saltar al contenido principal

 

Ya escribimos en este blog sobre esas traducciones de títulos tan locas que a veces ponen en España. Ahora, Walt Disney ha cambiado el de su última producción de animación, Moana, por Vaiana. Argumenta la distribuidora que porque “la marca ya estaba registrada” (una empresa de perfumería se adueñó hace años de ella), pero según ABC porque al parecer corresponde con el nombre de… ¡una estrella del porno! 

También es mala suerte la que tiene la compañía a la hora de estrenar sus productos por estos lares, pues no es la primera vez que ocurre algo así.

En época de vacas flacas, antes de la llegada de John Lasseter, en Estados Unidos la empresa encargó un estudio para explicar por qué sus últimos trabajos habían recaudado menos. No hace falta ser un lince para saberlo, porque eran flojitos, en cuanto mejoraron la cosa ha cambiado mucho. Pero el caso es que el resultado fue que las películas de princesas gustaban más a las niñas, mientras que los niños huían de ellas como de la peste. Así que el film que acababan de rodar en aquel momento, The Princess Frog (La princesa rana), acabó retitulado en España Tiana y el sapo, omitiendo por completo cualquier referencia monárquica.

ice princessOtro largometraje de la casa, pero de imagen real, se llamaba en el original Ice Princess. Aquí se decidieron por… ¡Soñando, soñando, triunfé patinando! Lo que me sorprende es que confiaran en que esta segunda opción tuviera más tirón…

En aquel momento la empresa estaba trabajando en Rapunzel, adaptación del cuento de toda la vida. Ya en Estados Unidos pensaron que ese nombre al fin y al cabo pertenecía a una heredera del trono. Uy, malos presagios. Así que acabó reconvertida en Enredados, desde su país de origen, no fue un cambio nacional.

laputa2El decano de la animación nipona, Hayao Miyazaki, también tiene mal fario cuando sus trabajos llegan aquí. Uno de ellos se conocía originalmente por Kiki, rotado por el más inocente Nicky, la aprendiz de bruja, mientras que Laputa, derivó en el menos malsonante El castillo en el cielo. Me recuerda el infortunado caso del Mitsubishi Pajero, en honor al felino sudamericano conocido como gato pajero, pero que aquí suscitaba risitas, para qué lo vamos a negar, por lo que el automóvil pasó a ser Mitsubishi Montero.

Siempre había creído que en España era el lugar donde peor se traducían los títulos. Pues no, resulta que nuestras cintas corren la misma suerte cuando se estrenan más allá de nuestras fronteras. Este año vi fuera Cuerpo de élite; en los subtítulos en inglés mudaban “Guardia Civil” por “spanish pólice”, para no calentar mucho la cabeza a los espectadores. Ah, y por cierto, la habían rebautizado como Heroes Wanted, no se sabe muy bien por qué.

spanish affairResulta que Ocho apellidos vascos no parecía lo más idóneo para comercializar esta comedia en Estados Unidos, un país donde por su fama era mucho pedir que se supiera qué es el País Vasco, cuando gran parte de la población ignora cuál es la capital de Serbia (en España tampoco, haced la prueba, pero esa es otra cuestión).

Total, que acabó siendo allí Spanish Affair, y punto pelota, o sea ‘lío español’. Los alemanes lo dejaron en Ocho nombres para el amor, en Grecia y Portugal fue Amor a la española.  Me parece especialmente romántico y sentido el título en la antes citada Serbia: “Zbog tebe promeniću prezime”. Por lo visto significa… ¡”Cambiáré mi nombre por ti”!. Como las películas, que nodifican su denominación por nosotros.

heroes wanted

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine