saltar al contenido principal

Biografía

Margarethe von Trotta

27/05/2013
(Berlín, Alemania, 21/02/1942)
Premios: 1 Festival de Venecia Ver más
Ganador de 1 premio
Mujer, mujer, mujer
Margarethe von Trotta

La única directora de cine alemana tan conocida como Margarethe von Trotta es sin duda la cineasta oficial del nazismo Leni Riefenstahl, con la diferencia esencial de que ésta pintó el delirio colectivo al que ella misma se sumó, mientras que la otra, con un telón de fondo indudablemente social, no olvida nunca a la persona concreta, casi siempre mujer, sin ser, para nada, una radical feminista.

Margarethe von Trotta nació en Berlín en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial. Su padre, Alfred Roloff, era pintor e ilustrador de prestigio, mientras que su madre, Elizabeth von Trotta, pertenecía a la nobleza. Con ella se trasladó a Düsseldorf al terminar la contienda, siendo una niña. Cumplidos apenas los 18 años se traslada a París, donde va formando su gusto artístico, mientras colabora en trabajos de otros compañeros, como cortometrajes de tipo experimental. Estudiará filología germánica y románica. Empezará a apreciar el cine de Ingmar Bergman, y ve que el trabajo de Alfred Hitchcock no se reduce a puro entretenimiento, cabe la autoría en el celuloide, el expresarse personalmente. También puede tomar el pulso a la incipiente “nouvelle vague”.

Comenzó su carrera artística como actriz de teatro, y de ahí pasó a la televisión y al cine, trabajando a las órdenes de reputados directores del Nuevo Cine Alemán, como R. W. Fasbinder, en cuya compañía estrenó en 1970 y 1971 Dios de la peste, El soldado americano y Atención a esa prostituta tan querida. Otros cineastas a cuyas órdenes trabaja son Gustav Ehmck, Klaus Lemke, Herbert Achternbusch y Reinhard Hauff.

Especial importancia tendrá su relación personal -se casa con él en 1971 tras un matrimonio previo que acaba en divorcio, y permanecerán juntos hasta 1991- y profesional con Volker Schlöndorff, con quien, además de actuar, coescribe el guión de La repentina riqueza de los pobres de Kombach (1971). El doble papel de actriz y guionista lo vuelve a repetir con Schlöndorff en Fuego de paja (1972) y Tiro de gracia (1976). La colaboración artística de mujer y marido dará un paso más en El honor perdido de Katharina Blum (1975), adaptación de la novela de Heinrich Bölls donde ambos comparten créditos no sólo como coguionistas, sino como codirectores. El único hijo de la directora, Felix Moeller, nacido en su primer matrimonio con Jürgen Moeller, aparecerá fugazmente en varias de sus películas, para seguir a partir de 2003 una carrera como documentalista.

La faceta actoral de von Trotta irá declinando desde el momento en que toma el timón en solitario como directora. Entrará a formar parte por derecho propio en el movimiento del Nuevo Cine Alemán, y más específicamente del grupo de directoras que también integran Jutta Brückner, Heidi Genée, Jeanine Meerapfel, Ulrike Ottinger, Helma Sanders y Helke Sander, para abordar temas femeninos y relativos a la mujer, en su caso sin la militancia feminista radical de la época; más que dedicarse a la propaganda y al panfleto, ella se decanta por defender el papel femenino en la sociedad con obras, o sea, sus películas. De modo que el suyo será un cine humanista, radiografía social del cine de su época con protagonistas femeninos. Como ha dicho alguna vez, su punto de vista sobre la mujer es existencia, no ideológico.

La cosa empieza con El segundo despertar de Christa Klages (1977), coescrita con Luisa Francia, que sigue a una mujer que atraca un banco para evitar el cierre de una guardería montada por una cooperativa de padres; el contraste con otras dos mujeres, una amiga casada y una empleada de banco, invita a la acción, hay que saber tomar las riendas de la propia existencia para cambiar las cosas y lograr que la vida valga la pena, sin resignaciones estériles. Según contó la directora, se inspiraron en hechos reales y llevaron a cabo un trabajo de documentación, modo de hacer que von Trotta repetirá en posteriores filmes.

De tono más intimista es Sisters, or the Balance of Happiness (1979), que sigue a dos hermanas, donde la mayor, dominante, anula la personalidad de la pequeña. Asegura la directora que le interesó, más que los lazos fraternos, “mostrar la dependencia entre dos personas”, aunque Richard Corliss, crítico de Time, quiso ver un simbolismo de la relación entre las dos Alemanias.

La consagración como cineasta llega con Las hermanas alemanas (1981), León de Oro en Venecia, donde combina con originales saltos temporales el drama íntimo con el telón de fondo político, pues sigue la relación de dos hermanas hijas de un pastor luterano, una en prisión por pertenencia al grupo terrorista Baader-Meinhof. Ello para seguir pintando su Alemania en un “tiempo plomizo”, idea a la que alude el título original del film, “Die bleierne Zeit” citando un poema de Friedrich Hölderlin. Fue su primera colaboración con Barbara Sukowa, que se convertirá en su actriz de referencia. Con Locura de mujer (1983), se afianza su imagen de directora de mujeres insertas en dramas psicológicos intensos, aquí a través de la amistad de dos mujeres, una con tendencias suicidas. Y trabaja con una de las actrices emblemáticas del cine germano, Hanna Schygulla. La cuestión de la relación entre hermanas es también el núcleo de Amor y deseos (1988), coproducción con Italia y Francia que adapta a “Tres hermanas” de Anton Chekhov, con Fanny Ardant, Greta Scacchi y Valeria Golina interpretando lazos fraternos. En este punto el “corpus” de la cineasta es comparado con la obra de Ingmar Bergman, y ella misma admitirá tener una deuda de gratitud con el artista sueco. Citará expresamente El séptimo sello como una influencia para Visión.

Sobre las mujeres que ha plasmado en la pantalla, von Trotta afirma: “Siempre me siento atraida por una mujer que tiene que luchar por su propia vida y su propia realidad, que debe superar una cierta situación de encerramiento, liberarse. Éste es quizá el tema principal de todas mis películas”.

Rosa Luxemburg (1986) marca la primera de las tres películas de corte biográfico de von Trotta, con Barbara Sukowa de protagonista –será premiada en Cannes por su interpretación–, aunque ninguna es un biopic al uso. Se trata de una historia de mujer fuerte, sigue la trayectora de la activista política judía cercana al comunismo, que vive en 1871 y 1919. En 2009 contará en Visión la vida de Hildegard von Bingen, abadesa en la Edad Media, mística, conocedora de la botánica y sus aplicaciones medicinales y autora de obras musicales, que forma parte del santoral católico. Mientras que en 2012 el centro de su atención es la filósofa Hanna Arendt en la película homónima, en los años del juicio contra el criminal nazi Adolf Eichmann, para reflexionar sobre la honestidad intelectual, la presión de la opinión pública y las raíces del mal en sus cotas más depravadas.

Tras una etapa italiana algo gris, de la que forman parte L’africana (1990) e Il lungo silenzo (1993), vuelve con una historia alemana, La promesa (1995), las tensiones entre el Oeste y el Este en los años 60, que puede contar con la perspectiva de que el muro ha caído. Luego siguen trabajos televisivos de encargo, de escasa difusión fuera de las fronteras alemanas. Así hasta llegar a la magnífica La Calle de las Rosas (2003), donde inicia su colaboración con la guionista Pamela Katz, con un análisis del pasado nazi alemán, a cuento de una mujer judía en Estados Unidos, que investiga el pasado familiar. La protagonista Katja Riemann sería premiada en Venecia por su interpretación.

Sobre Hildegard von Binden de Visión comentaba que “pienso que era consciente de tener un talento. Tenía una responsabilidad de su propia creatividad. Por hablar un poco en la tradición católica, por un momento: si Dios te plantea un reto, tienes una responsabilidad para afrontarlo. Ella sintió eso, lo que no era fácil para una mujer de su época.”

De Hanna Arendt, proyecto desarrollado a lo largo de varios años, le atrajo en sus propias palabras su condición de pensadora, “su famosa declaración ‘Quiero entender’, esta frase es la que mejor la describe. Precisamente es su búsqueda para entender a las personas y al mundo lo que me atrajo de ella. Como Arendt, yo nunca quise juzgar, solo entender. En este film, por ejemplo, quiero entender lo que Hannah Arendt pensaba sobre el totalitarismo y el colapso moral en el último siglo, sobre autodeterminación y sobre la libertad de elección. Finalmente lo que ella logró comunicar, sobre el mal y sobre el amor.”

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (15 títulos)
2017 | Forget About Nick
estrella
6
2015 | Die abhandene Welt
estrella
5
2012 | Hannah Arendt
estrella
8
2009 | Vision - Aus dem Leben der Hildegard von Bingen
estrella
7
2006 | Ich bin die Andere
estrella
3
2003 | Rosenstrasse
estrella
7
2000 | Jahrestage | Serie TV
1995 | Dars Versprechen
estrella
4
1988 | Paura e amore
1986 | Rosa Luxemburg
estrella
6
1983 | Heller Wahn
1981 | Die bleierne Zeit
estrella
6
1979 | Schwestern oder Die Balance des Glücks
1978 | Das zweite Erwachen der Christa Klages
1975 | Verlorene Ehre der Katharina Blum oder
estrella
6

Guionista

Guionista (15 títulos)

Intérprete

Intérprete (7 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE