saltar al contenido principal

En "Figuras ocultas" ella era la actriz oculta entre las estupendas protagonistas afroamericanas Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe. Me apetece romper una lanza por Kirsten Dunst, que sin grandes alharacas entrega en cine y televisión grandes composiciones.

En Figuras ocultas, ese film sobre las trabajadoras negras de la NASA, Kirsten Dunst asumía un papel secundario incómodo, el de una mujer blanca bastante antipática, que tiene prejuicios raciales sin saberlo, y que como encargada de personal trataba mal a las ingenieras y matemáticas de color. No había odio, ni ponía zancadillas malévolas, simplemente seguía la corriente de lo que era corriente y no debiera serlo. La actriz se las arreglaba para ser muy convincente con enorme naturalidad.

Y sí, creo que la palabra “naturalidad” le va como anillo al dedo a Kirsten Dunst que, en la segunda temporada de Fargo, también hace muy creíble a su Peggy Blumquist, una chica peluquera, casada con un ayudante de carnicero en Minnesota, que tras atropellar accidentalmente a un gángster, lía a su chico para ocultar el hecho, lo va a dar pie a una auténtica, si se permite la broma, “carnicería”. Esta chica que sueña con desarrollarse como mujer y salir de su pueblo, que habla y habla, siempre saliéndose con la suya, no nos parece una desquiciada exageración, Dunst la humaniza de un modo maravilloso.

Kirsten Dunst es, me parece, la actriz favorita de Sofia Coppola, tienen que ser las dos mujeres muy amigas, y confiar una en la otra, para haber hecho juntas Las vírgenes suicidas, María Antonieta y La seducción, y hasta hacía de sí misma en una breve aparición en The Bling Ring. En La seducción, donde se revisita la historia llevada antes al cine por Don Siegel en El seductor, Dunst es una de las mujeres de un internado femenino en el Sur de Estados Unidos, que acogen a un oficial de la unión malherido durante la guerra de secesión; y realmente, qué bien encarna a la mujer más patito feo por así decir, profesora segundona, seducida más que ninguna por el recién llegado, y por ello más tocada emocionalmente cuando llega el desengaño.

Tiene razón Pablo de Santiago cuando en su perfil de decine21 afirma que “su rostro es tan dulce, puro y natural como las manzanas doradas de las colinas de California”. Ojalá no lo olviden los cineastas, pues los años pasan para quien empezó como actriz infantil. En Cannes fue considerada mejor actriz gracias a Melancolía, y justo con melancolía empiezo a advertir que le llegan menos títulos o papeles principales, aunque ella, profesional como la copa de un pino, hace lo que se tercie, y lo hace de modo excelente.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto