saltar al contenido principal

Biografía

Danny Boyle

13/06/2013
(Radcliffe, Manchester, Reino Unido, 20/10/1956)
Premios: 1 Oscar Ver más
Oscar
2009
Ganador de 1 premio
Millonario en creatividad
Danny Boyle

Visualmente imaginativo, Danny Boyle adora cambiar de género. Sus personajes andan siempre muy ocupados comprobando que las grandes millonadas, las drogas o las playas paradisíacas no dan la felicidad.

Nacido el 20 de octubre de 1956 en Radcliffe, una ciudad cercana a Manchester, Daniel (Danny desde que tiene uso de razón) Boyle pertenece a una familia irlandesa trabajadora de convicciones católicas. Aunque hoy en día el realizador se define como 'ateo espiritual', hasta los 14 años tenía en mente hacer caso al consejo de su madre de seguir la llamada del Señor, como le ocurrió también a Martin Scorsese. Pero un sacerdote que conversaba habitualmente con él, se dio cuenta de que no tenía realmente vocación religiosa y le convenció para que tomara otro camino.

"Existe cierta conexión entre el sacerdocio y el oficio de cineasta, pues en ambos casos se intenta que la gente piense", ha explicado posteriormente el realizador. En busca de nuevos caminos, tras terminar sus estudios en el Colegio Salesiano Thornleigh, de Bolton, Danny Boyle se matriculó en Inglés y Drama, en la Universidad de Bangor.

Cuando finalizó sus estudios en los 80, dio sus pinitos como director teatral, justo antes de que le reclutaran como productor para la sección norirlandesa de BBC. Produjo diversos títulos, entre ellos Elephant (1989), el mediometraje sobre violencia juvenil cuyo título tomó prestado Gus Van Sant para su film sobre la matanza de Columbine. Dirigió varias producciones televisivas y diversos episodios de las series Inspector Morse y Mr. Wroe's Virgins, con los que se forjó un inmenso prestigio.

Pero Boyle tenía muy claro que quería trabajar en la pantalla grande desde que quedó impresionado al ver en cine Apocalypse Now. Se hizo muy amigo del guionista John Hodge y del productor Andrew Macdonald, ambos deseosos de debutar en el cine. El trío logra una modesta financiación para su ópera prima, Tumba abierta, mezcla de comedia y thriller en torno a tres compañeros de piso que entrevistan a candidatos para ocupar una habitación de su apartamento. Escogen a un tipo que muere repentinamente dejando una maleta que contiene una elevada cantidad de dinero. Confían para el papel principal en un joven actor que hasta entonces sólo ha hecho secundarios en filmes mediocres, un tal Ewan McGregor, que resulta ser un gran actor (su madre real aparece en el film como una de las personas entrevistadas como posibles inquilinos). Los otros dos habitantes del inmueble en el que transcurre la acción son Christopher Eccleston y Kerry Fox, por entonces completamente desconocidos. Entre los secundarios destaca Peter Mullan, que también daba sus primeros pasos en la interpretación.

Boyle quedó contento con el resultado, pero pensaba que era un film muy pequeño que apenas vería casi nadie. Hasta que le seleccionan para el Festival de San Sebastián. Acude sin mucho entusiasmo, y recibe la Concha de Plata al mejor director. Los críticos le comparan con Quentin Tarantino y los hermanos Coen, y el cineasta empieza a creer en su producto. Como quien no quiere la cosa, se convierte en la cinta británica más taquillera del año.

De esta forma consigue un presupuesto más holgado para su siguiente trabajo, Trainspotting, adaptación del best-seller de Irvine Welsh. Vuelve a contar con Hodge como guionista, con Andrew MacDonald como productor y con el actor Ewan McGregor. Crudo retrato de un grupo de toxicómanos sin aspiraciones de Hamburgo, el film llama la atención por su realismo al tratar el tema de las drogas, y arrasa en las taquillas. Consagra definitivamente a McGregor, como Mark Renton, joven narrador que trata de dejar la droga. Entre sus particulares amigos destaca el sociópata Francis Begbie, bien interpretado por el sorprendente Robert Carlyle. Nuevamente aparece Mullan, como narcotraficante. En la actualidad, Boyle está pendiente de que el reparto original envejezca considerablemente para llevar al cine "Porno", otra novela de Welsh que recupera a los personajes originales muchos años después.

Trainspotting pone a Boyle en el mapa de la gran industria, hasta el punto de que le ofrecen rodar la cuarta entrega de Alien, el octavo pasajero. Pero él prefiere poner en marcha su propio proyecto de nuevo con Hodge, Macdonald y McGregor. Se trata de Una historia diferente, con factura típica de Hollywood y un sólido reparto, ya que contó como coprotagonista de McGregor con Cameron Díaz, una de las estrellas del momento, y con secundarios tan solventes como Delroy Lindo, Dan Hedaya, Stanley Tucci, Ian Holm y Tony Shalhoub. De nuevo sigue los pasos de un perdedor, necesitado de dinero, que para pedir un rescate secuestra a la hija de su jefe, que está encantada con la situación. El tono de comedia celestial y la abundancia de humor supone una ruptura total con las dos anteriores cintas de Boyle.

Parecía que la carrera de Boyle iba siempre in crescendo hasta que fracasó notablemente con La playa, adaptación de una exitosa novela de Alex Garland en torno al tema central de la filmografía del realizador, la búsqueda de la felicidad, imposible de conseguir con el dinero o las drogas. En esta ocasión, Richard, un joven 'moderno', trata de alcanzarla en un idílico lugar paradisíaco donde en teoría se puede vivir sin preocupaciones al estilo 'hippy'. Antes del rodaje, Boyle discute con su actor habitual, McGregor, que iba a ser el protagonista, y acaba sustituyéndole por Leonardo DiCaprio. El film se pasa en la sección oficial en el Festival de Berlín, pero la crítica la defenestra. Además, grupos ecologistas acusan a Boyle de haber estropeado el frágil ecosistema de la isla de Phi Phi, que sirvió de escenario.

Desde entonces se diría que–salvando las distancias– en la línea de Stanley Kubrick, Boyle intenta navegar entre diversos géneros. Se le da mejor el terror (28 días después es todo un acierto) que la ciencia ficción (la interesante en algunos elementos Sunshine no llega a la altura de otras de sus obras). Ambas cuentan con guión de Alex Garland, el novelista anteriormente citado. "Sea del género que sea el film, lo que me interesan son las relaciones humanas entre los personajes", me comentó personalmente Boyle en una entrevista.

Frank Cottrell Boyce, habitual del cine de Michael Winterbotton, le escribe el inspirado cuento infantil Millones, donde a dos niños huérfanos de madre les cae literalmente del cielo una bolsa repleta de dinero que procede de un robo. Su mezcla de comedia y surrealismo funciona a la perfección. "El protagonista es un niño idealista, que trata de hacer cosas buenas con el dinero que ha encontrado", recuerda Boyle en una entrevista con José María Aresté, de decine21.com. "Y quiere saber dónde está su madre, esa persona que ha querido tanto, y por supuesto quiere creer que es santa, como también lo pensaríamos nosotros de alguien a quien amamos, es un sentimiento natural. Lo importante es ser fiel a aquello en lo que crees. Para él, resolver pequeños problemas es una pequeña victoria de la imaginación, del idealismo, sobre las limitaciones de la realidad".

También había mucho dinero y niños en Slumdog Millionaire, la cumbre creativa del realizador, adaptación de la novela de Vikas Swarup, en torno a los niños de las calles de Bombay. Visualmente brillante (incluye un número musical final que homenajea al cine de Bollywood), se nota el afán del realizador por reinventarse. "Lo que me gustaría realmente es no saber nada, empezar siempre de nuevo. En blanco", comenta el cineasta a Pablo de Santiago, también de decine21.com (Boyle acostumbra a visitar Madrid a menudo para promocionar su cine). "Creo que la mejor película que hacemos es la primera. Porque en ese momento no sabemos nada. Y si uno sobrevive a esa primera película, entonces la cosa cambia. Entra entonces la tecnología, y también la astucia. Pero la primera vez todo eso no existe. En Bombay para mí era parecido, era algo nuevo. Y eso me gusta con mis películas, empezar siempre algo totalmente nuevo, diferente".

Obtuvo diez candidaturas a los Oscar, y finalmente se hizo con ocho, entre ellos película, dirección y guión adaptado (labor acometida por Simon Beaufoy). El jovencísimo Dev Patel se hizo popular como Jamal, joven que a punto de ganar el premio del programa "¿Quieres ser millonario?" rememora su dura existencia.

Desde entonces parece que Boyle no ha logrado conectar nuevamente en cine con el público. Tiene mucho interés su historia de supervivencia 127 horas, con un impresionante trabajo actoral de James Franco, pero el film atrae a pocos espectadores. No consigue remontar con la decepcionante Trance, de nuevo en torno al dinero, pues tiene como protagonistas a un grupo de ladrones que intenta hacerse con un cuadro de Goya que se va a subastar. El mayor éxito post estatuillas de Boyle ha sido la asombrosa y espectacular ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, donde la reina (en realidad una doble) se lanzaba en paracaídas con James Bond.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (12 títulos)
2017 | T2: Trainspotting
estrella
4
2015 | Steve Jobs
estrella
7
3
Trance
2013 | Trance
estrella
5
2010 | 127 Hours
estrella
6
2008 | Slumdog Millionaire
estrella
8
2007 | Sunshine
estrella
5
2004 | Millions
estrella
7
2002 | 28 Days Later...
estrella
6
2000 | The Beach
estrella
4
1997 | A Life Less Ordinary
estrella
6
1996 | Trainspotting
estrella
7
1994 | Shallow Grave
estrella
5

Guionista

Guionista (1 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto