saltar al contenido principal

Biografía

Zack Snyder

20/06/2013
(Green Bay, Wisconsin, EE.UU., 01/03/1966)
El hombre de las viñetas
Zack Snyder

No le falta talento para suplir con la fuerza de sus imágenes la falta de contenido en algunos de sus guiones. Más que inventar, lo suyo consiste en darle nueva vida a material ya explotado anteriormente por el cine o por las viñetas, la principal fuente de las películas de Zack Snyder, un tipo con apariencia de niño grande al que no cuesta imaginar con un tebeo en las manos.

Nacido el 1 de marzo de 1966 en Green Bay, Wisconsin, Zackariah Snyder es hijo de un cazatalentos que se dedicaba a la búsqueda de ejecutivos, y de una profesora de fotografía y pintora, de la que le viene la vocación artística. Fue ella la que le inspiró a la hora de decantarse por los estudios de pintura, en Heatherley School of Fine Art, en Gran Bretaña. Posteriormente, se matriculó en Art Center College of Design, en Pasadena, donde tenía como compañero al mismísimo Michael Bay, que al igual que él estaba destinado a convertirse en realizador especializado en blockbusters llenos de efectos especiales.

Inició su actividad profesional como realizador y director de fotografía de anuncios publicitarios, especializándose sobre todo en vehículos y marcas deportivas. También se responsabilizó de algún vídeo musical, en espera de poder dar el salto al largometraje. "Estaba deseando rodar cine, pero durante mucho tiempo sólo me ofrecían proyectos muy rutinarios", recuerda. Le proponen por ejemplo que ruede S.W.A.T.: Los hombres de Harrelson, que no le acaba de convencer.

Finalmente, Zack Snyder acepta hacerse cargo de Amanecer de los muertos, remake de Zombie, con la que George A. Romero continuó la saga iniciada con La noche de los muertos vivientes. Snyder acierta al potenciar el realismo de las secuencias de acción. Abusa de la violencia (característica que forma parte de sus señas de identidad) pero logra tal potencia visual que consigue hacer funcionar un argumento que no se aparta demasiado de las convenciones del subgénero de muertos que caminan de nuevo entre los vivos. Incluso se pueden entresacar pequeñas pinceladas reflexivas, como las críticas al consumismo desmedido que sugieren las imágenes de los protagonistas ocultos en un centro comercial que acaba resultando inhóspito.

Justo a continuación, Snyder da la campanada con 300, adaptación de un cómic de Frank Miller que recrea con numerosas licencias de fantasía la clásica batalla de las Termópilas, desfiladero donde el espartano Leónidas (Gerard Butler) bloqueó con unos cuantos hombres durante varios días el paso de las numerosas tropas del rey persa Jerjes I. En las peleas, el realizador recurre a la cámara lenta, y repentinamente pasa a cámara rápida, curioso recurso que incluso creó escuela. En general, sus imaginativos planos conquistan al público hasta el punto de hacer olvidar que esta vez el contenido brilla bastante por su ausencia. Aún así, el film se hace muy popular, da lugar a una parodia de calidad ínfima, Casi 300, y a una precuela, 300: El origen de un imperio, en la que Snyder se ha limitado a tareas de producción.

"El cine, y en general la cultura popular, han recibido mucha influencia de los cómics a lo largo de la última década", ha explicado el realizador. "Yo mismo soy partidario del género, y por eso me parece importante que nos aproximemos a una novela gráfica con el mismo respeto que utilizaríamos a la hora de adaptar un texto literario. Por fortuna, gracias a Miller y a otros autores como él, los cómics han dejado de ser un asunto infantil. En este sentido, creo que 300 no es, simplemente, la versión hollywoodense de un cómic, sino una auténtica experiencia artística”.

Envalentonado por los buenos resultados de 300, Zack Snyder se arriesga considerablemente con su siguiente trabajo, Watchmen, adaptación del complejo cómic de culto de Alan Moore. Antes habían intentado llevarlo al cine otros realizadores como Terry Gilliam, Darren Aronofsky y Paul Greengrass. Pero el guión no acaba de condensar bien la extensa trama de los cómics, en torno a la prohibición gubernamental de los superhéroes, y el presupuesto se dispara de tal manera que habría tenido que ser un exitazo de masas para que resultara rentable. No ocurre así, pues a la gran mayoría de lectores del cómic la adaptación no les convence, y al público general tampoco le llega. Sólo gusta a un reducido número de incondicionales que la convierten en un pequeño film de culto.

A continuación, Snyder va dando bandazos. Experimenta con los dibujos animados con la amena Ga'Hoole: La leyenda de los guardianes, bien resuelta a pesar del riesgo evidente de que los protagonistas son lechuzas animadas con realismo (no se humanizan sus movimientos). Pero es un film que no acaba de encontrar su público, sobre todo porque resulta demasiado oscuro para el público infantil.

Divorciado de su primera esposa, Denise Weber, con la que tuvo cuatro hijos, y después de ser padre de otros dos vástagos con Kristen Elin, productora habitual de sus anuncios publicitarios, Zack Snyder contrajo matrimonio con Deborah Johnson, productora de sus filmes desde Amanecer de los muertos. "Es mi mejor amiga y una estrecha colaboradora pues no puedo confiar en nadie como en ella a la hora de tomar decisiones", ha explicado Snyder, tan enamorado que lleva el nombre de ella tatuado en un brazo.

En lugar de tratar de recuperar el favor de las masas, Snyder da la impresión de que se propuso alejarlas aún más con Sucker Punch. Por primera vez, parte de un argumento original, coescrito por él mismo con el poco experimentado Steve Shibuya. El rebuscado planteamiento (en torno a una joven recluida en una institución mental que imagina realidades alternativas) desconcierta a los espectadores, y el film se queda finalmente en una sucesión de imágenes potentes, pero sin ningún contenido.

En este contexto, casi no se explica que Warner confiara en este realizador para encargarse de la revisión de uno de los personajes más emblemáticos de la editorial DC, Supermán, el superhéroe por excelencia. Pero el productor, un Christopher Nolan que había llevado al género superheroico a nuevos niveles de dignidad con El caballero oscuro, apoya su elección. A Snyder le va bien colaborar con este cineasta, e imitar algunos elementos de la saga de Batman, como un tono dramático y realista, y una apuesta por reinventar la historia del personaje, respetando la mayoría de elementos originales pero dándoles nuevos giros. Apuesta por el poco conocido Henry Cavill (Immortals, Los Tudor) como protagonista. "Cuando hicimos el casting teníamos un traje de Christopher Reeve para que se lo pusieran los aspirantes. Si me lo pongo yo la gente diría: "Mira, ese tío va a una fiesta de disfraces". Pero cuando se lo puso él decías: "Anda, es Supermán". Estaba claro que era ideal para el personaje", me comentó Snyder en una entrevista promocional del film.

Rodea al actor de actores tan solventes como Amy Adams, Russell Crowe, Diane Lane, Laurence Fishburne y Michael Shannon. El film conecta con el público devolviendo a la cima al realizador, que se perfila como más que probable director de la secuela y de un hipotético film de La Liga de la Justicia, el grupo de superhéroes donde Supermán forma equipo con Batman, Flash y otros conocidos personajes.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (8 títulos)
2017 | Justice League
2016 | Batman v Superman: Dawn of Justice
estrella
6
2013 | Man of Steel
estrella
6
2011 | Sucker Punch
estrella
4
2010 | Guardians of Ga'Hoole
estrella
6
2009 | Watchmen
estrella
7
7
300
2007 | 300
estrella
4
2004 | Dawn Of The Dead
estrella
6

Guionista

Guionista (6 títulos)

Argumento

Argumento (1 títulos)

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto