saltar al contenido principal

Los Piratas del Caribe asaltan este fin de semana nada menos que 892 pantallas en las salas de cine españolas. Muy mal tendrían que darse las cosas para que los capitanes Jack Sparrow y Armando Salazar no se hagan con un suculento botín en la taquilla.

Ante un abordaje de este calibre, con Javier Bardem recién incorporado a la saga de Piratas del Caribe tras la previa experiencia pirata de su esposa Penélope Cruz, está claro que Piratas del Caribe: La venganza de Salazar es la película de la semana en cuanto a impacto mediático, entretenida aunque no deje de transmitir que es más de lo mismo, con Johnny Depp regodéandose en su Sparrow, faltaría más.

El resto de películas navegarán como puedan en las aguas fílmicas infestadas de piratas. Y conviene destacar Nagasaki: Recuerdos de mi hijo, sensible mirada al dolor causado por la bomba atómica a cargo de Yoji Yamada, director japonés que tiene en estos momentos otra recomendable película en cartel, Maravillosa familia de Tokio, el mejor estreno de la semana, ¿alguien se anima a hacer doblete? Aunque los cinéfilos están de enhorabuena, pues otra maestro veterano, Bertrand Tavernier, nos ofrece el documental Las películas de mi vida, una auténtica lección de cine de más de 3 horas, con un recorrido sentimental y formativo de los filmes franceses que más le han marcado.

Tiene un asombroso punto de intriga Las confesiones, con reunión de los grandes mandatarios del G8 e intervención surrealista a modo de consejero de un cartujo, encarnado por el grandísimo actor italiano Toni Servillo. Y nos acerca a la pintora expresionista alemana Paula Becker el modélico biopic Paula, con una estupenda Carla Juri dándole vida.

Los que quieran reír, podrán hacerlo con la comedia argentina Me casé con un boludo, cine dentro del cine, de Juan Taratuto, con personaje actor muy pagado de sí mismo e incauta actriz que se casó con él porque se enamoró del papel que representaba en la película que rodaban jutos. O tiene la opción yanqui de Wilson, más ácida, que parte de un cómic de Daniel Clowes. E incluso la un falso documental, El rey de los belgas, con buen punto de partida, pero que se da demasiadas vueltas a sí misma.

Entre los dos es un drama irregular, cuesta creerse el modo en que se cuenta la relación entre una niña y su tío, recién salido de la cárcel, libertad provisional, para ver si es capaz de hacerse cargo como padre adoptivo de la pequeña, que acaba de quedarse huérfana.

Por último tenemos el documental Pizarro, sobre un antiguo miembro del grupo guerrillero colombiano M-19, que puede interesar a los que siguen atentos el proceso de paz en Colombia.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto