saltar al contenido principal

Biografía

Atom Egoyan

29/12/2011
(El Cairo, Egipto, 19/07/1960)
Premios: 2 Festival de Cannes Ver más
Ganador de 2 premios
El peso de vivir
Atom Egoyan

Algunas pocas películas han bastado para hacer de él un director de prestigio. Su especialidad, dramas tan hondos y dolientes que dejan tras de sí un poso de tristeza.

Quizá haya pocos directores en los que su origen influya tanto en su cine como en el caso de Atom Egoyan. Vive en Canadá, pero nació en El Cairo, de familia Armenia. Esa procedencia étnica y multicultural está detrás o en el fondo de todas sus historias. Los lazos familiares y la incapacidad del ser humano para abandonar del todo la soledad son dos de sus temas permanentes, al igual que las dificultades de integración, la imposibilidad de descubrir por qué se produce la injusticia y por qué la inocencia es a menudo pisoteada. Quizá en su vida personal eso tiene una palabra: el desarraigo. Algo que en su cine no parece ser sólo una situación externa, sino un estado interior de sus personajes.

Atom Yeghoyan (su verdadero nombre) nació en El Cairo el 19 de julio de 1960. Sus padres eran refugiado armenios y muy pronto la familia marchó a vivir a Canadá, en donde creció el futuro director. Atom proviene de una familia de artistas, ya que sus padres eran pintores. Él desde muy joven quiso dedicarse a escribir, y en concreto deseaba ser dramaturgo. Estudio Relaciones Internacionales en la Universidad de Toronto y no fue hasta que rodó un primer cortometraje cuando decidió que deseaba contar esas mismas historias pero en imágenes. Después de algunos cortometrajes, que mostraban su precoz mirada con desesperanza y morbosidad ante la vida, Egoyan dirigió su primer largometraje con 24 años, la comedia dramática Next of Kin, en donde habla del cambio de identidad a través de la mentira y en relación con las imágenes. En ese primer film, en donde ya incluye a una familia de origen armenio, trabajó por primera vez con la actriz libanesa Arsinée Khanjian. Egoyan se casó con ella y desde entonces, ya todas sus películas contarían con la presencia de la actriz, hasta llegar a Chloe en el año 2009, en donde, dicho sea de paso, se le echa de menos.

Tras algunos trabajos para la televisión, cortos o episodios de series, salta a la palestra en 1988 con otro largometraje escrito y dirigido por él: Family Viewing. Se trata de otro drama en torno a la identidad familiar. Al año siguiente dirige y escribe Speaking Parts, de nuevo un drama, donde ya el cineasta empieza a mostrar su tristeza y con ese morbo que hace entrada en muchos de sus filmes: narra la historia un joven con doble vida, que trabaja en un hotel y a la vez es un gigoló. El film estuvo nominado a varios premios y ganó el de Mejor Guión en el Festival de Vancouver. Sin embargo, no se estrenó en los cines de los países más importantes (incluidos Canadá, Estados Unidos, Francia o España) por problemas de distribución. Su siguiente film, El liquidador (1991), vuelve a explorar facetas oscuras de la condición humana llevando los sentimientos al extremo. Protagonizada por Elias Koteas (otro de sus actores fetiche) y Arsinée Khanjian, se trata de una historia desconcertante, donde tienen cabida el voyeurismo y la pornografía, con personajes desubicados y extraños. Algo parecido caracteriza a su película Exótica (1994), sobre un hombre que ha perdido a su familia y acude cada noche a ver a una bailarina en un club nocturno. Aquí el sexo pasa a ser una obsesión, un mecanismo de escape para unas vidas vacías y tristes que no encuentran consuelo. Antes el propio Egoyan había protagonizado junto a su mujer la comedia dramática Calendar (1993), sobre un fotógrafo que toma instantáneas de iglesias armenias para un calendario.

Luego llegarían las mejores películas del autor de origen armenio. En 1997 entrega El dulce porvenir, triste y trágica película sobre el dolor y la culpa, centrada en la muerte accidental de un grupo de niños que viajaban en autobús. El sinsentido del dolor y la muerte se erigen como protagonistas de este drama hondo, protagonizado por Ian Holm y Sarah Polley, que obtuvo una treintena de galardones internacionales (entre ellos, el Premio Especial del Jurado en Cannes) y fue nominado a 2 Oscar, los correspondientes a director y guión. Muy bien recibida por la crítica, aunque no tanto por el público, fue también El viaje de Felicia (1999), drama con tintes de thriller protagonizado por Bob Hoskins. El actor inglés interpreta a un solterón que se presta a ayudar a una jovencita embarazada que se encuentra en apuros. Pero el hombre parece ser un psicópata responsable de la desaparición de otras jóvenes. Aunque es un film ejemplar por la introspección psicológica de los personajes, es cierto también que puede aburrir y no es apta para los espectadores que busquen acción.

En 2002 Atom Egoyan viaja al fondo de sus orígenes en la formidable Ararat, quizá su mejor película hasta la fecha, donde explora la dolorosa realidad histórica del genocidio armenio por parte de los turcos. Egoyan denuncia el silencio internacional ante la tragedia, y a la vez narra una historia moderna sobre las dificultades de integración de los armenios en occidente, así como sus deseos de venganza y frustración. La película, protagonizada por actores y actrices más conocidos, obtuvo de nuevo el reconocimiento de los críticos, que la galardonaron con numerosos premios.

Tres años después rodó con los rostros todavía más conocidos de Kevin Bacon, Colin Firth o Alison Lohman, el oscuro y morboso drama Where the Truth Lies, sobre los sucesos que envuelven el enfrentamiento de dos actores hollywoodienses, que habían sido inseparables amigos de juergas. La película se puede encuadrar en el género del thriller y el cine negro, pero no logró obtener el éxito de sus cintas precedentes. Algo parecido sucedió con su siguiente film, Adoration (2008), centrado en amores turbios ambientados en un instituto. Que en sus últimas películas, Egoyan estaba perdiendo algo de su hondura narrativa y su gancho personal quedó finalmente confirmado con el thriller Chloe (2009), en donde vuelve a regodearse en temas turbios entorno al sexo, pero donde la historia, cuyo guión no es de Egoyan, suena a pura truculencia sin hondura antropológica. Y es una lástima porque contó con intérpretes tan formidables como Julianne Moore, Liam Neeson o Amanda Seyfried.

Su siguiente proyecto es rodar el thriller criminal Devil's Knot, con Reese Witherspoon. Habrá que ver el resultado de esta película, pero todo apunta que el camino errático seguirá siendo el mismo, desgraciadamente. Y es que el guión, basado en una novela, vuelve a ser ajeno.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (12 títulos)
2015 | Remember
estrella
6
2014 | The Captive
estrella
5
2013 | Devil's Knot
estrella
6
2009 | Chloe
estrella
4
2007 | Chacun son cinéma
2002 | Ararat
estrella
8
2000 | Krapp's Last Tape
estrella
6
1999 | Felicia's Journey
estrella
6
1997 | The Sweet Hereafter
estrella
7
1994 | Exotica
estrella
2
1991 | The Adjuster
estrella
5
1987 | Friday the 13th | Serie TV
estrella
5

Guionista

Guionista (6 títulos)

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto