saltar al contenido principal

Entrevista con Marie Noelle, directora de "Marie Curie"

La directora francesa Marie Noelle nos recibe con motivo del estreno en España de Marie Curie, en donde por primera vez dirige en solitario, tras la muerte de su marido Peter Sehr hace cuatro años.

 

¿Cómo se involucró en Marie Curie? Usted figura como productora. ¿Impulsó usted misma la película?

La verdad es que no. No me gusta producir películas donde soy además directora. Soy muy apasionada al dirigir, me interesa la historia, escribir, crear imágenes. Hacer un plan de financiación, buscar dinero y esas cosas no me va. Hay gente que lo hace mejor que yo. En este caso ha sido necesario debido a la situación especial que atravesaba en mi vida, ya que al morir mi marido hace cuatro años nadie me daba la confianza necesaria para dirigir películas. Además en Francia ha sido complicado conseguir dinero porque el tema no les interesaba. En Polonia en cambio, sí fue más sencillo gracias a que allí Marie Curie tiene mucha importancia.

¿Por qué hacer una película más sobre Marie Curie?

A mí no me interesaba hacer un biopic. Solamente hablo de seis años de su vida. Además tengo una historia personal con Marie Curie y por eso me interesaba contar esa historia. Cuando yo tenía 12 años me regalaron una biografía de ella y me dejó marcada, fue una gran inspiración para mí. Sentí que era un plan de vida perfecto, que he seguido en parte. Quería descubrir cosa, ser útil para la humanidad y vivir la vida con un hombre que compartiera esa visión. Lo que hizo ella. Y además estudié matemáticas. Pensé que yo sabía todo lo que había que saber sobre Marie Curie, pero hace unos cinco años leí un artículo sobre el llamado escándalo “Langevin”. Me pareció que se fue injusta con ella, y lo hubo de superar con menos de cuarenta años y dos hijas pequeñas. Comencé entoncés a leer sus diarios, sus cartas, con la idea de conocerla mejor como ser humano. Y entonces me quedé muy impresionada, era mucho más que la científica que yo conocía.

Marie Curie

¿Cómo era esa mujer?

Era alguien libre, una mujer moderna, que nunca se quejaba. No tenía autocompasón. Asumía que por ser mujer necesitaba afrontar los problemas de otra manera. Pero no deseaba cambiar el mundo, sino hacer su propio camino, de una manera “naturalmente” feminista. Era recta y muy honrada en ese sentido.

La película recrea una época en donde los hombres dominaban el mundo de la ciencia. ¿Piensa que es algo ya obsoleto? ¿Tiene sentido hoy seguir luchando por ello o está superado?

No me gusta hablar de lucha en este sentido, porque todos somos seres humanos. Hay que llegar a una situación en que no se tenga en cuenta si se es un hombre o una mujer en muchas cosas. Por supuesto existe la seducción entre el hombre y la mujer, y ésta puede ser de muchas clases. Es complicado, pero pienso que hay que superar esta cuestión de la igualdad. En todas las constituciones occidentales se habla de esto pero muchas veces no se vive. Y yo lo noto. Soy mujer y cuando he tenido que trabajar sola es muy distinto a cuando tengo un hombre a mi lado.

¿Tanto se nota en el cine?

En Alemania sólo un 11% de las directores de películas son mujeres. Hay algunas cadenas de televisión públicas donde hay menos de 1% de mujeres. Es cierto que hombres y mujeres somos diferentes. Cuando el hombre fracasa o se le ponen dificultades, sigue intentándolo, pero las mujeres suelen tirar la toalla. A menudo necesitan un estímulo extra. En uno de los pases de la película, en Hannover, una chica me dijo que había dejado los estudios y que después de ver la película iba a volver a intentarlo. Me parecío muy bonito.

¿Cómo trabajó la ambientación, tan importante en la película?

El laboratorio de Pierre y Marie ya no existe. Para mí era muy importante recrearlo. Lo hicimos meticulosamente, fabricado por unos carpinteros en Polonia. Además tenía un gran miedo a la hora de elegir qué instrumentos poner en las mesas, porque ese aspecto tenía que estar muy cuidado. Pero no había dinero disponible para fabricarlos. Y entonces tuvimos la suerte increíble de encontrar un coleccionista que había comprado los instrumentos originales del matrimonio Curie. Y nos los dejó para el film. Los auténticos. Ahora el Museo Curie de Varsovia está en conversaciones con este coleccionista para comprárselos.

En la película destaca mucho el tratamiento fotográfico, con claroscuros y el uso de la luz con cierto sensación opresiva. Trabajó mucho con Michal Englert para dotar al film de esa característica?

La estética de la película es muy particular. Quería mostrar la sensualidad de la ciencia. Por eso hemos buscado todas las variaciones que podíamos crear con la luz azul del Radio. La verdad es que ha sido una de las veces en que tenía más definido cómo quería que fuera la fotografía de la película. Por producción estaba obligada a que el director de fotografía fuera polaco. E hice un casting, vimos películas, y rodamos algunas escenas, etc. Al final tras algunos fracasos tuve la suerte de poder contar con Michal Englert. La conexión fue total. Le encantó el proyecto y jugó con el tiempo de manera magistral para reflejarlo en pantalla.

¿Cómo ha sido a su parecer el trabajo de Karolina Gruszka? ¿Cómo contactó con ella?

Por decisiones de producción debía ser francesa y eso a mí no me gustaba, porque si quería ser veraz debía ser polaca, con un acento especial. Y lo digo porque soy francesa que vivo en Alemania, y el acento se nota. También los productores polacos querían que la actriz fuera polaca, porque allí Marie Curie es un monumento nacional. Pero no era nada fácil encontrarla. Hasta que vi a Karolina. Había algo especial en sus ojos y quise verla. Externamente no se parecía Marie Curie, pero tenía una mezcla perfecta de determinación y vulnerabilidad que me encantaba. Hicimos muchas pruebas, también en la forma de moverse, que es una cosa que me interesa bastante.

¿Qué le inspira a hacer películas?

No es algo planeado. Cada película viene inspirada por algo diferente. Pero eso es lo bonito. No hay moldes, ni plan previo. Ahora deseo hacer algo actual, algo que haga referencia a la identidad de las personas, que es un problema enorme. Que sí la religión, que si el dinero… Me interesa hablar de por qué perdemos la inocencia cuando nos hacemos adultos. He empezado a escribir una historia sobre esto.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto