saltar al contenido principal

Continúa mi descenso al lado oscuro de la crítica. El bloguero es el único animal que tras tropezar con un linchamiento en redes sociales por uno de sus posts, vuelve a escribir otro en la misma línea. Tras esgrimir 10 razones por las que en mi humilde y siempre discutible opinión Rogue One, una historia de Star Wars aburre a las ovejas, se me han ocurrido otras tantas. Tendría que atarme las manos para no escribirlas. Al menos ya no incordiaré a todos aquéllos que al leer mi entrada prometieron que jamás entrarían de nuevo en decine21 (no, éste tampoco se puede leer hasta que hayas visto la peli).

1. Que los spin-offs de La guerra de las galaxias se vayan a diferenciar de los capítulos oficiales prescindiendo de los característicos rótulos iniciales me parece sintomático de poca creatividad. Inventad algo nuevo, no quitéis un elemento que además se echa de menos (no tanto como a John Williams, pero casi).

2. Que las secuencias de acción se alarguen hasta la extenuación, como concesión a los incondicionales de las consolas, no las convierte en originales ni divertidas.

Rogue One una historia de Star Wars3. Un espectador que desconociere por completo la saga y quisiera verla entera, se la podría saltar sin perderse ningún detalle. No aporta nada, por su propia naturaleza ya se sabe que sí van a robar los planos de la Estrella de la Muerte y ya está. A mí personalmente me hubiera divertido más que no lo lograran, o que mataran con una bomba al Emperador y a Darth Vader, en un final tipo ‘pasando de todo’, como el de Malditos bastardos, de Quentin Tarantino.

4. Se nota que después de terminarla, como obtuvo malas calificaciones en los primeros test-screening tuvieron que reescribir el guión y rodar nuevas escenas. Por ejemplo, como los conejillos de indias se quejaron de que no tenía humor, canta “La Traviata” que los pocos que han añadido están injertados, sobre todo cuando han puesto una voz en off que dice algo así como “soy ciego, no me tapéis la cabeza”.

5. Ya haría falta tener sangre fría para llevar a cabo la venganza de Galen Erso. O sea, matan a su esposa (que sí demuestra que no tiene horchata en las venas), le separan de su hija, pero él se pone como si tal cosa a colaborar con el enemigo, fingiendo que pelillos a la mar, para colarles un punto débil por detrás. Debe ser un psicópata, más aún que el personaje del propio Mads Mikkelsen en Hannibal.

6. A su vez, qué tontos los del Imperio para poner el diseño de la Estrella de la Muerte en manos de uno al que han amargado tanto la vida, sin sospechar nada, ni pedir a otros ingenieros que revisen después todo, por si acaso.

7. Para conseguir un film más oscuro que el resto de la saga no basta con una fotografía menos iluminada. Es más complicado que eso, sobre todo si partes de un tono pueril cercano a los spaghetti-westerns más cutres.

8. Los rótulos iniciales de lo que va justo a continuación, o sea el Episodio IV, explican “Nos encontramos en un período de guerra civil. Las naves espaciales rebeldes atacando, desde una base oculta, han logrado su primera victoria contra el malvado Imperio Galáctico. Durante la batalla, los espías rebeldes han conseguido apoderarse de los planos secretos del arma total y definitiva del Imperio: La Estrella de la Muerte”. ¿En serio lo que se ve al final de Rogue One, una historia de Star Wars se puede considerar una victoria militar? Muy metafóricamente. ¿Y los protas son espías?

Donnie Yen9. ¿Cómo es posible que hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana se conociera el noble arte del kung fu? Se ve que no tiene sentido fichar a Donnie Yen sin que realice una exhibición de artes marciales, que al fin y al cabo es lo mejor que sabe hacer. El hombre está contenido toda la peli hasta su secuencia final, donde ya se desata.

10. ¿Alguien en la sala no adivinó cómo había bautizado el personaje de Mikkelsen a su archivo minutos antes que los protas? Hasta había gente que se lo soplaba a gritos desde el patio de butacas: “¡Stardust! ¡Stardust!”. Es lo que tiene que antes repitiera tanto el apodo de marras de forma sospechosa. En general, en la ‘emotiva’ relación paterno-filial los guionistas debían estar opositando para el próximo anuncio fácilmente conmovedor de la Lotería Nacional de España. El doblaje desata la risión absoluta porque se ha traducido el dichoso mote por “Estrellita”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2016 Contacto