saltar al contenido principal

 

Alerta cobraHemos comentado en este web alguna vez los tópicos de la ficción audiovisual. Si eres un espectador un poco veterano, ya te hueles que si aparece el padre o la madre del prota, le avergonzará, y que si éste pone la tele… ¡estarán hablando de él justo en ese momento! Por supuesto, los coches accidentados tras una persecución… ¡siempre explotan! Al menos tienen el detalle de hacerlo cuando los personajes ya están a salvo, algo es algo.

la que se avecinaAbusan sobre todo de ellos las sitcoms, casi siempre previsibles, más todavía si son españolas. Si un personaje lleva mucho tiempo deseando besar a alguien, cuando esté a punto de conseguirlo, le interrumpirán. Una prueba, imagina que ves una telecomedia nacional, donde alguien va a ponerle un somnífero en la copa a otro individuo. ¿Qué ocurrirá? Exacto, todos los espectadores sabemos que la intercambiará con la suya por error, y que acabará bebiéndosela él.

Así lo pone de manifiesto un popular spot que se repite por la tele estos días, que precisamente propone como alternativa una de las nuevas producciones, en la que en teoría no se sabe qué va a pasar. Pienso que una de las bazas de la actual moda de las series consiste precisamente en que las actuales, al menos las mejores, han sabido romper clichés, resultan frescas. Pero no pueden evitar caer en algunos, repasamos los más evidentes.

Los 10 tópicos más frecuentes de las series de moda

Juego de tronos1. Nunca tendrías como amigo a uno de los protagonistas de ninguna serie moderna. Se acabaron los héroes y galanes de cuento del pasado, cuando como mucho se colaba entre los personajes principales algún que otro canalla que en el fondo tenía buen corazón. Ahora triunfa Frank Underwood, un tipo retorcidísimo capaz de asesinar o de vender a su madre para llegar a presidente, Don Draper, machista con problemas con la bebida sin escrúpulos para ponerle los cuernos a su mujer Para no hablar de Juego de tronos, donde los buenos son minoría, y tienden a morir rápido, o Dexter, que tenía el pequeño problemilla de ser un psicópata. Mi heroína favorita sería Carrie Mathison, de Homeland, título que adoro, pero resulta ser una bipolar que se vuelve odiosa y horrible si no toma la medicación.

2. Si pasa algo muy extraño, como que al protagonista de repente le salga todo bien, siempre será un sueño. Ese momento en el que el personaje entra en el despacho de su jefe y le planta cara diciéndole lo que verdaderamente piensa de él, ya sabes desde el minuto uno que no va a ser real. En los últimos años han disminuido este tipo de secuencias, se nota mucho el truco, así que los espectadores se ponen nerviosos. Pero aún así de vez en cuando cae alguna.

3. Las conversaciones telefónicas siempre se entienden en su totalidad escuchando sólo a uno de los que hablan. En la vida real nunca sería así, o sea que si oyes a un amiguete que debate con el móvil con alguien, posiblemente no te enteres de nada. Por supuesto, como es tradicional en la pantalla los personajes nunca se despiden de su interlocutor, cuelgan sin más.

4. En algún momento determinado los personajes no tendrán ganas de salir al exterior. En muchas ocasiones, los productores se quedan sin presupuesto antes de finalizar la temporada, por lo que se impone recurrir a lo que se denomina “episodios botella”, aquellos rodados con el menor presupuesto posible, lo que suele implicar prescindir de cambios de decorado y de actores invitados. Curiosamente, esto tiende a incentivar la imaginación de los guionistas, que han logrado algunos memorables, recuérdese el del restaurante chino, donde los personajes de Friends no conseguían una mesa, o el celebérrimo de la mosca, de Breaking Bad.

5. Si no dices palabrotas cuando hablas, no eres nadie. En las series por cable o streaming se impone aprovechar que no estamos en la televisión pública, muy limitada a ese respecto, así que nadie puede hablar con corrección. Ni los niños ni las abuelas abren la boca sin soltar tacos a mansalva. Esto dio lugar a la legendaria secuencia de The Wire, donde McNulty y Bunk dan con la clave de un asesinato utilizando únicamente la palabra “fuck” y derivados (muy ingenioso todo, sin duda).

6. Nunca acertarás a la primera. Si eres médico como House, tus primeros diagnósticos no funcionarán, darás con lo que le ocurre cuando el paciente esté a punto de morir. Los policías de CSI siempre van a interrogar primero a sospechosos que jamás resultan ser el asesino, éste tiene que aparecer al final del todo.

Don Draper Mad Men7. Que corra el alcohol y las drogas. Los abstemios son aburridos, molan mucho más los publicitarios de Mad Men, que tenían un mueble bar en cada despacho. Para no hablar del drogata Jesse Pinkman.

8. Siempre tendrás una animada vida sexual. Los ejecutivos de las plataformas de pago están convencidos de que sus suscriptores pagan en busca del sexo que no encuentran en las cadenas públicas. Así que no les vale ningún personaje central poco fogoso que no sea un mujeriego, o mejor si tiene la oficina en un local de strippers, como Tony Soprano.

9. Los ex novios siempre traen problemas. En televisión tienen la mala costumbre de aparecer siempre en el momento en que más feliz estás con tu pareja actual, vaya por Dios. Por supuesto donde hubo fuego quedan rescoldos, pero mucha tranquilidad, es más que sabido que al final te darás cuenta de que merece mucho más la pena tu churri de ahora. Es más, la tentación finalmente sólo servirá para reforzar los vínculos con la legítima.

10. Cuando te encuentras por casualidad a alguien a quien no ves desde hace muchos años, siempre quedarás con él a cenar esa misma noche. Curiosamente no hablas nunca de él (pues los espectadores le desconocen por completo aunque estemos en la sexta temporada), pero no sólo habéis compartido muchísimas cosas en el pasado, sino que ha sido clave en tu vida. Desconfía siempre, pues ese tipo que fue un padre para ti siempre tenderá a ser ahora un corrupto o depredador sexual.

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto