saltar al contenido principal

El film llega a las pantallas el 27 de enero

Como si tuviera personalidad múltiple, el M. Night Shyamalan de la sublime “El sexto sentido” no es el mismo que tocó fondo con la insoportable “Airbender, el último guerrero”, ni el que visita un conocido hotel madrileño para promocionar ante los periodistas especializados “Múltiple”, su nuevo trabajo, escalofriante relato del secuestro de tres jóvenes a manos de un psicópata.

Le acompaña James McAvoy, que no decepciona en persona, pues luce como el profesor Charles Xavier en la pantalla, y al contrario que otras super estrellas, parece un tipo bastante reflexivo. Por su parte, la increíble actriz Anya Taylor-Joy, que lleva camino de colocarse en la cima, llama la atención por sus expresivos y enormes ojos. Habla en inglés, pese a que parece entender a quien le habla en español, lo que no sorprende, puesto que sus abuelos maternos son… ¡de Zaragoza!

¿Ha querido recuperar en esta película el espíritu de sus primeros éxitos?

M. Night Shyamalan: Espero que el film despierte sentimientos similares a mis trabajos de esa era. Comencé a escribirla cuando estrené El protegido y Señales. Lo que ocurre es que desde entonces mi cine ha cambiado.

El tono de Múltiple es distinto, pues aunque me mantengo dentro del terreno de la oscuridad, trato de lograr algo de humor. Alguna escena destacada la he rodado varias veces, hasta que he conseguido que fuera más divertida, para contrarrestar las partes sombrías del relato.

JamesM¿Ha tenido que realizar James McAvoy, un esfuerzo intenso para encarnar a su personaje?

James McAvoy, A nivel técnico supone un reto encarnar a una multitud de personas variopintas, pero que comparten el mismo cuerpo. Tenía poco tiempo para preparar la interpretación, lo que lo hacía aún más complicado todo.

Durante el rodaje, más o menos filmábamos cada día a una encarnación diferente. Tratamos de buscarles particularidades, para que estuvieran muy definidas. Esperamos haberlo conseguido.

¿Qué trucos utilizó Shyamalan para que las personalidades del personaje parecieran distintas?

M.N.S.: Fue un encuentro con James McAvoy, lo que me inspiró para el film. Miré su rostro y pensé en lo que ocurriría si le rapásemos el cabello y le dejáramos interpretar simplemente con sus rasgos faciales. ¿Podríamos ver a una mujer? ¿A un animal?

Después, para darle características propias a cada personaje utilizábamos colores distintos en las secuencias en las que sale cada uno de ellos. Quizás McAvoy no lo sabe, pero ahora se lo puedo decir: también iluminábamos la sala de forma distinta el set según a quién estuviera encarnando en ese momento.

McAvoy es uno de los mejores actores del mundo. Sólo él podía interpretar todas las personalidades de Múltiple. Sólo hay que observar cómo se mueve, cómo mira a la cámara… Tiene mil formas de interpretar sus personajes. Por eso trabajamos juntos sobre ello y encontramos la forma de salir al paso.

J.M.A.: Soy actor y me divierto explorando los personajes; en este caso pensé que el placer se multiplemultiplicaría por el número de personalidades que se muestran de las 23 que tiene el personaje, o sea por nueve. Pero cuando empecé me di cuenta de que también el trabajo se multiplicaba en la misma proporción.

¿Qué le atrajo del tema central al director?

M.N.S.: El 2% de la población padece este tipo de trastornos. Todos en algún momento hemos sentido algo parecido al desdoblamiento de personalidad. Por ejemplo, cuando hacemos varias cosas simultáneamente. También nos ocultamos detrás de otras personalidades para no mostrar la nuestra. Nos escondemos cuando no queremos enfrentarnos a algo. Y eso es algo que utilizo mucho en mi película.

Recupera el tema del terapeuta presente en El sexto sentido, que aquí es una mujer. ¿Quería hablar de nuevo de comunicación, uno de sus temas favoritos?

M.N.S.: Efectivamente. Podría hablar de terapias en muchas películas. Cada vez que pienso en nuevas ideas me sale ese tema, porque me parece un tema fascinante. De hecho, a veces lo evito, para no repetirme.

Me encanta la psicología. Existen todo tipo de estudios sobre cómo funciona la mente pero lo que más me interesa a mí es el trastorno disociativo: de lo que es capaz la mente, cómo funciona, qué necesitamos, o qué estamos dispuestos a hacer para sobrevivir. Me parece una cosa increíblemente importante, casi heroica.

¿Piensan ustedes que alguien puede sentirse ofendido porque el villano del film sufre una patología y usted haya podido banalizar el problema?

M.N.S.: No, porque espero haber presentado la parte terapeuta de una forma profesional. Además, es un tema del que no se habla habitualmente, se suele evitar, así que creo que al contrario, lo que ocurrirá es que agradecerán el film. El personaje que sufre una patología no es exactamente el villano. Tiene 23 personalidades, y sólo dos, a lo sumo tres, son perversas. Las demás son fantásticas.

J.M.A.: Creo que se corre ese riesgo, sea cual sea el tema a tratar en el cine. Lo importante es tratar de hacerlo bien. ¿Acaso las enfermedades no se pueden tratar en el cine? ¡Eso sí que sería discriminación! Pienso que algunos aquejados agradecerán que esto salga en una película.

Con banal me refería a convertir el sufrimiento en un entretenimiento.

J.M.A.: Pienso que no demonizamos el trastorno. Y que la película no es sobre esta enfermedad, en todo caso sobre personas que han sufrido. Si algunos personajes cometen malas acciones no es por el trastorno, sino porque han sido víctimas, y por eso pueden tomar decisiones equivocadas.

¿Cree M. Night Shyamalan que Donald Trump, recientemente elegido presidente, sufre algún tipo de trastorno?

M.N.S.: No, por supuesto. Pero sí que estoy intentando comprender qué es lo que está pasando, pues vivimos en un momento complejo. O sea, me preocupa saber qué intentan decir mis compatriotas, trato de realizar un esfuerzo para empatizar con una parte del país que está siendo ignorada y que le votó.

Por ejemplo, pienso que el polémico muro de México jamás se construirá. Pero aquí se nos está lanzando un mensaje claro: “no me gustan los inmigrantes”. Y eso es una pena, resulta preocupante, debemos meditar sobre por qué ha ocurrido.

Tampoco me gusta que el mayor funcionario del mundo no sepa lo que se siente cuando estás al servicio de alguien, siempre ha sido un magnate, esto le hace incapaz de comprender ciertas cosas.

¿Sufren en general todos los políticos trastornos?

M.N.S.: ¡Espero que no! Yo no podría decirlo. Tratemos de mantener la esperanza en que puedan transmitir energía positiva y cumbayá.

¿Cuál es el siguiente proyecto de Shyamalan?

M.N.S.: Será una película pequeña de la que casi he terminado de escribir el guion. Enseguida, cuando vuelva a casa, empezaré a atar todas las ideas y los detalles. El rodaje comenzará en otoño y aún estoy pensando en los actores. Pronto los sabréis.

¿Qué le atrajo a Anya Taylor-Joy de su personaje?

Anya Taylor-Joy: Por todo lo que ella ha sufrido está más preparada que el resto de las chicas. También está aterrorizada, pero tiene unas capacidades increíbles; es paciente e inteligente, y sabe que debe recoger toda la información que pueda para salir de allí.

Al parecer, Anya Taylor-Joy sentía rechazo a las películas de terror. ¿Cómo se participa a pesar de todo en un film tan escalofriante como éste?

A.T.: No busco la oscuridad, la oscuridad me ha encontrado (risas). Fui a ver El proyecto de la bruja de Blair y me prometí a mí misma que mi relación con el género había terminado. Pero se consigue gracias a la amistad, a crear un buen ambiente durante el rodaje. O sea que por suerte el trabajo diario no es igual que lo que se ve en la película, es todo cordial y con momentos distendidos, sino no habría quién lo soportara.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine