show hilarante, y se luce sobre todo en la parte de la isla de los caníbales, lo mejor del film. Todo esto ayuda a que se conserve parte del encanto del primer film, pero no le llega a la altura por varias razones. Para empezar, se alarga en exceso, introduciendo secuencias innecesarias, mientras que otras, como la lucha de los protagonistas con Jack Davenport, se alargan hasta la extenuación. Y aunque en otras ocasiones han mostrado su altura interpretativa, Orlando Bloom y Keira Knightley no están a la altura de Depp, ni de algunos ilustres secundarios. Y además, la trama está incompleta, pues en el momento más emocionante, el film se acaba para que el espectador pique, y vaya a ver la tercera parte.

Leyendas del mar

Los guionistas Ted Elliot y Terry Rossio, artífices de la primera parte y de Shrek, afirman que en esta segunda parte se han inspirado en leyendas marítimas del siglo XII. “El mar ha generado un enorme caudal de historias sobrenaturales que no se han utilizado en películas de piratas”, explica Elliot. Una es la fábula del Holandés errante, un barco fantasma que no puede volver a puerto, que en el film es el navío de Davy Jones. El kraken, una especie de pulpo gigante, proviene de la mitología escandinava donde se hablaba de una criatura tan grande como una isla. Las escenas del kraken combinan efectos digitales y el trabajo de especialistas, que saltaban literalmente por los aires mediante cuerdas, para que parecieran haber sido golpeados por tentáculos. “Esas tomas son muy complejas, porque en algunas se veía todo el barco y una docena de tentáculos intentando atrapar a los marineros. Cada una llevaba meses de trabajo” explica John Knoll, supervisor de efectos visuales.

Rodaje a bordo
Rodaje a bordo

La Perla Negra, el barco del capitán Sparrow, se remodeló por completo en esta segunda parte, para que tuviera mayor capacidad de maniobra. “Era mucho más grande que el de La maldición de la Perla Negra, donde no encontrabas un sitio para sentarte entre tomas”, explica Keira Knightley. Para la película se construyeron algunos barcos reales más, como el Holandés Errante, y se usaron otros procedentes del rodaje de otras películas. El más antiguo es el Bounty, construido en 1962 para Motín a bordo, protagonizada por Marlon Brando. El Bounty fue el primer barco construido específicamente para una película. Se tardaron más de siete meses en construir el navío, que es más grande incluso que el auténtico. El Bounty de verdad tenía 25 metros de eslora, pero en su reconstrucción cinematográfica tenía 44, para que las cámaras tuvieran una mayor libertad de movimiento.

Cazando piratas

Tom Hollander vuelve a compartir la pantalla con Keira Knightley, tras interpretar a su pretendiente, Mr. Collins, en Orgullo y prejuicio. En esta ocasión Hollander interpreta al astuto cazapiratas Lord Cutter Beckett. Al actor le encantó el personaje: "Se comporta como un hombre refinado y encantador, pero por dentro es un tipo duro y atormentado", explica. Beckett ha sido enviado por la Compañía de las Indias Occidentales, que existió realmente. Fundada en 1621, la compañía holandesa tenía el monopolio comercial con las islas del Caribe. Tuvo una gran importancia, al menos hasta que las potencias rivales conquistaron las colonias holandesas. La Compañía tenía jurisdicción para perseguir a los piratas, que en esos años hacían una fortuna saqueando los buques comerciales que operaban en la zona.

Una jaula de huesos
Una jaula de huesos

Una de las secuencias más difíciles de rodar fue la de la jaula de huesos, cuando Jack Sparrow y Will Turner están atrapados. Tan humorística como espectacular, la escena requirió de un gran esfuerzo por parte del coordinador de especialistas George Marshall Ruge, sobre todo porque colocó realmente a los actores en una jaula colgada sobre el cañón Titou, de la isla de Dominica, donde se rodó lo relativo a las andanzas de Sparrow con los caníbales. "Colocar a la gente en una jaula fue muy difícil. No sabíamos cómo construir una jaula que fuera segura, pero al mismo tiempo ligera, para que pudiera rodar". Por lo visto, Ruge y su equipo estuvieron probando con diferentes materiales, e hicieron varias versiones de la jaula, una con espuma superligera, y otra con materiales más rígidos. "Todos bromeaban diciendo que no se salía de la jaula sin estar lleno de moratones y golpes. Fue bastante complicado meter a seis personas y doce piernas en esa cosa, pero lo conseguimos", comenta Ruge. Pero es que después, la jaula tenía que caer al agua. Como el agua estaba completamente helada, los técnicos y actoes tenía que llevar un traje de buzo que atenuara en cierta medida las gélidas temperaturas. Sim embargo, al parecer, eso no les servía de mucho porque durante el rodaje de ese fragmento empezaron a caer lluvias torrenciales y acabaron todos calados hasta... los huesos.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto