saltar al contenido principal

Biografía

Jean-Pierre Jeunet

16/06/2011
(Roanne, Loire, Francia, 03/09/1953)
Premios: 1 Goya Ver más
Goya
2002
Ganador de 1 premio
Mundos imaginarios
Jean-Pierre Jeunet

Desde su primera película se convirtió en uno de los más aclamados directores franceses debido a su estilo absolutamente personal, apoyado en una gran imaginación, un recargado diseño de producción y un tratamiento fotográfico asombroso.

Su seña de identidad es tanto la creación de mundos visuales propios como la forma de presentar en pantalla esos universos personales. Sus películas se ven a modo de cuentos para adultos, narraciones que nunca dejan de ser fantásticas y aun surrealistas, con personajes estrambóticos y aventuras inverosímiles.

Jean-Pierre Jeunet nació el 3 de septiembre de 1953 en Roanne, Loire, Francia. Desde muy joven ya le gustó el mundo de las imágenes y a los 17 años se compró su primera cámara. Realizó estudios de cine en Cinémation Studios y fue allí donde conoció a Marc Caro, un dibujante del cual se hizo muy amigo. A los veinticinco años realizó su primer trabajo de ficción junto a Marc Caro, el cortometraje de animación L’Evasion. Dos años después recibió el premio César al mejor cortometraje de animación gracias a Le manège. Estaba claro que la asociación entre Jeunet y Caro funcionaba, y al año siguiente se embarcaron en otro cortometraje, pero esta vez con personajes reales. Los dos cineastas escribieron, dirigieron y diseñaron la producción de Le bunker de la dernière rafale (1981). Se trataba de una fantasía de ciencia ficción sobre unos soldados atrapados bajo tierra. Empezaban a estar muy presentes las constantes de Jeunet, mundos propios, cercanos al surrealismo, con personajes raros en situaciones muy extravagantes.

Sin la colaboración de Caro dirigió posteriormente el cortometraje Pas de repos pour Billy Brakko (1984), de apenas cinco minutos de duración, y se realizó también varios anuncios comerciales para la televisión y algunos videoclips, para artistas como Julien Clerc, Étienne Daho o Jean-Michel Jarre. En 1989 volvió a realizar en solitario un cortometraje cómico titulado Foutaises, con el que ganó el Premio César. Fue en este trabajo cuando colaboró por primera vez con el actor Dominique Pinon. Este actor, de aspecto extraño y feo, resultaba perfecto para expresar la imaginería de Jeunet y se convirtió desde entonces en el más fiel camarada del director. Desde entonces Pinon ha actuado en todas sus películas.

En 1991 Jeunet y Caro volvieron a reunirse para dar luz verde a su primer largometraje: Delicatessen. Ambos compartieron créditos de guionistas y directores. Por encima de cualquier otra característica, este film llamó la atención por su oscuro y gótico diseño de producción que recreaba un mundo postapocalíptico lleno de surrealismo. Pero también dejó huella por su historia siniestra a más no poder (la de un charcutero que vende carne humana), narrada en clave de comedia negra. El film cosechó un enorme éxito internacional y se llevó multitud de premios y nominaciones.

Por los mismos derroteros circuló cuatro años después la siguiente película de Jeunet-Caro, titulada La ciudad de los niños perdidos. Se trataba de una aventura de ciencia ficción bastante tenebrosa, sobre un científico loco que rapta niños para robarles los sueños. El diseño de producción, claustrofóbico y surrealista, volvía a ser decisivo. La película contó con actores perfectos para el mundo amenazante de Jeunet, tales como Jean-Claude Dreyfus, Ron Perlman o el mentado Dominique Pinon. Dos años más tarde Jeunet firmaría su película menos personal que también supuso su primera aventura norteamericana. El tipo arriesgó, pues se trataba de dirigir la cuarta entrega de Alien, el octavo pasajero, titulada en este caso Alien Resurrección, cuyo guión había sido escrito por Joss Whedon (Serenity). Jeunet se llevó con él a Perlman y Pinon, y el resultado general fue estimable. Sin embargo, el director no volvería a trabajar en producciones americanas. Lo mejor de ese año 1997 tuvo que ver con su vida personal, pues se casó con Liza Sullivan con quien había trabajado en la película.

Probablemente el mejor film del director llegó en el año 2001. Amelie cautivó a los espectadores de todo el mundo por su frescura, romanticismo, diseño e interpretación de la actriz protagonista, una dulce Audrey Tautou que se convertiría en estrella de la noche a la mañana y que haga lo que haga siempre será recordada por ese papel. El film, que también incluía una partitura maravillosa del compositor Yann Tiersen, fue premiado en numerosos festivales y recibió 5 nominaciones al Oscar. Tautou repitió con el director en su siguiente película, Largo domingo de noviazgo (2004), aunque esta vez se trataba de una cinta desigual en torno a la I Guerra Mundial que no acababa de encontrar el tono, entre bélico, nostálgico y romántico. Jeunet tampoco debió de quedar muy satisfecho y se tomó un respiro laboral antes de escribir y dirigir su siguiente film cinco años después: la divertida comedia Micmacs, donde Jeunet hace una severa crítica al tráfico de armas, con un diseño de producción muy de su estilo y donde ha contado con el comediante Dany Boon para el papel protagonista.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (7 títulos)
2013 | The Young and Prodigious T.S. Spivet
estrella
7
2009 | Micmacs à tire-larigot
estrella
5
2004 | Un long dimanche de fiançailles
estrella
6
2001 | Le Fabuleux destin d'Amélie Poulain
estrella
7
1997 | Alien Resurrection
estrella
6
1995 | La Cité des enfants perdus
estrella
6
1991 | Delicatessen
estrella
7

Guionista

Guionista (6 títulos)

Argumento

Argumento (1 títulos)

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto