saltar al contenido principal

 

¿Habéis estado alguna vez en un estreno de cine al que hayan acudido sus autores? Al finalizar la proyección todos aplaudirán con entusiasmo, y a la salida se acercarán al director para felicitarle, pelotearle, alabarle y mostrarle su agradecimiento por haber hecho el mejor largometraje de la historia del celuloide.

Una vez acudí a un pase de prensa de un director de cine español, del que no diré el nombre, que no se caracteriza precisamente por sus filmes trepidantes, el cual estaba presente en la proyección. Tenía al lado a un conocido amigo y colaborador en varios medios del mismo, que en cuanto comenzó se quedó totalmente dormido (yo no tuve tanta suerte y me tuve que tragar el truñaco en su totalidad). Al acabar, se acercó al autor de semejante bodrio para felicitarle efusivamente.

-Estupenda, José Luis… ¡Me ha apasionado!

Comprendí que nadie quiere saber si el libro que ha escrito, el cuadro que acaba de pintar, o la película que ha dirigido merece la pena. Incluso aquellos que insistan en lo contrario, sólo desean reconocimiento y cariño. Recuerdo “El misántropo”, de Molière, donde uno de los personajes aprovecha que el protagonista se distingue por su sinceridad extrema para que le dé su opinión sobre unos versos que ha escrito. Éste insiste en que no le iba a gustar lo que le diga, pero aún así el individuo le asegura que sabrá encajar la respuesta. Da tanto la vara que al final, le permite que le recite un poema… ¡tremendo!

Cuando le argumenta –lleno de razón– que no hay por donde cogerlo… ¡se coge un cabreo monumental!

Así las cosas, si tienes algún familiar o persona cercana que se considere creativo, prepárate para no quedar mal. Se considera hasta maleducado que le pongas incluso algún pequeño “pero”.

El problema surge cuando escribes críticas en medios de comunicación. Por ética debes decir la verdad, ¡no vale ensalzar las pelis de los colegas! Así que por mucho que le alabes, al final va a quedar registrado en algún sitio lo que piensas de verdad. Eso te deja en una mala situación, porque no puedes decirle nada malo, ni tampoco lo que te ha parecido realmente el desastre que ha perpetrado. En nuestra profesión resulta además bastante corriente que algún jefe de prensa te consulte tu opinión a la salida. Por eso, Zona Friki ha perpetrado la siguiente lista:

Las 10 mejores frases para decirle a tu amigo cuando no te ha gustado su película

Orson WellesTodas ellas las he utilizado con probado éxito en algún momento de apuro. Mejor acompañarlas con un fuerte y afectuoso apretón de manos, para que no sospeche nada.

1. ¡Es justo lo que esperaba! Es más, ¡has superado mis previsiones! (no aclaras si augurabas algo bueno o la peor bazofia imaginable, claro).

2. Me he quedado mudo, no tengo palabras (a veces me pasa, me he tragado bodrios tan espantosos que mi mente se ha puesto en blanco).

3. Me ha hecho soñar (seguro que mientras te echabas la siesta habrás tenido algún sueño).

4. ¡Nunca había visto nada igual!

5. ¡Cuanta razón tenía Orson Welles cuando dijo aquello de que “es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta” (no mientes, realmente el maestro dijo eso)!

6. ¡Es un trabajo muy personal! Nadie, excepto tú, podía haber creado esta cinta.

7. Esto sin duda va a dar mucho que hablar. No deja a nadie indiferente.

Groucho Marx8. Yo no lo habría hecho mucho mejor (porque no ruedo cine, claro, porque hasta un mono que filme habría entregado un producto más digno).

9. ¡Tío, me ha gustado tanto como una película de Peter Greenaway (el nombre puede sustituirse por cualquier realizador de cine que te aburra profundamente)!

10. He tenido una tarde de cine de lo más agradable (no especificar que no ha sido ésta, al estilo de Groucho Marx).

(Puedes usarlas también para gente que presente libros, que inaugure exposiciones de pintura o para mí si no te ha gustado esta entrada del blog).

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE