saltar al contenido principal

Biografía

Stanley Donen

04/02/2009
(Columbia, South Carolina, EE.UU., 13/04/1924)
Premios: 1 Oscar Ver más
Oscar
1998
Ganador de 1 premio
  • Oscar honorífico
El rey del musical
Stanley Donen

Se ganó a pulso el apodo de rey del musical, a base de números que renovaron el género por completo. Pero Stanley Donen deja para el recuerdo comedias, dramas y cintas de suspense.

Nacido en Columbia (Carolina del Sur), el 13 de abril de 1924, en el seno de una familia de comerciantes judíos, a Stanley Donen lo que le fascinaba realmente era el baile. Durante su adolescencia tomó clases de danza, y a los 16 se marchó a Nueva York decidido a triunfar en el teatro. Un año más tarde debutaba en los escenarios de Broadway con la obra ‘Pal Joey’, protagonizada por Gene Kelly, que se convirtió en su amigo inseparable. MGM les ofreció un contrato tanto a Kelly como a Donen, que debutó en el cine como ayudante del coreógrafo en el musical Best Foot Forward, donde también participaba como bailarín en un número ejecutado por unos jóvenes cadetes.

Como Gene Kelly no acababa de despuntar en el cine, MGM decidió cederle a Columbia para protagonizar Las modelos, con Rita Hayworth. En Columbia dieron vía libre a Kelly para crear sus propios números musicales, así que el bailarín decidió pedir ayuda a Donen, y entre los dos los rodaron sin ninguna intervención de Charles Vidor, el director del film, concentrado únicamente en las secuencias dramáticas. Ciertamente, ambos se lucieron, sobre todo por el famoso número ‘Alter Ego’, en el que Kelly baila consigo mismo. El film está considerado una de las cumbres del género musical, pues supuso un punto de inflexión debido a la excelente integración de los números musicales en la trama, que avanzaba con fluidez. Y consagró a Gene Kelly como gran estrella del cine.

Donen siguió ejerciendo de coreógrafo para MGM en títulos como Festival en México, La gran vida, Así son las mujeres y Me besó un bandido. Creó también con Kelly los números musicales de La bella dictadora, con resultados tan brillantes que ambos decidieron debutar conjuntamente como directores.

La opera prima de Kelly y Donen iba a ser una gran obra maestra, Un día en Nueva York, adaptación de un musical de Betty Comden y Adolph Green, que contratados para hacer el guión, introdujeron muchísimos cambios, aunque mantuvieron la premisa inicial. Gene Kelly, Frank Sinatra y Jules Munshin eran marineros que disfrutan de 24 horas de permiso en la Gran Manzana, totalmente desconocida para ellos, donde se enamorarán de tres variopintas mujeres. Los diálogos dan pie con enorme naturalidad a deslumbrantes números musicales, que pueden empezar en el Empire State y terminar en plena calle, cuando lo normal hasta entonces era rodar los musicales en decorados. Fue tal el éxito de Un día en Nueva York que el productor Arthur Freed encargó a Donen su primer film como director en solitario, Boda Real, donde dirige a la estrella por excelencia de los musicales, el legendario Fred Astaire. Nuevamente, Donen dejó anonadado al público con uno de los números musicales más impactantes de su filmografía, ‘You’re All the World to Me’, en el que Astaire baila por las paredes y acaba en el techo.

Aunque Donen triunfaba como director, nunca le fue demasiado bien a nivel sentimental. En 1948 contrajo matrimonio con Jeanne Coyne, prestigiosa bailarina y asistente de Gene Kelly. Pero enseguida se divorciaron y ella acabaría casándose con Kelly, al que acompañó hasta su muerte, y con el que tuvo dos hijos. Donen estuvo unido posteriormente a la actriz Marion Marshall (¡Vaya par de marinos!), a la también actriz Yvette Mimieux (El tiempo en sus manos), a Adelle Beatty y a Pamela Braden. También se dice que Donen mantuvo un romance con Elizabeth Taylor cuando ella rodó a sus órdenes Marido a la fuerza, amena comedia romántica en la que la actriz interpreta a una profesora de danza.

Para quien firma estas líneas, el mejor musical de Donen, de Kelly y de MGM es Cantando bajo la lluvia. Tuve ocasión de charlar con el propio director sobre este musical, en su visita al Festival de Cine de Marbella, en el año 1998. “Arthur Freed, de MGM, me dijo que la productora tenía los derechos de varias canciones para las que él había escrito la letra a finales de los años 20 y principios de los 30. Entre ellas estaba ‘Singin in the Rain’, de la película The Hollywood Revue of 1929. Era común en el género que el argumento fuera secundario, una mera excusa para enlazar esas canciones, pero Fred tuvo el acierto de encomendar el guión a dos personas muy imaginativas, los autores de Un día en Nueva York (Adolph Green y Betty Comden), y ellos aprovecharon que las canciones eran de la época de la llegada del cine mudo para escribir una crónica satírica y divertida de la época, con diálogos realmente brillantes. Creo que a diferencia de otros de mis musicales, ese guión habría funcionado por sí mismo sin las canciones”, explicaba Donen. “Después me reuní con Gene Kelly, y él me dijo que tenía bastantes ideas. Quería cambiar el guión para incluir como secundario a Donald O’Connor”. Pocas veces una película ha transmitido tan bien la sensación de alegría, como cuando Kelly –que rodó esa secuencia a pesar de su grave costipado– está tan contento por haber acompañado a casa a Debbie Reynolds, de la que se está enamorando, que no duda en ponerse a bailar al ritmo de la canción ‘Singin in the Rain’, aunque llueva y haya charcos en el suelo. “Era una película de otra época. Creo que si la hubiéramos rodado ahora, no habría resultado creíble que Gene Kelly bailara alegre y despreocupadamente. Probablemente quedaría mucho mejor que mirara a su alrededor para comprobar que no le iban a atracar”, dijo el sarcástico Donen. El film tenía una canción nueva, ‘Make ‘Em Laugh’, compuesta expresamente para la película, que interpreta en un número divertidísimo Donald O’Connor. Se dice que la canción es muy similar –casi un plagio descarado– de ‘Be a Clown’, de Cole Porter, pero éste decidió no interponer demanda judicial, porque según declaró le había entusiasmado la película.

A lo largo de la década de los 50, Donen mantuvo un nivel altísimo en sus musicales, pues dirigió Siete novias para siete hermanos, y sobre todo la inolvidable Una cara con ángel, de nuevo con Fred Astaire, y con la insuperable Audrey Hepburn , en el papel de tímida bibliotecaria que sueña con conocer París, y acaba viajando allí para posar como modelo para la revista en la que trabaja un divertido fotógrafo. “Cuando empezamos a rodar, Astaire estaba muy preocupado porque pensaba que los espectadores no se creían que él, a sus 58 años, pudiera mantener un romance con Audrey Hepburn, que tenía 28. Yo creo que tal y como aparece en el guión, esa historia es difícil de creer, pero las canciones eran tan buenas que intenté que los espectadores hicieran la vista gorda cuando las escucharan”, explicaba el modesto Donen, que volvió a lucirse con las coreografías, especialmente con aquella en la que Hepburn, en el Louvre, emula a la Victoria Alada de Samotracia, en la escalinata donde se exhibe la famosa estatua.

Un año después de este film, Donen dirigió Indiscreta, elegante comedia romántica que reunía a los maduros Cary Grant e Ingrid Bergman, doce años después de la legendaria Encadenados. Esta cinta sobre el romance entre un diplomático casado y una veterana actriz teatral supone un punto de inflexión en la carrera de Donen, que en los 60 abandonaba el musical, un género que entró en crisis. Se decanta paradójicamente Donen por el suspense, imitando el estilo de Hitchcock en la magistral Charada, protagonizada por dos viejos conocidos suyos: Cary Grant y Audrey Hepburn. “Nunca he ocultado que me fascinaba Hitchcock. Era un gran maestro. Siento una absoluta fascinación por su cine, sobre todo por Atrapa un ladrón y Con la muerte en los talones, ambas con Cary Grant. Llevaba años acariciando la idea de rodar una película que homenajeara a Hitchcock, protagonizada por él”, explica Donen, aunque casi vio frustrado su deseo porque Grant –al igual que Astaire– era bastante reacio a compartir la pantalla con Hepburn, muchísimo más joven. Al final aceptó porque en el guión se bromea sobre su edad, y porque es ella quien le seduce a él y no al revés. El film parece prácticamente rodado por Hitchcock, salvo porque el sentido del humor de muchas de las escenas es más propio de Donen, que le sacó mucho jugo a los ingeniosos diálogos (‘¿Usted cómo se afeita?’ ‘De la misma manera que los puercoespines hacen el amor, con mucho cuidado’). Donen intentó repetir la jugada con Arabesco, con Gregory Peck y Sophia Loren, un ameno pasatiempo que sin embargo –a diferencia de Charada–ha quedado muy desfasada a nivel estético, por su fotografía sesentera.

El máximo exponente de la evolución de Donen hacia nuevos caminos en los 60 es Dos en la carretera, drama nostálgico sobre los efectos del paso del tiempo en un matrimonio, escrito por Frederic Raphael, que usó una imaginativa estructura. Al principio del film el matrimonio protagonista (Audrey Hepburn y Albert Finney) inicia un viaje por carretera durante el que rememorarán a base de flash-backs todas las fases que ha atravesado su relación, desde que nació el amor hasta que el matrimonio se descompone. En su libro ‘Aquí Kubrick’, el ilustre guionista de la cinta, Frederic Raphael, también autor de Eyes Wide Shut, destacaba la capacidad de trabajo en equipo de Donen, y le comparaba con Kubrick. “La diferencia entre Donen y Kubrick es que Donen ha sido bailarín, y eso siempre le ha hecho apreciar a su pareja de baile. Su creatividad es dependiente, sabe lo que es una coreografía, y le gusta esa dependencia. Kubrick fue primero fotógrafo y su relación con la creatividad era solitaria. Donen admiraba y se divertía con los otros artistas. Kubrick no era un bailarín y su trabajo, desde luego, nunca fue bailar. No es una crítica, sólo es un contraste”.

Dos en la carretera es la última gran obra de Donen, que rodó a continuación varias cintas menores (Bedazzled, La escalera, Los aventureros del Lucky Lady). También regresó al musical, en 1974, con El pequeño príncipe, correcta adaptación del libro de Antoine de Saint-Exupéry. Donen llegó a probar fortuna en el terreno de la ciencia ficción, con Saturno 3, que intentaba rentabilizar el éxito de La guerra de las galaxias, estrenada dos años antes, con la historia de dos científicos que se enfrentan en una estación espacial a un psicópata que ha traído con él a un monstruoso robot. Pero a pesar de que contaba con grandes actores (Kirk Douglas, Harvey Keitel y la atractiva Farrah Fawcett), se nota que Donen no estaba a gusto en este género, y el film es bastante irregular. La fallida comedia Lío en Río, pone de manifiesto que Donen se había quedado desfasado en una industria cinematográfica que apenas tenía nada que ver con la que él había conocido en sus inicios. Abandona por completo el cine, y sólo dirigirá ocasionalmente Cartas de amor, un telefilm en el que se nota la mano del maestro, un número musical para un episodio de la serie Luz de luna, y el videoclip ‘Dancing on the Ceiling’, de Lionel Richie.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (26 títulos)
1984 | Blame It on Rio
estrella
4
1980 | Saturn 3
estrella
4
1978 | Movie Movie
estrella
7
1975 | Lucky Lady
1974 | The Little Prince
estrella
5
1969 | Staircase
estrella
6
1967 | Two for the Road
estrella
7
1967 | Bedazzled
estrella
6
1966 | Arabesque
estrella
5
1963 | Charade
estrella
8
1960 | Surprise Package
estrella
5
1960 | The Grass Is Greener
estrella
6
1960 | Once More, with Feeling!
estrella
5
1958 | Indiscreet
estrella
5
1957 | Kiss Them For Me
estrella
5
1957 | Funny Face
estrella
7
1957 | The Pajama Game
estrella
6
1955 | Kismet
estrella
4
1955 | It's Always Fair Weather
estrella
6
1954 | Seven Brides For Seven Brothers
estrella
6
1954 | Deep in My Heart
estrella
5
1953 | Give a Girl a Break
estrella
6
1952 | Singing In The Rain
estrella
9
1952 | Love Is Better Than Ever
estrella
4
1951 | Royal Wedding
estrella
6
1949 | On the Town
estrella
6

Argumento

Argumento (1 títulos)

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto