saltar al contenido principal

Cierto, un desquiciado fue expulsado durante una proyección por molestar a una espectadora. Lamentable; no había ocurrido nada igual en 14 años de Muestra SyFy. A pesar de este incidente aislado, ha sido una de las ediciones más divertidas, gracias al público, en su mayoría aficionados al fantástico sanos y divertidos, que recuperan la sensación de que el cine, un espectáculo divertido, se disfruta mucho mejor en buena compañía.

De hecho Leticia Dolera aclaró que una de las salas de arriba del madrileño Cine de la Prensa estaba destinada a aquellos que desearan disfrutar de la proyección al estilo purista de Carlos Pumares, sin comentarios en voz alta, y demás. Nada que objetar, aunque en mi fuero interno me pregunto, ¿entonces los que van ahí a qué vienen? ¡Que se vayan a la Filmoteca Española! Porque un film tan retorcido como Crudo, donde una chica vegetariana que estudia en la universidad al probar la carne se convierte en caníbal, puede ser bastante duro sin el despiporre que se montó en la sala cuando se come el dedo de su hermana, y otros momentos gloriosos.

Your Name Muestra SyFyLa ya de por sí entretenidísima Kong: La isla calavera, que viene a ser una repetición de la fórmula de Jurassic World, pero con el gorila gigante, también ganaba si cabe con el respetable entregado, vitoreando al legendario monstruo cada vez que salía. No hubiera sido lo mismo el divertido anime japonés Your Name sin las risas y los comentarios maliciosos ante las reacciones impúdicas del protagonista cuando su mente se ve transportada al cuerpo de una chica. También salía ganando la correcta I’m Not a Serial Killer, sobre un joven de una familia de enterradores diagnosticado como sociópata, que trata de no convertirse en asesino en serie. Un ejemplo, al aparecer en los títulos de crédito Christopher Lloyd recibió una cálida ovación, signo de que los que estábamos allí no olvidamos al doctor de Regreso al futuro. ¡Estamos entre almas gemelas!

Por contra, ni acompañado deja de ser decepcionante el film sobre la invasión de la privacidad The Good Neighbour, donde unos adolescentes llenan de cámaras la casa de su vecino antipático, sin darse cuenta de que el personaje está interpretado por James Caan, el temible Sonny Corleone de El padrino. ¡Hay que echarle pelotas! Se supone que van a hacerle creer que la casa está encantada, pero al final sólo le molestan un poco, con una puerta que se abra sola, y llamando a la policía para que vaya a su casa. El giro final tampoco sorprende mucho.

payasoMe escapé del western Stop Over in Hell, porque Víctor Matellano no me la pega otra vez, tras las inenarrables Wax y Vampyres (después me enteré de que fue abucheadísimo por los que se mantuvieron despiertos). Juro por Dios que nunca volveré a ver nada que haya dirigido. Sin embargo, alguien me comentó que debía ver 31, porque “por fin era la buena de Rob Zombie”. Así que a regañadientes me quedé. ¡Grave error! Otra vez sádicos payasos asesinos escabechando de la forma más violenta posible a los protagonistas, un grupo de personajes sin ningún elemento con el que los espectadores puedan empatizar. Y de nuevo nos restriega a su atractiva esposa, la señora Zombie, ligerita de ropa. Rob, de verdad, te lo digo como amigo: ¡Deja ya el cine!

En suma, han sido cuatro días muy divertidos, en los que hasta Leticia Dolera ha casado simbólicamente a dos friquis habituales de la muestra, un informático y una doctora en Comunicación Audiovisual nada menos. Y eso que la última vez que vimos a la actriz en una boda, en [Rec] 3 Génesis, los novios pasaron bastantes apuros… ¡esperemos que no sea una mala señal!

Pobre de mí, pobre de mí. Ha acabado la muestra de cine freak. ¡Pero ya queda menos para la del año que viene!

Anteriormente:

La excelente programación de la 14ª Muestra SyFy de Madrid: ¿nos hemos vuelto todos locos?

¡Logan nos encandila y vamos a tener una ahijada!

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine