saltar al contenido principal

Biografía

Ermanno Olmi

07/05/2018
(Treviglio, Bérgamo, Italia, 24/07/1931; † Asiago, Veneto, Italia, 07/05/2018)
Premios: 2 Festival de Cannes (más 2 premios) Ver más
Ganador de 1 premio
Ganador de 1 premio
Ganador de 1 premio
Ganador de 1 premio
Poeta del mundo real
Ermanno Olmi

Cine social. Preocupación de los más desfavorecidos. Desde los principios cristianos, y con una delicadeza y gusto artístico exquisitos. Ermanno Olmi ha fallecido con 86 años dejando una obra imperecedera.

Nacido en Bérgamo, en el barrio de Malpensata, principiando la década de los 30, Ermanno Olmi pertenecía una familia de humilde condición, el padre ejercía de ferroviario y la madre trabajaba de operaria en una fábrica, para sacar a los suyos adelante. Nadie tuvo que explicar al futuro cineasta cómo era el mundo real, porque lo vio de primera mano desde sus primeros años, en primer lugar en un hogar feliz a pesar de las estrecheces, de firmes raíces cristianas, y luego en un entorno en que había que esforzarse en el día a día, no cabía quedarse en la vida de brazos cruzados. Siendo apenas un adolescente tuvo que encajar la muerte de su padre, caído en combate durante la Segunda Guerra Mundial.

Aunque tenía inquietudes artísticas -pasó por el liceo artístico, que no terminó, hace cursos de recitación en Academia de Arte Dramática en Milán-, su entrada en el mundo del cine llegará casi por casualidad, cuando su madre le consigue un trabajo en su fábrica, EdisonVolta, en lo relativo a las actividades de esparcimiento. Allí tiene la posibilidad de rodar entre 1953 y 1961 casi una cincuentena de películas industriales que documentan con verismo y sensibilidad el día a día del trabajo.

Con este background no puede extrañar que su debut en la ficción esté muy cerca de los postulados del neorrealismo italiano. Il tempo si è fermato (1959) muestra la relación estrecha entre dos personas, un estudiante y el guarda de una presa, lo que permite conjugar su humanismo con los temas del trabajo y el entorno rural, tan característicos de s cinematografía. Aunque el film que le permite descollar es El empleo (1961), que él mismo produce, sobre la amistad e historia de amor entre dos adolescentes que afrontan sus primeras ocupaciones laborales. Sus intereses personales se notan incluso en un película biográfica como E venne un uomo (1965), que mira al Papa Juan XXIII cuando era un jovencito, a partir de los diarios que mantuvo en ese época el futuro pontífice.

En este momento da la impresión de que Olmi se ha estancado, obras como Un cierto día (1969) o La circunstancia (1974), no llaman tanto la atención. Percepción errónea, pues está por llegar la que es indudablemente su obra maestra, El árbol de los zuecos (1978), un prodigio de lirismo y humanidad, nunca la vida del campo se ha pintado con tal realismo poético y optimismo, el campesinado se pinta con enorme dignidad, sin ocultar nunca esa forma dura de ganarse la vida. A nadie extraña que la película se haga merecedora de la Palma de Oro en Cannes.

Aunque su cine es muy personal, Olmi desea que los jóvenes tengan la oportunidad de dedicarse a un cine diferente como el suyo, de ahí que impulse la creación en 1982 en Bassano del Grappa de una escuela de cine, Ipotesi Cinema, planteada como un laboratorio de creación colectivo, donde todos tienen algo que aportar.

Una enfermedad seria, el síndrome de Guillain-Barré, le provoca una parálisis progresiva y le empuja a la depresión. No puede rodar cine durante una temporada, pero se obliga a trabajar, y ciertas ideas que estaba manejando sobre su visión de la Segunda Guerra Mundial acaban convirtiéndose en una novela. Cuando al fin regresa al manejo de la cámara, Venecia le acogerá con los brazos abiertos, pues es premiada su dirección de la casi felliniana Larga vida a la señora (1987), mientras que logra la distinción máxima de la Mostra, el León de Oro, con La leyenda del santo bebedor (1988), adaptación de la novela de Joseph Roth, donde se puede rastrear en el alcoholismo y en la piedad del protagonista los sentimientos encontrados del cineasta cuando estuvo enfermo. Frente al habitual recurso a actores no profesionales, aquí protagoniza Rutger Hauer, quizá en el mejor rol de su carrera junto a Blade Runner.

Está claro que Olmi ha emprendido una nueva etapa, aunque su personalísimo lirismo nunca se ausentará. En El secreto del bosque viejo (1993) adapta a Dino Buzzatti, y al año siguiente se encarga del capítulo del Génesis de una serie de la RAI sobre la Biblia. Si alguien cree que el cineasta ha agotado sus ideas de equivoca, pues aún le quedan por entregar varias obras audaces y hechas a contracorriente, como El oficio de las armas (2001), cine histórico que reflexiona sobre la deshumanización del mundo, que se manifesta en la evolución de las armas; Cien clavos (2006), que arranca en una biblioteca y da vueltas a la idea de que “hay más verdad en una caricia que en mil libros”; y Il villaggio di cartone (2011), que aúna temas como las crisis de fe de un anciano sacerdote, y el acuciante problema europeo de la inmigración.

Ermanno Olmi se casó con la actriz de El empleo Loredana Detto, que ya no volvió a hacer cine. Con ella tuvo tres hijos, y dos de ellos le acompañaron en sus aventuras fílmicas.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (16 títulos)
2014 | Torneranno i prati
2011 | Il villaggio di cartone
estrella
7
2007 | Centochiodi
estrella
6
2005 | Tickets
estrella
6
2003 | Cantando dietro i paraventi
estrella
5
2001 | Il mestiere delle armi
estrella
6
1993 | Il segreto del bosco vecchio
estrella
6
1992 | Lungo il fiume
estrella
7
1988 | La leggenda del santo bevitore
estrella
8
1987 | Lunga vita alla signora
estrella
5
1982 | Cammina, cammina
estrella
7
1978 | L'albero degli zoccoli
estrella
10
1973 | La circostanza
estrella
7
1969 | Un certo giorno
estrella
7
1963 | I fidanzati
estrella
7
1961 | Il posto
estrella
8

Guionista

Guionista (16 títulos)

Fotógrafo

Fotógrafo (5 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE