saltar al contenido principal

Hace un par de días, leí el enésimo artículo que nos previene acerca del anisakis, ese parásito que va de huésped en huésped hasta llegar, tal vez, del pez al ser humano, con nefastas consecuencias crónicas. Y no faltaban los sabios consejos para el cuidado de nuestra salud, ojito con el pescado que comemos.

Leyendo las medidas de prevención sobre el anisakis allí recomendadas, pensé que a la hora de ver cine y series de televisión, no vendría mal contar con otras semejantes, más aún si tenemos niños en casa. Entre otras cosas, porque muchos espectadores son realmente puros consumidores, capaces de deglutir horas y horas de metraje, a veces sin excesivo criterio. El gusto queda estragado, y a veces delante de las pantallas parecemos zombies. E incluso exponemos a chavales inmaduros a contenidos no adecuados para su edad, o concretamente para Fulanito, que es muy asustadizo, o muy sensible, o lo que sea.

De hecho, variando muy ligeramente el texto del mencionado artículo, publicado en El País, pienso que el espectador responsable e inteligente encontrará útiles y trasladables estos consejos a su experiencia cinéfila y seriófila, hay que saber lo que se come cinematográficamente, y no incubar larvas nocivas. Como responsable del Festival Educacine, creo firmemente en las posibilidades formativas, de aprendizaje y apertura al mundo, que ofrecen las películas, e igualmente considero que no cualquier persona, debe ver cualquier película o serie, y algunas hay además que no se las recomendaría, ni a mi peor enemigo. Una cosa es tener mente abierta para consumir cine (pescado) exótico y otra muy distinta cometer la insensatez de tomar cine (pescado) contaminado, y encima no enterarse.

Aquí van en cualquier caso los consejos para evitar el anisakis fílmico y seriado:

1) Congelar las películas y series a -20ºC durante al menos 48 horas. Cuidado: no todos los congeladores domésticos alcanzan temperaturas tan bajas, en ese caso hay que prolongar el tiempo hasta una semana, aproximadamente. O sea, no es necesario ir a ver inmediatamente una película o ver una temporada de una serie, a golpe de trending topic o de marketing asfixiante. Espera un poco. Reposa el posible interés de la película. Lee o escucha alguna opinión que te merezca confianza.

2) Comprar el cine en establecimientos y proveedores de confianza. Hay que ver el cine en la sala de cine. O en casa, con una buena copia en DVD, BD, Ultra HD o en plataformas digitales, con una buena pantalla. Pagando el precio justo. No descargando de la página pirata de turno. Y luego, no hay que ver “cualquier cosa”, sino títulos que ofrezcan algún interés, formativo o de entretenimiento, de un director o tema de entidad, tengamos en cuenta que el tiempo es limitado, y hay que aprovecharlo en actividades que merezcan la pena.

3) Descartar películas que huelan demasiado (no están frescas). Hay películas rancias, demagógicas, denigrantes de la persona. Que nos quieren “vender la burra”. No existen las películas inocentes, todas tienen un mensaje, un contenido. Y todos tenemos nuestros valores, y un sentido de lo bueno y lo malo. Quizá hay películas que simplemente son frontalmente contrarias a nuestro modo de ver la vida, y hasta nos parecen perniciosas. No hace falta verlas, por pura moda, porque estén muy bien posicionadas en taquilla u otras razones espurias.

4) Revisar la información de las películas y series para ver si tienen parásitos (en ocasiones se visualizan). El buen ojo u olfato del espectador formado detecta con una reseña, un tráiler u otra información, elementos que pueden maleducar, insistir en estilos de vida que no van con uno, o frivolizar con temas que para nosotros son importantes. Hay que tener sentido de responsabilidad en lo que consumimos.

5) Lavarse las manos después de manipular el cine crudo para evitar contaminar otros alimentos. Si has visto una película o serie horrorosa, compénsalo con el bálsamo de un título indiscutible, clásico, que merece la pena.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE