saltar al contenido principal

Hay gente en Hollywood que piensa que a los cristianos sólo les gustan las películas basadas en la Biblia, o con tramas trufadas de milagros y hechos sobrenaturales. Y cuando piensan que ahí tienen un nicho de mercado interesante, se ponen a hacer películas que no tienen el éxito que deseaban. Aquí pienso desvelarles el secreto de que muchas veces muerdan el polvo en vez de un buen pellizco de la taquilla.

 

Los cristianos no somos tan distintos del resto de los mortales. Por supuesto tenemos fe, seguimos a Jesús, y nuestra vida la guían unos ideales a los que somos más o menos fieles, errare humanum est, ya se sabe. Pero cuando vamos al cine, muchos buscamos una trama entretenida, inspiradora y bien plasmada en la pantalla. Eso es lo fundamental. No es necesario, repito, no es necesario que nos salpique agua bendita de la pantalla. U ofrecer siempre películas sobre experiencias cercanas a la muerte, donde se han visto luces al final del tunel o algo así. Esos elementos pueden estar bien... o no. Es más, a veces es muy, muy difícil, recogerlos de modo emocionante y creíble, la cosa puede quedar en algo con buenas intenciones y blandito, si no se hace bien.

Me han sugerido estas líneas un interesante artículo del New York Times, donde Brooks Barnes explica que Hollywood está cortejando calladamente a los fieles, para llevarlos a ver sus películas. Y es que esa es la actitud inteligente. Pienso que hay películas que tratan decididamente la realidad cristiana, y que son obras de arte. La Pasión de Cristo marcó la diferencia, y Mel Gibson ha repetido con otra historia potente y sugerente, pero de otro corte, Hasta el último hombre; con un tono más oscuro, pero de gran fuerza y belleza, Martin Scorsese grita en Silencio la angustia de los misioneros y conversos cristianos en Japón en el siglo XVII, por una cruel e injusta persecución.

Hay muchas películas que abordan directamente la fe cristiana, en decine21 elaboramos una lista de las 100 mejores. Pero quiero recordar que también tenemos otro interesante listado de películas que te invitan a ser mejor persona, y donde muchas veces el ideal cristiano está latente, pero no ocupa el primer plano.

Y esta es la clave que productores y distribuidores deben esforzarse en entender, si es que de verdad desean seducir al público creyente. Deben hacer buenas películas, de una razonable calidad, y un tono positivo. Tan sencillo –y tan complicado– como eso. Desde luego tramas donde se trivializa el uso de las drogas, donde la promiscuidad y las adicciones se tratan con ligereza y tono festivo y gamberro, con descuartizamientos que no vienen a cuento de nada, no son a priori las mejores opciones para llegar al espectador con creencias sólidas, con ellas se llega al gamberrete o a quien quiere echar una cana fílmica al aire. También en ocasiones al obseso y al sádico, digámoslo claro.

Cita Barnes como un ejemplo en esta línea positiva Figuras ocultas, y me parece que es paradigmático, está muy bien traido a colación. Cinta histórica sobre el trabajo de mujeres afroamericanas en la NASA en los años 60. Trata temas como el acceso y oportunidades laborales de la mujer, la segregación racial, la conciliación de familia y trabajo, la felicidad que da el hogar, la amistad, el trabajo científico… La cinta tiene un solo pasaje en una iglesia, que frecuentan los domingos las tres amigas protagonistas; cuando la misión del astronauta John Glenn peligra se sugiere discretamente que la gente reza. No hay que complicarse mucho más la vida, como la película es buena y emotiva, va a haber espectadores cristianos que la disfrutarán, no me cabe duda. Y como este film, hay muchos que igualmente funcionan.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2016 Contacto