saltar al contenido principal

Cuando inicié mi carrera de periodista de cine pensaba que las estrellas de ahora eran como las de antes, que decían cosas brillantes. “En Hollywood te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma”, comentó una vez Marilyn Monroe. “La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza sino que además te ponen anuncios publicitarios de las pastillas que nos aliviarán”, dijo la gran Bette Davis sobre la caja tonta. Sí, fue la misma que desveló aquello de “Me he acostado con todos los actores masculinos de MGM menos con Lassie”.

Pero a medida que he ido entrevistando a divos de hoy en día, concluyo que casi siempre habría sido mejor quedarse con la imagen que dan en pantalla. Todavía recuerdo mi primer encuentro con Harrison Ford, ídolo absoluto de mi infancia; nadie quedaba como él delante de la cámara, pero en persona parecía un granjero de Iowa, con poco que decir, pues contestaba con monosílabos, poniendo cara de que estaba deseando volver a su habitación del hotel con su pareja, Calista, que andaba por ahí.

Algunos deberían hacer caso a Mark Twain, que dijo aquello de “Es mejor tener la boca cerrada y parecer tonto… ¡que abrir la boca y despejar las dudas!”. Aunque me encanta como actriz, es guapa, canta, y además le encanta España, reconozco que Gwyneth Paltrow se ha trabajado a pulso su fama como reina de los bocazas del Séptimo Arte. Era una superestrella… ¡hasta que abrió la boca! “Un día fui a hacer senderismo y sinceramente pude escuchar a las rocas decir ‘Tú tienes las respuestas. Tú eres tu propia maestra’. Y pensé que estaba teniendo una alucinación auditiva”, comentó en una ocasión. Pues bien, sí que estaba teniendo una alucinación auditiva (o había bebido unas copas de más). “Si vienes a Los Ángeles olvídate de estudiar cada estrella del paseo de la fama o de tostar tu cuerpo bajo el sol de Venice Beach”, recomendó a sus seguidoras en su web, Goop, que muchos leen para mondarse de risa. “En lugar de este turisteo, debéis aprovechar su estancia en la ciudad californiana para haceros una limpieza vaginal con vapor en Tikkun Spa”.

winonaryderPero la hija adoptiva de Talavera de la Reina no se queda sola en Hollywood a la hora de decir barbaridades. “Me encuentro mejor que nunca cuando soy feliz”, explicó Winona Ryder, en un ataque de profundidad filosófica. "Fumar mata. Si mueres, pierdes una parte muy importante de tu vida", comentó Brooke Shields durante una entrevista sobre una campaña anti tabaco. “Cuando perteneces a la Cienciología y pasas con el coche junto a un accidente de tráfico…”, detalla Tom Cruise, “sabes que tienes que hacer algo, porque eres el único que puede ayudar realmente”. ¡Sustituyamos a la Guardia Civil de Tráfico y a los enfermeros por cienciólogos!

"No he cometido ningún delito. Lo que hice fue no cumplir con la ley", exclamó Jennifer López, sin duda una autoridad en materia de Derecho. ¡Sigue asegurándote el culo porque como tengas que ganarte la vida con el coco! “No es la contaminación la que está dañando el medio ambiente. Son las impurezas que hay en nuestro aire y en nuestra agua las que lo están haciendo", explicó una ilustrada Pamela Anderson, que se hizo famosa por el tamaño no precisamente de su cerebro.

Muy sensible a la hora de intervenir en películas sobre la discriminación racial, como Precious o El mayordomo, pero la cantante medio afro Mariah Carey tiene menos sentido de la solidaridad que Darth Vader. "Cada vez que veo en la tele a esos pobres niños hambrientos del mundo, no puedo sino llorar”, declaró. Hasta ahí muy bien… ¡pero atención al motivo! “Quiero decir que me encantaría estar igual de delgada; pero no con todas esas moscas y la muerte y todo eso”. Otra diva del pop que trata de triunfar en cine, con películas como Burlesque, Christina Aguilera, demostró ser toda una experta en el Séptimo Arte. “¿Dónde se celebra este año el Festival de Cannes”, preguntó una vez. Y se quedó tan ancha. Igual se lió porque el Rock in Rio se celebraba... ¡en Arganda!

Cuando algunas estrellas de Hollywood hablan, sube el pan. En todo caso soy positivo. Podría haberme tocado ponerle el micro a jugadores de fútbol. O peor aún… ¡a políticos!

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto