saltar al contenido principal

La ocasión la pintaron calva para este actor de escasa cabellera. La televisiva “Luz de luna” le puso en el mapa a mediados de los ochenta, y su John McClane de la saga “Jungla de cristal” le consagró definitivamente como estrella.

Acción y un punto socarrón con encanto eran la marca de fábrica de Bruce Willis, y en fin, en su cartuchera fílmica tiene títulos tan míticos como Pulp Fiction y El sexto sentido. Hasta ha trabajado con leyendas como Paul Newman en Ni un pelo de tonto. No funcionó La hoguera de las vanidades, qué pena que Brian De Palma se cargara la novela de Tom Wolfe, pero bueno, nadie es perfecto. En España ha tenido la suerte de que le doblara Ramón Langa, que lo hace, sencillamente, de maravilla, es una voz que no se olvida.

vintageSin embargo, como tantos actores que brillaron antaño, ahora mismo el pobre Bruce Willis anda un tanto de capa caída. Y que nadie piense que me quiero ensañar con el actor, al que tengo el cariño debido, no en balde, en 1994 escribí un libro de encargo sobre él para Royal Books, que ahora es auténtico material “vintage”, completamente descatalogado.

¿Qué fue lo último interesante que hizo Willis? Mi memoria no recuerda, consulto internet, y veo que no ha dejado de trabajar, el actor es un profesional, y hay que ganarse la vida. Pero soy incapaz de recordar si he visto o no Mercancía peligrosa, Los conspiradores, Extraction y Vice, los últimos títulos que tenemos reseñados en decine21, que responden muy bien al concepto de subproducto. Al fin detecto Rock the Kasbah, que sí he visto, y era malísima, a pesar de dirigirla Barry Levinson y contar con Bill Murray, que me encanta, de protagonista. En fin, llego a 2012 y sí aprecio Moonrise Kingdom, de Wes Anderson, donde tenía un papel secundario.

La esperanza para Bruce Willis ahora mismo es de cristal, pero no de jungla. O sea, Glass, donde recuperará su personaje de El protegido, que ya apareció fugazmente en Múltiple. Si M. Night Shyamalan ha recuperado el favor del público con este título –aunque, debo decirlo, a mí no me apasiona, y siempre he sido un gran admirador de Shyamalan, pero el pobre decayó–, bien podría este cineasta auparle, aunque no lo sabremos hasta el 2019, año previsible para el estreno de Glass. Entonces Bruce habrá cumplido 64 años, o sea, que todavía hay tiempo. ¡Suerte, amigo! Y porfa, que no sigas el camino cuesta abajo de Nicolas Cage.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto