saltar al contenido principal

  

Quisiera repetir el día de ayer una y otra vez, como si fuera el Día de la Marmota. ¡Grata jornada de inicio de la quinta edición de Nocturna, Festival de Cine Fantástico de Madrid!

perro darkness risingNo empezó bien la cosa, para que vamos a engañarnos. Comencé con Darkness Rising, de la sección Dark Visions, donde una joven regresaba con su novio y su prima a la mansión encantada donde su madre se volvió loca cuando ella era pequeña y casi logra asesinarla, un sitio asediado por perros satánicos, y repleto de muñecos diabólicos. Expone esta trama con tanta seriedad y solemnidad que el público friki se mondaba de risa. Por lo visto hubo un problema técnico que impidió que se pudieran proyectar los subtítulos en español, pero confieso que no me di cuenta, pues, ¿había diálogos? ¡Todo eran secuencias sangrientas gore!

Feliz dia de tu muerteA continuación, Nocturna 2017 remontó bastante, con Feliz día de tu muerte. Quizás sea el film con mayor caradura que haya visto en mi vida. Imaginad que rodamos un largometraje sobre un grupo de gente que no pudiera salir de su casa, y que un personaje dijera “esto me recuerda a El ángel exterminador”, pues eso mismo con Atrapado en el tiempo, pero en clave de cine de terror. Al filo del mañana también la copiaba, en tono de ciencia ficción, pero con más sutilidad, mientras que la versión italiana, Un día sin fin, al menos pasaba la acción a Tenerife. En cualquier caso, no sólo desata carcajadas, también tiene cierta tensión e intriga. Lo pasamos pipa.

Dirige Christopher B. Landon, hijo del entrañable actor de La casa de la pradera, lo que me devolvió un poco a mi infancia. Pero lo que realmente me retrotrajo a aquellos años fue el sentido homenaje del certamen al gran Chicho Ibáñez Serrador, director de dos de las grandes cintas de terror españolas, ¿Quién puede matar a un niño? y La residencia, en un acto presentado por el director del evento, Sergio Molina, hijo del ya fallecido Paul Naschy. Me tocó la fibra, pues posiblemente no estaría escribiendo este blog sobre cine fantástico, ni publicaría libros sobre el género, de no ser por Mis terrores favoritos, que se emitió entre 1981 y 1982 (hubo otra tanda en 1994).

Ahora es cuando cuento la batallita que me hace sentir anciano, y que los más jóvenes ni siquiera entenderán. En ese programa del UHF (os juro que antes La 2 se llamaba así, hace mil años, pronúnciese "el uachefe") pude descubrir joyas como El increíble hombre menguante, que me dejó impresionado (hoy me parece ingenua pero encantadora), Drácula, con Christopher Lee, y muchas más. Un día anunció que iba a proyectar el film más terrorífico de todos, difícilmente soportable… Cuando empezó resultó que se trataba de la tronchante Agárrame ese fantasma, con Abbot y Costello, ya que se trataba de una inocentada. Al día siguiente, en todo el país no se comentaba otra cosa.

mis terrores favoritosRecuerdo que siempre contemplaba entusiasmado la presentación, donde Chicho se convertía en la versión patria del Maestro del Suspense, en Alfred Hitchcock presenta, mezclado con el Rod Serling de The Twilight Zone, así que adelantaba parte del argumento con mucho humor negro, mientras perseguía a una chica con motosierra o bebía sangre. Qué recuerdos aquellos. Pero atención, después llegaba el suspense, sobre todo porque cuando empezaban los títulos de crédito, de repente, podrían llevar sobreimpresos… ¡dos rombos! Horror, pero de verdad, eso significaba que mis padres me mandaban a la cama (tenía 9 años).

Acostado, la experiencia era peor, ya que escuchaba parte del truculento sonido, lo que activaba mi imaginación, así que Los crímenes del museo de cera fue para mí mucho más dura. Si escuchaba gritos, mi mente trataba de explicar sus espeluznantes causas(luego de mayor la he visto, y no era para tanto). Lo mejor del ritual, venía al día siguiente. Por aquel entonces no existían plataformas digitales, canales de streaming, ni blu-rays… así que todos los niños en el cole habíamos visto lo mismo, nos lo contábamos, y hasta imitábamos aquellas inolvidables peleas de artes marciales de Kung Fu contra los siete vampiros de oro, otro de los títulos emitidos.

Por eso se me puso la piel de gallina cuando el auditorio puesto en pie le dedicó una larguísima ovación al maestro, ya muy envejecido, enfermo, en silla de ruedas, pero que cogió el micrófono, para que pudiéramos comprobar que mantiene su voz penetrante, y su peculiar sentido del humor. “No sabía que tenía que hablar; si lo sé, hubiera redactado unas pocas líneas para fingir que improvisaba”. Muchas gracias, crack.

 

 

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto