saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Traffic
Tienda amazon Tienda fnac

Principales intérpretes

Premios

Crítica decine21.com

estrella
7
El problema que no cesa
El problema que no cesa

Proponerse “atrapar la realidad” de algo tan sinuoso y resbaladizo como el mundo de las drogas no es moco de pavo. Traffic lo consigue desde una visión global del problema, concentrándose hasta en el más mínimo detalle de un pequeño aspecto de todo el cuadro.

Pero ahí no queda toda la gracia. Además logra una película entretenida y dinámica en la que el espectador tiene la última palabra, ya que éste recibe una narración desprovista de valoraciones: sólo hay hechos y consecuencias. Esa es su mayor virtud, la confianza en una estructura argumental sólida, sin resquicios, sustentada en tres historias diferentes unidas por un "leitmotiv" común: la droga y su infiltración en los ámbitos de la vida cotidiana. 

Por un lado tenemos al zar antidrogas (Michael Douglas) que descubre en casa el devastador efecto del mal contra el que lucha: su hija está “enganchada” a la heroína. Por otro, dos agentes de la DEA vigilan los pasos de Helena Ayala (Catherine Zeta-Jones), inquieta por sacar a su marido de la cárcel y decidida a hacerse cargo de su criminal negocio de drogas. Por último, está la historia de Javier Rodríguez (Benicio del Toro, Oscar por este papel), un policía mexicano de la frontera que se mueve según su propio código de conducta, entre la corrupción y el mantenimiento de la ley. El conjunto fluye paralelo hasta ir coincidiendo puntos y desenmarañando los nudos de una red lanzada sabiamente para atrapar desde el primer minuto la atención. Para que no haya ningún cabo suelto al azar, la fotografía juega un papel fundamental para ubicar en todo momento a personajes y lugares, gracias a combinaciones de color y contrastes. En definitiva un puzzle excitante y desapasionado, un thriller dramático que retrata las complejas situaciones a las que conduce el letal “polvo blanco”.

Tres looks diferentes

El ánimo de los personajes y los lugares donde se mueven, se enmarcan en una fotografía brillante y sugerente. El amarillo saturado inunda el México fronterizo y la mirada profunda de Benicio del Toro. La vida de Douglas es salpicada con una amplia gama de azules, fría como el sudor sobre el cuerpo en abstinencia de su hija. Acorde con el ambiente californiano, los tonos que envuelven a Zeta-Jones son templados.

La droga en la pantalla
La droga en la pantalla

La droga ha sido tratada en el cine desde todos las vertientes. Aprovechando el estreno de Traffic repasamos algunos de los títulos más conocidos sobre el tema.


Luchadores contra el mal

Peligro inminente: De enfrentarse a los terroristas del IRA a vérselas tiesas con un cartel de narcotraficantes colombiano armado hasta los dientes. Es lo mismo. El famoso agente de la CIA, creado por Tom Clancy, vale igual para un roto que para un descosido. Si no que se lo pregunten a Harrison “Indiana” Ford.

French Connection: Gene Hackman, o lo que es lo mismo “Popeye” Doyle, con ganas de echarle el guante a un Fernando Rey vestido de elegante traficante. La peli triunfó en los Oscar de 1971 y su persecución automovilística, posiblemente, sea la más famosa de la historia del Cine.

 

Los capos del negocio

El precio del poder: El ascenso de un matón de poca monta hasta obtener el control del mercado de la droga en Miami. Al Pacino se sale en su papel de siniestro mafioso latino. La puesta en escena es extraordinaria.

Uno de los nuestros: Además de ganar una pasta gansa vendiendo el “polvo blanco”, Ray Liotta barre con todas las bandejas de coca que se le ponen a tiro de su nariz.¡Pero cuidado!, la “nieve” quema, y, quizás, tenga la tentación de pasarse de la raya. O sea, de listo.

Los enganchados

Yo, Cristina F: Basada en una historia real de una yonqui de 14 años en el Berlín de los años setenta. Cruda y desgarradora exposición de los niveles de degradación a los que llega un adicto por conseguir una dosis de “caballo”. Deficiente en algunos aspectos, su base argumental es válida como adecuada reflexión.

El hombre del brazo de oro: La bajada al infierno de la heroína, el sopor que provoca, las convulsiones de la abstinencia. Sin tapujos ni artificios. Impagable es la mirada perdida de Frank Sinatra, así como la música de jazz de Elmer Bernstein para remarcar los laberintos internos del protagonista. Cambió la postura del Código Hays de prohibir en pantalla asuntos sobre drogas.

Trainspotting: Sarcástico cóctel de cine crítico-social, teen, underground y, sobre todo, tóxico. Mucha adrenalina y “colocones” monumentales. Casi una apología del cómo, cuando y cómo chutarse. Un film desde el hedonismo espontáneo del aquí y ahora.

Historias del Kronen: Basada en la obra de José Ángel Mañas, es la crónica veraniega de drogas, sexo y rock´n roll de un grupo de jóvenes. La narración se desliza a través de los sentimientos de uno de ellos que vive cada noche como si fuera la última. La ruta del bakalao a toda “pastilla”, y los padres sin enterarse.

Miedo y asco en Las Vegas: Psicodélica mirada de la América de los años 70, a partir del ligérsico itinerario de un periodista y su compañero de alucinaciones. Para sorpresas, más que el baúl de la Piquer, un maletín cargado con todo tipo de sustancias para “viajar” a la quinta dimensión. Un film que recrea el distorsionado mundo de la llamada contracultura.

Como humo se va: Los comediantes Cheech Marin y Tommy Chong intoxicaron las pantallas de los ochenta con su “ludica” visión de la marihuana.y humor cutre y barato, hoy tan desfasado como sus posteriores Cómo flotas, tío, Vendemos chocolate y Seguimos fumando. Ufff. El porro como leitmotiv y que se nos caiga el cielo encima, ¡que no pasa nada, colegas!

Año de bienes

El 2000 fue para Steven Soderbergh el mejor año. Erin Brokovich y Traffic disputaron el Oscar a la mejor película, y por la última ganó la estatuilla al mejor director. Un éxito que reafirma el talento demostrado en su debut con Sexo, mentiras y cintas de vídeo, Palma de Oro de Cannes 1989. Otras películas suyas son Un romance muy peligroso y El halcón inglés.

Frutos
Frutos

Según el director de Traffic, Steven Soderbergh, lo mejor que le puede pasar a la película es que todos crean “que hemos tomado partido por las opciones del contrario”. Así se demostraría la imparcialidad de este proyecto cinematográfico, basado en una mini-serie documental, Traffik, que seguía la ruta de la droga desde Pakistán hasta Gran Bretaña.

En lo artístico, al menos, parece haber acertado al hacerse con el Oscar al mejor director en la última edición. Para conseguirlo necesitó transmitir a todo el equipo una filosofía y estética guerrilleras. También contó con la improvisación de los actores durante los 54 días de intenso rodaje en decenas de localizaciones. Para dar ejemplo de ganas de currar, no dudó, cámara en mano, en convertirse él mismo en el operador del film.

DVD
Distribuye: Manga Films
Extras: Español e inglés 5.1. Entrevistas con director y actores. Tráiler. Documental. Juego interactivo.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE

MAGAZINE