saltar al contenido principal

Biografía

Alan Parker

24/01/2013
(Islington, North London, Reino Unido, 14/02/1944)
Premios: 1 Festival de Cannes Ver más
Ganador de 1 premio
  • Gran Premio del Jurado Birdy
Pájaros en la cabeza
Alan Parker

Con Ridley Scott, Tony Scott, Adrian Lyne y Hugh Hudson forma parte de una generación de directores británicos visualmente potentes que provienen del mundo de la publicidad. A Alan Parker le pirran los relatos de soñadores que se estrellan con un mundo que el realizador percibe como extremadamente cruel. Aunque se reinventa todo el tiempo hasta el punto de que cada nuevo trabajo parece rodado por un director diferente, destaca en el campo de las historias reales y el musical.

Nacido el día de San Valentín, de 1944, en Islington (North London), Alan William Parker procede de una familia trabajadora de extracción muy humilde, lo que se reflejaría en su obra posterior. Su padre, William Leslie Parker fue un honrado pintor de brocha gorda, y su madre, Elsie Ellen, ejercía como costurera.

Descubrió que lo suyo era el cine casi por casualidad. A los 18 años dejó los estudios, y logró que le contrataran en una agencia de publicidad. Con tenacidad, fue aprendiendo poco a poco el oficio hasta que ascendió a redactor (copy). Un día, la empresa fue contratada para filmar anuncios televisivos, por lo que el director creativo le pidió que aprendiera la técnica. Rodaba spots con tanta pasión que sus compañeros le sugirieron que se dedicara exclusivamente al audiovisual. Entre 1969 y 1978 elaboró más de 500 comerciales, con los que ganó algún premio publicitario (su spot de Cinzano con Joan Collins se hizo muy popular).

Desde principios de los 70, Parker combinó su trabajo en publicidad con la escritura de guiones, con los que pretendía abrirse camino en la gran pantalla. Con uno de ellos, Melody, llama la atención de un conocido del mundillo publicitario, el entonces agente de fotógrafos David Puttnam, que deseaba abrirse camino en el campo de la producción. El posterior productor de La misión quedó impresionado por la habilidad de Parker para captar el punto de vista infantil, en el relato de un niño que vive una historia de iniciación al amor con una chica de su edad, hasta el punto de que ambos le explican a sus padres que se casarán, en un futuro, tan pronto como sea posible. Puttnam le encargó la realización a Waris Hussein, profesional televisivo que apenas se prodigaba en el cine, que contó como protagonista con el joven Mark Lester, de moda porque había sido el protagonista de Oliver! poco antes.

En la misma línea infantil, y de nuevo con Puttnam como productor, Alan Parker rueda su ópera prima, Bugsy Malone, nieto de Al Capone, la típica historia de mafiosos pero interpretados por niños que en lugar de dispararse se tiran tartas unos a otros. Contaba con una jovencísima Jodie Foster, que por entonces tenía 13 años. Ya se notaba la buena mano de Parker para los números musicales.

Después de que Puttnam sacara adelante Los duelistas, debut de Ridley Scott, el productor y Alan Parker se consagran a nivel internacional con El expreso de medianoche, desgarradora reconstrucción del caso real de Billy Hayes, norteamericano detenido por posesión de drogas en Estambul, sentenciado a 30 años en una inhumana prisión. Puttnam y Parker le encomendaron el guión –adaptado del libro autobiográfico de Hayes– al entonces jovencísimo Oliver Stone, que se lo trabajó a fondo. Brad Davis, en su mejor trabajo para la pantalla, encarnó al protagonista. El film provocó una protesta del gobierno de Turquía, que alegaba que se ofrecía una visión tremendista de las cárceles del país, e incluso el auténtico Billy Hayes llegó a declarar que se había exagerado su experiencia vital. Pero obtuvo un impresionante éxito de público, y seis candidaturas al Oscar, de las que ganó las relativas a guión adaptado (Oliver Stone) y banda sonora (un excelente trabajo de Giorgio Moroder que se hizo muy popular).

Instalado en Estados Unidos, el británico dirige Fama (1980), con el que volvía al musical, pero con un tono más realista y sombrío que el de su film primerizo. Resume la quintaesencia del cine de Alan Parker, pues sigue el periplo de jóvenes de procedencia humilde con sueños de triunfo que chocan con la dura realidad. Obtuvo los Oscar relativos a mejor banda sonora y canción ("Fame"). Además, inspiró una famosa serie de televisión, más optimista y amable, que obtuvo un llamativo éxito (en España marcó a toda una generación en los 80, sirvió como inspiración para la serie autóctona Un paso adelante, y se reconvirtió en 2008 en el concurso de talentos "Fama, ¡a bailar!").

Alan Parker se pasó al melodrama con la dura Después del amor, que expone las amargas consecuencias del divorcio a través de la ruptura del matrimonio de George (Albert Finney) y Faith (Diane Keaton), padres de cuatro hijos que quedan desolados. El film, muy sentido, parece plagado de una sinceridad casi autobiográfica, y de hecho vaticina el divorcio posterior (una década después) del propio Parker, que tenía también cuatro retoños con Annie Inglis (desde los 90 el cineasta está emparejado con Lisa Moran, que ha ejercido de productora para sus filmes).

Su siguiente musical, Pink Floyd: El muro, está rodado en 1982, el mismo año de "Thriller", de Michael Jackson, con el que comparte el honor de haber impulsado los modernos videoclips. Con un tono sombrío, y de carácter más abstracto que narrativo, en principio sigue los pasos de Pink, cantante de un grupo que no puede soportar la dura realidad que rodea a su profesión, por lo que acaba refugiándose en las drogas. Fundamentalmente, parece que Parker se ha concentrado en componer imágenes sugerentes que cuadran muy bien con la música del famoso conjunto de rock sinfónico británico.

También se evade del mundo exterior el personaje de Matthew Modine, en Birdy, un joven que sueña con volar como los pájaros. Pero con su amigo Al (Nicolas Cage) se verá obligado a enfrentarse a un duro destino, pues ambos son enviados a la guerra de Vietnam, lo que les cambiará para siempre. El corazón del ángel viene a ser una digna incursión del realizador en el género fantaterrorífico, llena de imágenes perturbadoras, con una impecable interpretación de un Robert De Niro más obeso que nunca, y un sorprendente final.

Gene Hackman, Frances McDormand y Willem Dafoe protagonizaron uno de los filmes más redondos de Parker, Arde Mississippi, que de nuevo recrea un suceso real, y en la que recupera sus obsesiones autorales, pues versa sobre el idealismo y sus consecuencias. Hackman y Dafoe interpretan a dos agentes del FBI que investigan el asesinato de tres activistas pro derechos civiles de la población negra, que han desaparecido en el sur de los Estados Unidos en los 60, en una época en la que el Ku Klux Klan ha intensificado su actividad.

En Bienvenido al paraíso, de título obviamente irónico, el amor idílico de Jack (Dennis Quaid) hacia Lily (Tamlyn Tomita), una joven japonesa, se verá puesto a prueba por un giro inesperado del destino, el ataque a Pearl Harbor, lo que provoca que el gobierno decida internar a los ciudadanos de origen nipón, incluida Lily, en campos de concentración. No obtuvo los resultados esperados, lo que dejó a Parker en una mala posición en Hollywood...

Pero semejante desastre no le vino del todo mal. Decidió regresar a Gran Bretaña donde rodó Los Commitments, también entre lo mejor de su filmografía. Cuando parecía que Parker lo había dado todo en el género musical, el cineasta se transmuta adoptando un estilo cercano al de los filmes cercanos al documental de Ken Loach. Se centra en el desengaño de un grupo de adolescentes de clase baja del norte de Dublín, que inspirados por músicos como Otis Redding y Aretha Franklin pretenden formar una banda de soul. Cuando le preguntan por qué toca música negra, Jimmy Rabbitte (Robert Arkins) responde: "Los irlandeses son los negros de Europa. Los dublineses son los negros de Irlanda. Los de Dublin Norte son los negros de Dublin".

Posteriormente, la carrera de Alan Parker ha ido perdiendo interés. Rodó la fallida El balneario de Battle Creek (primer film decepcionante de su carrera), comedia bufa con Anthony Hopkins como el estrambótico Dr. John Harvey Kellogg, creador de los cereales que llevan su apellido. Remontó parcialmente con Evita, un musical de corte más clásico que sus anteriores incursiones en el género, que presenta a una Eva Perón (Madonna) tan benefactora como ambiciosa, lo que causó un enorme revuelo en Argentina, donde se puso en marcha una producción nacional, Eva Perón, como respuesta al trabajo de Parker. Posteriormente llevó al cine Las cenizas de Angela, basada en el famoso libro de memorias de Frank McCourt, que rememoraba las inmensas penalidades de su familia, de origen irlandés, en la época de la Gran Depresión. A Parker le faltó captar la sutil ironía y el humor autodefensivo de McCourt, por lo que su film parece excesivamente tremendista.

Parker parece haber cerrado su filmografía con La vida de David Gale, donde Kevin Spacey interpreta a un profesor universitario, activista en contra de la pena de muerte, que por una carambola del destino acaba él mismo condenado a la pena capital. Una ambiciosa reportera (Kate Winslet) le hace una entrevista en la cárcel a tres días de su ejecución. Aunque la historia de idealista en apuros encaja con el resto de su filmografía, el guión acaba siendo demasiado efectista y rebuscado, lo que aleja al film de los mejores trabajos del realizador.

Curiosamente, Alan Parker nunca ha tenido actores fetiches, y se resiste a repetir con los mismos intérpretes. "Un día me encontré con John Hurt, con el que tuve muy buena relación durante el rodaje de El expreso de medianoche y me dijo: 'Nunca me volviste a contratar'. No puedo evitar identificar al actor con el personaje. Después de trabajar con ellos tan sólo puedo imaginármelos representando ese papel", ha declarado. "La gran excepción sería Madonna. No porque quiera volver a trabajar con ella, sino porque sería imposible pensar en ella siempre como Eva Perón". Por contra repite continuamente con los mismos técnicos, como el director de fotografía Michael Seresin, o el montador Gerry Hambling. "Ellos son la verdadera familia del director, los que están contigo en los momentos difíciles en medio de la nada. Allí es cuando importa tener a un amigo cerca". En 2002, Alan Parker fue nombrado Caballero del Imperio Británico. A principios de 2013 se anuncia que se le ha concecido el Premio BAFTA, por el conjunto de su carrera.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (14 títulos)
2003 | The Life Of David Gale
estrella
5
1999 | Angela's Ashes
estrella
6
3
Evita
1996 | Evita
estrella
6
1994 | The Road to Wellville
estrella
2
1991 | The Commitments
estrella
6
1990 | Come See The Paradise
estrella
6
1988 | Mississippi Burning
estrella
8
1987 | Angel Heart
estrella
5
9
Birdy
1984 | Birdy
estrella
6
1982 | Pink Floyd The Wall
estrella
5
1982 | Shoot the Moon
estrella
6
1980 | Fame
estrella
6
1978 | Midnight Express
estrella
8
1976 | Bugsy Malone
estrella
6

Guionista

Guionista (7 títulos)

Compositor

Compositor (1 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE