saltar al contenido principal

 

Lo siento, siempre intento moderar mis críticas, e incluso sacar algo positivo de cada película, en la medida de lo posible. Además, recomiendo comprar una entrada para Rogue One, una historia de Star Wars, pues yo que fui a los cinco años al cine a ver La guerra de las galaxias, no me la habría perdido por nada. Pero el film de Gareth Edwards me ha enojado hasta el punto de que acabo de entrar en el Lado Oscuro de la Crítica. A partir de ahora, ‘no prisioners’. Así que he elaborado las diez razones por las que estamos ante el mayor pufo del año.

Por supuesto, no leas este texto si no has visto aún la peli, pues está repleto de lo que tu cuñado o cualquier tío ‘guay’ llamaría ‘spoilers’.

Ahí van:

1. Revivir digitalmente a Peter Cushing, como el gobernador Tarkin, y a una joven Carrie Fisher, en la piel de la princesa Leia, ha sido un error. Técnicamente no está bien hecho del todo, dan miedo, no se mueven como personas normales. Ambos parecen presencias fantasmales, desconectadas del resto de los actores que están a su alrededor.

2. Así a bote pronto no creo que cuadre demasiado con el resto de la saga. Creo recordar que en el primer film que se rodó se alude a que una vez que tienen los planos, los rebeldes los estudian y encuentran un punto débil en la Estrella de la Muerte. Aquí los protas se reúnen con los líderes y les explican que el ingeniero que ha diseñado la estación espacial lo ha puesto ahí aposta, por lo que no hace falta analizar nada.

3. La música de Michael Giacchino queda muy sosa, porque cada vez que resuena, a uno le vienen a la mente los acordes de John Williams, que por suerte salen al final. ¿Por qué no haber usado cortes ya elaborados y punto pelota? Además, qué demonios, un film de Star Wars sin el compositor original es como un domingo sin paella, para qué nos vamos a engañar. Puede faltar George Lucas (de hecho eso es hasta bueno) y todos somos prescindibles en esta vida, pero este genio no.

rogue one forest whitaker4. Incluye la muerte más ridícula de toda la franquicia, la del personaje del pobre Forest Whitaker, caracterizado con un aspecto que da risa. De repente argumenta que está cansado de luchar y no sé qué, no se sabe muy bien por qué oscura razón, y pide que se vayan sin él y le dejen sacrificarse por… ¡Por nada! Da igual que fallezca o no, no despierta ninguna lástima.

5. Darth Vader daba mucho miedito en la secuencia inicial de La guerra de las galaxias, de 1977, entre otras muchas cosas porque no necesitaba ‘ensuciarse las manos’ para acabar con sus enemigos. Ya lo hacían sus soldados por él, y después se limitaba a entrar como Pedro por su casa. ¿Para qué rayos iba a molestarse en acabar por sí mismo con varios soldados imperiales en una escena que dura demasiado y no aporta nada al film?

6. Sobredosis de homenajes. No tiene ningún mérito copiar a mansalva escenas como la del vigía rebelde mientras despega una nave, sobre todo si no aportas después algún plano memorable, con un mínimo de originalidad. Llega un momento en que tantas alusiones no despiertan un mínimo de emoción a los fans.

7. Limitarse a personajes WASP resulta horrible, está claro, pero queda ridículo que se note que se ha estudiado al milímetro qué minorías representar. Por ejemplo los dos actores chinos aparecen para satisfacer al mercado de su país, donde casualmente la saga no ha funcionado tan bien como en el resto del mundo. Y claro es un mercado muy grande, por eso siempre aparece algún chino en Transformers, Iron Man 3, etc.

8. Si estás rodando un film en el que un calamar gigante da órdenes a la gente, por favor… ¡un poco de sentido del humor! O sea, algún chascarrillo funciona, sobre todo cuando K-2SO le pregunta al personaje de Felicity Jones si sabía que el droide imperial que acaba de aniquilar no era él. Pero por lo general el tono serio y trascendente no parece propio de la franquicia.

9. No se define a los personajes. De esta forma, las elaboradísimas secuencias de acción me traen al pairo, las veo desde fuera. No me involucro en el film. El personaje de Diego Luna (que por cierto habla inglés peor que yo, que ya es decir) puede ser definido como el rebelde architípico, y ya está. No sé, inventaos alguna peculiaridad que lo haga un poco único. Y de la prota no se sabe ni a qué ha dedicado su vida desde que era una niña hasta que se une a la Rebelión. Para no hablar de los secundarios, a los que casi ni se molestan en presentar.

10. Lo peor de todo: que se haya rodado un film sobre el robo de los planos de la Estrella de la Muerte no presagia nada bueno. Ahora tengo la impresión de que cualquier frase absurda, o elemento que haya aparecido en alguna de las pelis a partir de este momento es susceptible de dar lugar a su propio spin-off. Saldrán adelante no sólo el film de mafiosos al estilo de El Padrino con Jabba the Hutt que proponía Guillermo del Toro, sino que ya veo el musical sobre el conjunto de la cantina de Mos Eisley tipo Dreamgirls, o la comedia Loca Academia de Stormtroopers. Las posibilidades son infinitas.

(Para leer otros 10 motivos por los que Rogue One, una historia de Star Wars no vale un pimiento, pincha aquí).

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE