saltar al contenido principal

Mazinger Z tiene la culpa de que me dedique profesionalmente a comentar libros y películas. Fue la primera serie que recuerdo haber seguido con pasión; tenía 6 años pero me quedé anonadado con el primer episodio. Hasta el título se me ha quedado grabado, “El nacimiento de un robot milagroso”, pese a que no lo he vuelto a ver.

El personaje creado por Gô Nagai apasionó a la chavalería de la época, aún recuerdo que repetíamos todos la icónica frase: “¡Puños fuera!”. Pero las Fuerzas del Mal nunca descansan, así que topamos con la ley del Ampa, ya que las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos se aburrían. Por aquel entonces no existían los grupos de whatsApp para incordiar a sus miembros, así que se dedicaron a protestar porque según ellos la serie tenía contenidos violentos, ¡ni que fuera Juego de tronos! O sea, que les parecía estupendo que nos torturaran mostrándonos a un chavalín que perdía a su mamá, lo peor que le puede pasar a un niño... Eso no generaba ningún problema. Sin embargo, unos muñecos que casi ni se movían lanzando puños al aire les parecían brutales. ¡Vaya por Dios!

Como resultado, RTVE se vio obligado a detener la emisión cuando aún quedaban muchos capítulos. Creo que cortaron en lo más interesante, pues aún me recuerdo a mí mismo pasándolo fatal, ya que dos brutos mecánicos del Doctor Infierno habían robado la Aleación Z, con la que estaba fabricado Mazinger, por lo que el maquiavélico individuo podía por fin construir adversarios que pudieran con él. Quizás mi memoria haya distorsionado los datos con el tiempo, no me he molestado en comprobar nada. Nunca supe qué había ocurrido después, así que me quedé traumatizado.

mazinger z infinity 37193 g1Eso explica por qué soy así y por qué escribo estos artículos tan frikis.

La semana pasada se estrenó en España Mazinger Z Infinity, largometraje que recupera a los personajes. Nos han dejado algún comentario en decine21 de personas más o menos de mi edad, quejándose de la poca difusión del film, pues se ha visto en pocos cines del territorio nacional.

Me hizo cierta ilusión reencontrarme con los protagonistas, sobre todo al sentirme identificado con el protagonista, Koji Kabuto, que pese al tiempo transcurrido aún no se ha decidido a sentar la cabeza. Pese a su noviazgo con Sayaka, no ha pasado por la vicaría, y eso que su hermano pequeño, Shiro, que era un enano en la serie original, sí que se ha casado y está a punto de ser padre.

Sin embargo, Mazinger Z Infinity resulta bastante decepcionante, traiciona el espíritu del original, mucho más sencillo, para derivar a la ciencia ficción nipona más pretenciosa, metiendo alusiones a dimensiones paralelas y conceptos poco claros. Acaba aburriendo a las ovejas.

¿Mejor quedarse con el recuerdo? Puede ser; este caso me recuerda al día en el que volví a comprar un helado Drácula, que recordaba como un producto enorme, que al ser mordido te dejaba perdido de sangre, en realidad crema de fresa. Ahora resulta ser un polo de tamaño minúsculo, o lo han cambiado o el cerebro humano tiende a mitificar el pasado.

Los agraviados por lo ocurrido en 1978, a ver si nos podemos unir. Quizás podamos acabar con el Ampa por evasión de impuestos, al estilo Al Capone.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto