saltar al contenido principal

Ocho películas despiden el 2016. Algunas de magnífico nivel, como “Frantz” y “Comanchería”. Así que cerremos años y abramos el 2017 disfrutando de alguno de estos estrenos.

Es cine exquisito, romántico y sensible, humano y rico en contenido, casi todo él en blanco y negro. François Ozon entrega en Frantz su mejor película, la del soldado francés que viaja a Alemania a visitar la tumba de un caído en combate tras el final de la Primera Guerra Mundial.

Una forma de ahondar en la América que va a empezar a presidir dentro de unos días Donald Trump es ver Comanchería, una especie de western contemporáneo de personajes tocados por la crisis financiera y existencial con telón de fondo paisajístico polvoriento, territorio comanche. También tiene algo de metafórico Mine, donde pisar donde no se debe en Afganistán se convierte en símbolo de cómo se pueden corregir los errores cometidos en la vida, tras un examen a fondo de la propia trayectoria, las circunstancias obligan.

Promete más de lo que da Passengers, con magnífico punto de partida –un pasajero entre cinco mil despierta de su hibernación por accidente durante un viaje espacial, cuando queda mucho, mucho tiempo, para llegar a destino–, pero el desarrollo de aquello de que “no es bueno que el hombre está solo” no adquiere la intensidad requerida, por mucho que se esfuercen Jennifer Lawrence y Chris Pratt. Y tampoco es apasionante La última canción, sobre el dolor de la viuda de un cantante, Rebecca Hall, que no acaba de pasar página, y que acepta a regañadientes que un estudioso prepara la biografía sobre el finado que ella es incapaz de escribir.

A la hora de buscar risas, la propuesta más destacada es la amable comedia francesa Vuelta a casa de mi madre, que contiene un puñado de situaciones hilarantes, aunque no sea lo mejor en esta línea que hemos visto en los últimos tiempos la diversión está garantizada.

Por último, podemos meter gol con el cine familiar, Pelé, el nacimiento de una leyenda es un entrañable homenaje al rey del fútbol por antonomasia. Y no hemos podido ver la adaptación con actores reales de un famoso cómic de Peyo, el autor de los Pitufos, nos referimos a Benito Sansón y los taxis rojos.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto