saltar al contenido principal

Ataviada con un vestido cuero del italiano Paolo Salerno, Kate del Castillo entra en la sala acompañada de una despampanante sonrisa. Con una naturalidad formidable, la actriz no solo nos habla de “Ingobernable”, la nueva serie de Netflix que protagoniza, sino también de las acusaciones que la relacionaban directamente con el narcotraficante Joaquín “Chapo” Guzmán durante el rodaje.

En Ingobernable, Kate del Castillo interpreta a la primera dama de México, que debe huir después de que la justicia la acuse de asesinar a su marido. Un personaje con problemas con la ley que la actriz ha vivido en sus propias carnes aunque en menor grado, pues a ella sólo le acusaban de lavado de dinero. No ha vuelto a pisar su país por si la detienen.

¿Existe alguna similitud entre la primera dama actual de México y su personaje?

No, ¡Dios me libre! Eso fue también muy polémico en el gobierno mexicano, que pensó que sí tenía algo que ver. Pero nosotros estamos haciendo ficción, aunque con unos tintes políticos importantes y tocando temas que son fuertes y dolorosos para México.

¿Qué significa para ti profesionalmente como para la ficción mexicana que ahora venga una cadena internacional como Netflix y quiera exportar lo que se hace en México para enseñárselo a 190 países?

Para mí que quieran mostrar una visión de mi país tal cual es me llena de orgullo. Un México con sus defectos y sus virtudes, sin satanizarlo ni glorificarlo, uniendo su parte más adinerada con la más marginal.

Las situaciones de rodaje han sido complicadas, ha tenido que grabar en Los Ángeles y en San Diego. Sin embargo, en las escenas de México escogieron a una doble. ¿Eso ha dificultado la producción de la serie?

Ha sido una lucha constante. A pesar de la controversia logramos hacer una serie donde el personaje principal es de México y la protagonista no está allí. Por eso, fue un reto muy duro tanto para Argos TV como para Netflix. También ha sido complicado para el resto de actores, y para mí ha sido totalmente frustrante por no poder estar en mi país y no poder hacer mi personaje completo.

Un día agentes de la DEA se presentaron en un rodaje. Lo sé porque vino un vigilante de seguridad y me dijo: “No te queremos alarmar, pero hemos contado por lo menos ocho”. Iban vestidos de civiles pero se habían dado cuenta. Llamé a mi abogado de México desde San Diego y me dijo que me fuera tranquila, ya que no me podían hacer nada.

¿Por qué cree que en ese momento Netflix no la sustituyó por otra protagonista?

A mí me parecía lo más lógico, pero nunca dudaron de mí como persona ni como actriz. Yo firmé el contrato antes de que sucediera nada de esto y claro, tuvieron luego que cambiar algunas partes para rodar en San Diego. Un día me llamaron y yo pensaba que iban a despedirme porque todo estaba fatal en mi vida y me dijeron: “Netflix está contigo hasta el final”.

Supongo que tampoco ha podido ir a México a promocionar la serie

No, aunque por lo que sé está siendo muy bien recibida. El vicepresidente de Netflix me escribió y me confirmó que el “feedback” estaba siendo impresionante.

Al vivir el escándalo de “El Chapo” mientras rodaba la serie, ¿se sintió identificada con su personaje, Emilia Urquiza?

Es difícil no hacer la analogía porque también he sido perseguida, acusada por algo que no he cometido, he sido atacada y he estado sometida a un escrutinio terrible. Te sientes sola y tienes que demostrar tu inocencia al igual que Emilia Urquiza. Se sacaron muchas cosas, como una foto mía con el hijo de “El Chapo”. Cada vez que salía que habían secuestrado a sus vástagos ponían mi foto como si tuviera que ver una cosa con la otra.

¿No se ha planteado volver a México?

No confío. Se cerró la investigación, pero se volvió a abrir otra. Hasta que mis abogados no me den luz verde, no voy a ir.

¿Sigue tratando de llevar al cine la vida de “El Chapo”?

Hay varios proyectos de la vida de “El Chapo” ahora mismo, pero quien tiene los derechos de esta persona, que todavía está vivo, soy yo. Habrá mil proyectos, vi que Ridley Scott está haciendo una película sobre él y Netflix va a distribuir otro proyecto, pero lo interesante es que tengo los derechos de alguien que está vivo y lo que quiero hacer es ir a entrevistarlo a la cárcel, algo que es fácil para mí ya que él está en Nueva York. De todos modos, hasta que no arregle mi situación legal no quiero empezar con este largometraje.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto