saltar al contenido principal

 

Hablando con un compi de la facultad sobre cine, cuando menciono a Gary Oldman responde. “Ah, sí, Sirius Black”. Sin ánimo de poner a caldo a la saga de Harry Potter, y aclarando que la tercera entrega, donde aparece por primera vez ese personaje es lo mejor de las pelis, que por norma general no llegan ni de lejos a la altura de los libros, debo confesar que me descolocó un poco su comentario.

Sirius BlackNo sé, como si alguien al escuchar el nombre de Marlon Brando hubiera dicho algo así como “me suena, ¿ése no fue el padre de Superman?”. O si al recordar al gran Bob Hoskins se apuntara que hizo de Super Mario Bros (lo que hay que hacer para comer), o se piensa que Anthony Hopkins merece pasar a la posteridad como Odín en las películas de Thor.

draculaY es que este extraordinario actor perdió tanto peso para encarnar a Sid Vicious, líder de Sex Pistols, en Sid y Nancy, que le tuvieron que hospitalizar, resultó inquietante pero también caballeroso o se transformó en anciano repulsivo en Drácula, de Francis Ford Coppola, y daba tanto mal rollo como el psicópata de León el profesional que la entonces niña Natalie Portman declaró que “No fue muy difícil trabajar con él, lo hacía tan bien que no tenía ni que interpretar para asustarme al verle”. Engordó hasta tener barriguita para ser el George Smiley de John le Carré en El topo, pues el personaje es un gris funcionario, antítesis de otros espías como James Bond. “Me preparé para el papel comiendo patatas fritas y hamburguesas. El problema fue quitarse los kilos”. Sorprendía sobre todo como el comisario Jim Gordon en la saga de El caballero oscuro, porque demostró… ¡que también puede interpretar a personajes normales!

Ahora ha ganado el Globo de Oro merecidamente, y se llevará el Oscar, por El instante más oscuro, una peli que os recomiendo. No, no me he vuelto loco, soy consciente de la sobredosis de actores interpretando al mandatario británico más ilustre, tras The Crown, donde le interpretaba un inmenso John Lithgow, y Churchill, con otra increíble transformación, esta vez por parte de Brian Cox.

Pero esta cinta redonda se centra en otro período distinto, cuando toma posesión como primer ministro, le mete cera a los políticos más preocupados por su cargo que por el pequeño detalle de la invasión de Adolf Hitler, tiene un guión brillante, y está dirigida por Joe Wright, el hombre que se mondaría de risa viendo Dunkerque, porque él resumió toda la evacuación de las tropas aliadas en un único plano secuencia, en Expiación.

Aún recuerdo con terror a Gary Oldman transformado en Mason Verger, millonario que había logrado escapar con la cara desfigurada cuando Hannibal Lecter se lo estaba merendando, en Hannibal. Hizo un trabajo tan brillante que pocos espectadores se dieron cuenta de que era él, también porque para desconcertar más, en la versión de cines ni siquiera aparecía su nombre en los títulos de crédito.

HannibalRecuerdo unas declaraciones del especialista en maquillaje de esta cinta, Greg Cannom, para The Guardian. Como otros representantes de su gremio se sentía feliz cuando se enteró de que iba a trabajar con este actor, que deja que experimenten con él todo tipo de perrerías, o sea que podía ir con él más allá que con cualquier otro. Pero cuando se encontró con Gary Oldman, éste superó todas sus expectativas. Lo primero que le dijo fue “Oye, he pensado que no quiero tener labios, ni mejillas y me puedes estirar el párpado y graparlo para tener un aspecto más horrible”. Le dejó de piedra. "Quedó realmente desagradable. Estuve mostrando fotos de Oldman como Verger y todos simplemente dijeron 'Dios mío', y salieron escopetados, lo que me hizo muy feliz".

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto