saltar al contenido principal

 

Seguro que te ha ocurrido más de una vez. Te pones a ver una película supuestamente seria, que sin embargo cae en el esperpento, con situaciones bochornosas que desatan carcajadas, sin que los directores lo pretendieran. ¡Y te resulta imposible contener las risas!

Confieso que me pasa, sobre todo con las absurdas cintas de acción de Jason Statham, y con producciones de monstruos absurdos como Pirañaconda. No quiero ni pensar en la pendiente de estreno The Meg, con este divo enfrentándose a un escualo gigante. ¿Cómo hará para arrear sus patadas al depredador bajo el agua? ¿Se quitará la camisa como es habitual durante el combate para complacer a sus fans femeninas?

En espera del jolgorio que promete tan bizarro blockbuster, que el mundo espera como agua de mayo, recopilo las que para mí son las 10 secuencias más involuntariamente ridículas de la Historia del Cine.

Tiburon la venganza1. La muerte del escualo en Tiburón, la venganza

Espantosa cuarta entrega de la saga iniciada por Steven Spielberg, donde la criatura, cuando intuye que va a morir, saca la cabeza fuera del mar y gruñe. Ignoro si existe alguno que haya hecho eso alguna vez, pero lo dudo bastante, si a mí me asesinan no creo que meta la cabeza bajo el agua para gritar.

howard el pato2. Howard el pato en Guardianes de la galaxia

Guardo un recuerdo nefasto de Howard... un nuevo héroe, de lo peor de George Lucas, con su infame secuencia de sexo, entre el muñecajo de plástico y la protagonista femenina, que se intuye a través de sombras. Pero peor fue ir a ver Guardianes de la galaxia y quedarme a los títulos, para las habituales escenas post-créditos, esperando una asombrosa revelación del futuro del universo Marvel. Para mi desesperación, después de 12 minutos de espera aparece el palmípedo de marras. Más perplejo que yo se habrá quedado quien no conozca al personaje.

50 sombras mas oscuras3. La totalidad de Cincuenta sombras más oscuras

En realidad, resulta complicado decantarse por uno solo de los momentos estúpidos que nos regala la trilogía. Pero puestos a escoger, me quedo con el momentazo en el que a Anastasia Steele le nombran jefa de la división de ficción de una importante editorial, porque ésta pertenece a su noviete, el millonario Christian Grey. Organiza una reunión con el personal, pues todos andan preocupados porque han bajado las ventas. Según comentan, no saben si reducir la producción. Pero la muchacha tiene un plan genial. “No, hay que expandir el negocio. Podríamos buscar escritores jóvenes que hayan tenido más de 50.000 visitas en internet ayer”.

Qué gran idea. ¿Cómo es que a nadie se le ha ocurrido antes?. Uno de los interlocutores tiene sus dudas. “¡Los éxitos de internet no se convierten en ventas impresas!”, grita. “Pero, ¿y si lo hicieran?", se pregunta otro. No, no pude escuchar el resto por las carcajadas de la gente de la sala y porque se pusieron a aplaudir la impulsiva inocencia de la protagonista.

Alicia Silverstone Crueles intenciones4. La defensa de los emigrantes de Alicia Silverstone, en Fuera de onda

A Donald Trump no le gustará mucho el momento del film en el que un profesor pregunta si a todos los refugiados se les debe dar asilo en Estados Unidos, porque los habitantes de Haití necesitan ayuda. El personaje de Alicia Silverstone contesta “Es como cuando tuve esta fiesta en el jardín para el cumpleaños de mi padre, ¿cierto? Pedí confirmar porque era una cena. Pero vino gente que no confirmó. Entonces estaba totalmente molesta. Tuve que arrastrarme hasta la cocina, redistribuir la comida, meter como sea más lugares en la mesa”, explica. “Pero para el final del día fue como ‘cuantos más, mejor’. Y entonces si el gobierno tan sólo pudiese ir hasta la cocina, acomodar algunas cosas, ciertamente podríamos tener una fiesta con los haitianos. Y puedo por favor recordarles que no hay cartel de ‘reservado’ en la Estatua de la Libertad”. Las frases fueron usadas en pancartas de manifestaciones contra el actual presidente de Estados Unidos.

Independence Day5. El discurso del presidente en Independence Day

Cualquier fragmento del film tiene su miga, como los del presidente de Estados Unidos al frente de sus tropas, al más puro estilo de Ricardo III, pero sin caballo, sino pilotando un caza. Me quedo con el discurso del mandatario, encarnado por Bill Pullman:

“Y si vencemos hoy, el 4 de julio ya no será únicamente una fiesta norteamericana, sino el día en que el mundo declaró al unísono: "No desapareceremos en silencio en la oscuridad, no nos desvaneceremos sin luchar. Vamos a vivir, vamos a sobrevivir." ¡Hoy, celebramos nuestro día de la independencia!".

sargento Oficial y caballero6. El duro sargento de Oficial y caballero

Todos los pases de revista de los nuevos reclutas en las películas castrenses me producen hilaridad, lo confieso, desde el “Recluta patoso voy a hacer de ti un hombre, aunque sea mas difícil que encogérsela a los negros de El Congo” de La chaqueta metálica, al “Soy el sargento de artillería Highway. He bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos”, de El sargento de hierro. Pero resulta especialmente tronchante la de Oficial y caballero cuando el oficial afroamericano se pone duro con los recién llegados. “¿Dónde habéis estado toda la vida? ¿En una orgía? Escuchando música de Mick Jagger y hablando mal de vuestro país, estoy seguro”. La secuencia final supuestamente emotiva y romántica también tiene telita.

Las 10 secuencias mas involuntariamente ridiculas de la historia del cine7. El “Res, selvático animal”, de Sonrisas y lágrimas

En la versión española se tradujeron las canciones. Pero una de ellas resultaba completamente imposible de traducir, aquella en la que la novicia reconvertida en institutriz María (Julie Andrews) intentaba que los niños recordaran las notas musicales asociando cada una a un concepto. Empezaba aclarando que “Don es trato de varón”, que sí que la palabra se utiliza antes de un nombre masculino, pero la nota es “do”, no “don”. Lógicamente no encontraron nada mejor. Igual les pasa con “Re”, que cambian por “Res, selvático animal”. Al parecer el diccionario admite “Res” como animal selvático (lo he consultado), pero está claro que se usa más para el ganado”. El resto no tiene desperdicio “MI, denota posesión, FAR, es lejos en inglés, SOL, ardiente esfera es, LA, al nombre es anterior, SÍ, asentimiento es, y de nuevo viene el DO DO-DO-DO”.

shootem up ridiculo sexo8. La escena de sexo de Shoot’Em Up: En el punto de Mira

Uno de los momentos en los que más vergüenza ajena he sentido en un cine. Clive Owen se acuesta en un motel con Monica Bellucci, cuando en plena faena irrumpen unos sicarios que tratan de matarles. El protagonista logra cargárselos uno a uno… ¡sin dejar de darle placer a su compañera! No sabía dónde meterme.

Superman9. El final de Superman

Lo malo es que recuerdo que al ver la peli, en 1978, con ojos de niño me lo creí. Vista ahora me resulta bastante discutible. Como muere su novia, Lois Lane, el Hombre de Acero decide volar alrededor de la Tierra, hasta que consigue que el planeta gire al revés. Como es lógico suponer (cualquiera puede llegar a esa conclusión), si el orbe rota hacia el otro lado, el tiempo marchará hacia atrás, ¿no? ¡Así puede retroceder hasta antes del trágico fallecimiento y evitarlo!”.

Charles Bronson10. Charles Bronson se cabrea con un macarra que le roba la cámara en El justiciero de la noche

He dejado para la última mi favorita. En realidad, cualquier peli del final de la carrera de Charles Bronson, indiscutible rey de los videoclubs ochenteros, haría sonrojarse a un elefante. Resultan especialmente grotescos los títulos que se pusieron en España a los films de la saga de Death Wish, que se tradujeron como El justiciero de la ciudad (Death Wish), Yo soy la justicia (Death Wish 2), El justiciero de la noche (Death Wish 3), Yo soy la justicia II (Death Wish 4) y El rostro de la muerte (Death Wish 5). No, no sé qué había bebido el traductor. La tercera provoca especialmente la risión cuando a un macarra con pinta de chungo se le ocurre (hay que ser idiota) afanarle la cámara de fotos al protagonista, tirándole el helado que se acaba de comprar. Ni corto ni perezoso, éste saca un pistolón que abulta más que él y le deja seco de un tiro sin pensarlo. Lo mejor… ¡los ciudadanos que presencian la escena aplauden!

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto