saltar al contenido principal

Habla el director al volante del estreno más sorprendente de este verano

Por derecho propio, "Baby Driver" es ya una de las grandes películas de 2017. Hablamos con director y guionista Edgar Wright, acerca de cómo ha logrado conducir un proyecto tan original y arriesgado, felizmente a la meta.

Realmente Baby Driver es una película que sorprende, es difícil de encasillar en un género.

La película empieza con el sueño de ser conductor experto en fugas, pero rápidamente se convierte en la pesadilla de ser un criminal. La persecución que abre la cinta está organizada con una precisión de pieza de relojería. Todo funciona a la perfección. De repente las cosas empiezan a torcerse y no tardan en aparecer consecuencias sangrientas. Nubes de tormenta se han ido acumulando a lo largo de la película. En cualquier momento la suerte de Baby se va a acabar.

Este niño es un crack, pero no es el núcleo duro de la banda. De hecho se sienta lo más alejado posible de ellos porque no quiere ser parte del grupo. Piensa, erróneamente, que puede ser el conductor pero no un criminal. Tipo, ‘Yo sólo soy el mensajero. No tengo nada que ver con lo que se está cociendo’. Las escenas de acción son el día a día de Baby y creo que muchas personas en trabajos parecidos se acaban protegiendo con un personaje que crean. Después cuando llegan a casa son totalmente distintos.

wright anselAunque es casi un chaval, Baby es un tipo duro y silencioso que hace pensar en Clint Eastwood y Steve McQueen.

Le conoces y es el tipo duro en su trabajo, e inmediatamente después empiezas a conocer al verdadero niño que hay dentro. Es una interesante antítesis, que sea tan bueno en un trabajo que no debería estar haciendo. Simplemente me gusta la idea de que un personaje tenga que elegir entre algo que se le da muy bien o lo que en realidad quiere llegar a ser

¿Es cierto que considera su pasión por la música como un rasgo de esta doble personalidad?

Tiene un defecto en el oído, acúfenos, unos pitidos constantes causados en un accidente de tráfico cuando era pequeño. Como resultado, no le gusta hablar mucho, ya que la gente con defectos en el oído se puede sentir más cohibida al hablar. Aunque la verdadera razón es que con la música parece amortiguar los pitidos de los acúfenos. Empieza siendo algo que le da seguridad y acaba convirtiéndose en pura obsesión. Tiene que ponerle una banda sonora a su vida literalmente, porque en realidad no puede hacer nada si no suena la canción correcta.

Una de las canciones que se escucha en el film es “Bellbottoms”, de John Spencer Blues Explosion.

Sí siempre pensé que esta canción quedaría genial en una persecución de coches. Toda la película es un trabajo de amor y un proyecto de ensueño. Dos de mis grandes pasiones, juntas en una película.

Siempre quise hacer una película de acción al ritmo de buena música. Y puede haber música, y puede haber coreografía, pero ¡esto no es un musical al uso! Al mismo tiempo tuvimos que mantener la cantidad correcta de intensidad y suspense, pero sobretodo que fuese divertida y excitante.

ansel¿Cómo eligió a Ansel Elgort para el papel protagonista?

Había imaginado a Baby bajito, porque yo soy bajito [risas] Lo que realmente me enamoró de él [y me hizo cambiar de idea] es que le encanta la música y puede tocar muchos instrumentos.

En una de mis escenas favoritas con Ansel, él tiene los cascos puestos y está escuchando a Dave Brubeck, cuando se pone a tocar el piano sobre la mesa. Es algo cautivador e hipnótico ver a un actor de 21 años tocar al ritmo de jazz de los 50. Ansel es fascinante en este aspecto.

Ansel en realidad está obsesionado con la música, al igual que el protagonista de la película. Su vida está totalmente controlada por la música y vive al ritmo de la música que escucha, y encima Ansel tiene experiencia en baile. Y bueno, que también es un gran actor y un buen tío.

Pese a todo, la película es muy coral…

La idea es: coge a este tío solitario y júntale con una banda con la que realmente no quiera estar.

Tenía una lista realista para el papel [de Doc, el jefe de la banda], y luego estaba Kevin [Spacey] en la lista de ni-en-tus-mejores-sueños.

Pues bien, tuve tanta suerte que conseguí una de las opciones de ni-en-tus-mejores-sueños. Volé a Baltimore y me reuní con él mientras estaba grabando House of Cards. Dijo que sí y me pareció increíble. Me emocionó mucho imaginármelo desgarrando el diálogo que había escrito. Es muy divertido ver a Kevin ser malo. Le quieres sin importar lo malvado que sea.

Es como uno de esas horrorosas figuras paternas que pueden ser increíbles en raras ocasiones, pero que en la mayoría del tiempo tiene una influencia corrosiva.

Otro gran personaje es el de Jamie Foxx.

Probablemente el personaje más divertido de escribir fue Bats. Él es seguramente el malo malísimo dentro del grupo de los más malos. Estaba tan emocionado [con Foxx]. Le interpreta como alguien extremadamente simpático, pero ese encanto es sólo una treta para embaucarte. Es uno de esos tipos que te quiere cerca para poder apuñalarte. Jamie tiene mucho magnetismo, y Bats es un sociópata sonriente en el que nadie debería confiar. Baby se da cuenta de que su llegada son malas noticias y hace todo lo posible por mantenerse al margen. Me encanta la idea de que Jamie sea el agente del caos, alguien que disfruta generando destrucción.

hamm gonzalezPuede ser un descubrimiento para el espectador Eiza González, que creo que le recomendó Robert Rodríguez.

Me decía, ‘Esta chica va a ser enorme, tienes que conocerla’. Y tenía razón. La cosa de Eiza es que es guapísima, dulce y muy graciosa, pero cuando se pone seria es aterradora. Es algo parecido a lo que transmiten Jon [Hamm] y Eiza en la película. Parecen chicos buenos, pero cuando se sienten amenazados atacan que da miedo.

Darling es un personaje único, está loca y algo desconectada de la realidad y eso me encanta. Creo que un criminal tiene que ser así de alguna manera si quiere llevar acabo todas esas actividades tan peligrosas como atracar un banco o matar gente. Definitivamente tienes que estar algo desconectado para eso. Pero me fascina como aún así es muy femenina.

El contraste lo ofrece sin duda Lily James, la Cenicienta en la última película de Disney.

Me dejó fascinado. En la audición hizo básicamente lo que hace en la película. Se adueña del personaje, ese rayo de luz en la introvertida vida de Baby. Le mandé el video de su prueba a Bill Pope, mi director de fotografía, cuya opinión respeto especialmente cuando es sobre actores y actrices. No le dije por qué se la estaba mandando ni lo que pensaba de ella. Sobre media hora después me respondió con un email que simplemente decía, ‘Contrátala’.

cj jones¿Y qué me dice de CJ Jones, el padre adoptivo de Baby y sordo en la vida real?

CJ desprende una energía positiva increíble y tiene una química especial con Ansel, quien tuvo el reto de aprender lenguaje de signos ya que el personaje de CJ en la película es también sordo. Este detalle añade un elemento muy especial a la relación entre Baby y Joe, ya que Baby padece de acúfenos después de un traumático accidente y sufre de un constante ruido de fondo. Así que es bonito que tenga una relación tan íntima con alguien que tiene una profunda pero silenciosa y reconfortante presencia en su vida.

CJ es un cómico sordo que es muy, muy gracioso. Si estás trabajando con alguien que está leyendo tus labios, te das cuenta muy rápido de que el 50 por ciento de lo que dices es absurdo. Debía ser mucho más conciso e ir directo al problema. Me encanta trabajar con él.

También hay apariciones breves de varias estrellas del rock, como Jon Spencer, Big Boi, Killer Mike, Sky Ferreira y Paul Williams.

Pensé que sería divertido tener músicos de verdad en el proyecto, ya que la música es la piedra angular de la película.

La estructura de las canciones es lo que empieza a dar forma a cada escena. ‘Bellbottons’ tiene una introducción de dos minutos antes de que la canción realmente empiece, lo que encaja perfectamente con el tiempo que tiene que estar esperando un conductor en la puerta de un banco antes de fugarse. Entonces, a los dos minutos, es cuando la persecución empieza.

edgar wright 2Sincronizar acción y música se revela como una idea genial…

El verdadero germen de la idea fue ése, ¿cómo podía hacer una película de acción totalmente marcada por la música? La música es lo que motiva todo el resto.

‘¿Qué letra de canción te sabes de memoria?’ le pregunté [a Elogort], y él me dijo que ‘Easy’ de los Commodores. A lo que le respondí, ‘¿En serio? Eso es increíble, porque tengo esa canción en mi iTunes’. Así que la puse y nos pusimos a improvisar distintas partes de la canción. Al final acabo formando parte de la película.

¿Fue muy complicado diseñar las escenas de acción automovilística? Creo que hicieron animaciones a partir dibujos de los artistas gráficos…

Esas animaciones se aproximan bastante a la película terminada. El siguiente paso fue trabajar con el director de fotografía, el equipo de dobles y el de efectos especiales. ¿Qué partes requieren un especialista? ¿Cuáles pueden hacerlas los actores directamente? ¿Qué equipo utilizar en cada secuencia?

Las animaciones se convirtieron en una increíble guía, ya que con ellas sabíamos cuantas tomas necesitábamos para cada secuencia. Todo se resumía en optimizar recursos.

Probablemente sea mucho simple hacer una persecución de noche por una autopista, ya que es más fácil cerrar ese tramo de carretera. Hacerlo a plena luz del día lo complica todo mucho, pero hace que sea mucho más impresionante.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto