saltar al contenido principal

Este año en la muestra tenemos entre los espectadores a una embarazada. Nuestra anfitriona, Leticia Dolera, ha estado muy acertada al dárnosla a conocer, pues se teme que con tanto susto en la pantalla rompa aguas en medio de alguna proyección, así la platea podrá dejarla paso con rapidez. No, no es buena idea seguir el consejo de uno de los asistentes, que propuso a voz en grito que si nace allí la niña (porque ya sabemos hasta el sexo) que se llame SyFy. Odiará a sus progenitores y con razón.

La 14ª edición ha comenzado con garra, pues en la inauguración se proyectó Logan. Hugh Jackman encarna a un Lobezno más cascado y quemado de lo habitual, pero lo cierto es que esta especie de western crepuscular, con bonito homenaje a Raíces profundas, y muchos robos de Mad Max funciona muchísimo mejor que las dos castañas precedentes sobre el personaje. A la tercera va la vencida.

47 Meters DownEn 47 Meters Down el actor Matthew Modine habla en español tan bien como yo el arameo, vamos, que deja claro que no nació en Chamberí. El arranque prometía poco, con una chica que durante unas vacaciones en México decide que para animar un poco a su amiga con ataque de llorera por lo canallas que somos los tíos, nada mejor que... ¡emborracharla y meterse con ella en una jaula para avistar tiburones! Pero luego el film crea bastante tensión; buena peli de escualos, parecida a la reciente Infierno azul.

Adoro al coreano Yeon Sang-ho, y sobre todo su película Train to Busan, de lo mejor del cine fantástico reciente. Pero me ha decepcionado Seoul Station, complemento de la primera en una mezcla muy rara de animación tradicional y 3D, que no acaba de resultar natural. Tiene buenas intenciones al tratar de meter crítica social en un film de zombies, pues habla de indigentes y de mujeres obligadas a ejercer la prostitución, pero la verdad es que resulta un poco patético el hombre desesperado tratando de convencer a su novia de que se acueste con señores... ¡para poder pagar el alquiler! “Venga, sólo uno más. ¡Mañana me busco un trabajo”. La verdad es que provocaban la risa del respetable, que lo pasó fenomenal, sobre todo con un giro final propio de culebrón.

Si os digo la verdad cuando mejor me lo he pasado en la Muestra SyFy ha sido con la proyección de Worry Dolls, traducible como 'las muñecas quitamiedos'. No, si la veis en cualquier otro sitio, no aguantáis ni diez minutos. Pero aquí provocó el paroxismo. Un ejemplo, comienza con un desquiciado persiguiendo con una especie de taladradora gigante a una pobre desdichada. Ésta se topa con el policía interpretado por el actor más soso y con menos pinta de duro que os podéis imaginar, que dice “no se preocupe señorita. Ahora conmigo está a salvo”. ¡Carcajadas generalizadas! Ya intuíamos que el agente iba a durar dos segundos de metraje. La cinta parecía concebida especialmente para este evento anual, pues no faltó el plano ultratípico de la luna llena, el primero de este año, recibido, como cabía esperar, con un fuerte aplauso.

Anteriormente:

La excelente programación de la 14ª Muestra SyFy de Madrid: ¿nos hemos vuelto todos locos?

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine