saltar al contenido principal

 

A estas alturas uno ya está curado de espanto en lo que se refiere a producciones audiovisuales extranjeras que se ambientan en España.Sin embargo, creo que no estaba preparado para lo que me esperaba cuando me puse el sexto capítulo de La princesa blanca (The White Princess), miniserie basada en la novela de Philippa Gregory, que acaba de estrenar HBO.

El que la conozca sabrá que cuenta la historia de Elisabeth de York, que se casa con el rey de Inglaterra, Henry Tudor, tras la Guerra de las Dos Rosas. En esta entrega, ambos viajan a España, para entrevistarse con los Reyes Católicos, con el objetivo de comprometer a la hija de éstos, Catalina de Aragón, con el suyo, Arturo, príncipe de Gales.

Se perdonan ciertas licencias. Pero no deja de sorprender que un rótulo indique que el encuentro tiene lugar en la Alhambra de Granada, cuando gran parte de los espectadores, sobre todo españoles, reconocerán claramente que en realidad se trata del Alcázar de Sevilla, sin que se haya tratado de disimular nada.

Nada más llegar, suena música 'typical spanish', a cuyo ritmo la niña les recibe ejecutando una estrambótica danza que llama mucho la atención, donde gira dando palmas, mientras toda la corte le acompaña formando un singular cuerpo de baile. Imagino que sus creadores habrán pensado que se trata de flamenco, pero en realidad parece la coreografía de un inglés borracho a las 5 de la mañana en Benidorm.

RossyA continuación se descorre un velo tras el que aparece Isabel la católica. Pero a ésta la interpreta nada menos que Rossy de Palma, chapurreando inglés, y con expresión intransigente. “Hablemos castellano”, exige a sus invitados, para después proponerles eliminar a los dos pretendientes que ya tiene la princesa. ¿Seguro que Pedro Almodóvar no ha rodado esta escena? ¡Sólo falta que Juana La Loca cambie de sexo!

Recuerda a las falleras quemando imágenes junto a un cortijo de Barcelona en una procesión de Semana Santa de Misión Imposible II. O al legendario episodio de los vascos, latinoamericanos con txapela en un episodio de McGyver, donde Bilbao se distinguía por sus plataneros. “Los montañeros vascos desde tiempos inmemoriales luchan contra Francia y España”, explicaba el protagonista. “De vez en cuándo secuestran a algún ciudadano americano que tenga la mala suerte de pasar por allí”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto