saltar al contenido principal

Hace unos meses, repasaba en una entrada de este blog los 10 directores de cine más chalados de todos los tiempos. Desde entonces he estado escribiendo con Luis Miguel Carmona nuestro nuevo libro, “James Cameron, el rey del mundo”, a punto de salir a la venta estos días. Tras documentarme acerca del director de Terminator y Avatar, le habría puesto sin ningún género de dudas encabezando aquella lista.libro James Cameron blog

Que conste que me lo ha hecho pasar en grande con sus espectaculares producciones, hasta el punto de que todavía hoy derramo una lagrimita cuando recuerdo el momento en el que la reina Alien se va a llevar a la niña, Newt, en Aliens, el regreso. Pero aparece… ¡tachán! ¡Sigourney Weaver en el robot grúa! Y le dice:

–“Apártate de ella, puerca!”.

¡Momentazo cinéfilo!

portadaPerfeccionista a ultranza, James Cameron tiene mal café; se le podría apodar “el gran dictador”, pues deja a Stalin y Hitler a la altura del betún. Se lleva fatal con todos los que trabajan con él, pues no duda en gritarles y presionarles, aparte de que cada día despide a unos cuantos. Con alguna excepción, actores y técnicos le odian a ultranza, hasta el punto de que uno de ellos, con el que habría mantenido una dura discusión, intentó envenenarle durante el tenso rodaje de Titanic.

Un individuo vertió fencilidina en la comida, lo que produjo que varios miembros del equipo sufrieran intoxicaciones, aunque el realizador logró vomitar antes de sufrir los efectos. 80 personas tuvieron que ser ingresadas en un hospital cercano. La policía investigó quién podría estar tan enojado con el cineasta para haber llevado a cabo semejante intento de asesinato. Había tantos sospechosos, que jamás encontraron al culpable.

En cada jornada de trabajo, los extras y alguno de los actores podían permanecer en el agua ocho o nueve horas, pero ninguno se atrevía a salir, pues corría el rumor de que James Cameron tenía a mano una escopeta para disparar a quien lo intentara. Un día, Leonardo DiCaprio llegó a decirle que no podía más y abandonó el set. El realizador fue detrás suyo y le amenazó con hundirle el dedo en la garganta si no regresaba.

Según pasaban los días, se incrementaba la pasión de James Cameron por los Crunchies, unas barritas de chocolate, rellenas de café y miel. Como las consumía de forma compulsiva, se vio obligado a contratar a un asistente de dirección, con una única tarea: vigilar que no se llevara a la boca más de una chocolatina al día. Un día se comió varias a escondidas, y después le echó la bronca al asistente… ¡por haberle dejado romper el régimen!

fnacExisten más razones por las que lideraría el ranking de locos, pero ya no cuento más… ¡pues al final no vais a comprar mi libro! Si alguien tiene interés por aniquilarme como a Cameron, presentamos el volumen el lunes, 28 de noviembre, en el Fórum de la FNAC, Callao, en Madrid. Será a las 19.00 horas, en un acto en el que también estarán varios de los más destacados autores de la editorial, Diábolo, con sus últimos trabajos.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2016 Contacto