ENTREVISTAS

"He visto a gente buena de distintos orígenes e ideologías"

Un día peculiar. Me cito con Assumpta Serna, a la que sigo desde que apareció en capítulos de "Falcon Crest", cuando yo era un niño… en Cocomat, ¡sofisticada tienda de muebles en el corazón de Madrid! Interpreta un papel muy diferente al del resto de su carrera, hace unos días la vi como la poco escrupulosa Vanozza Catanei, principal amante del Papa Alejandro VI, en la serie “Los Borgia”, y ahora en “Red de libertad” encarna con convicción a otro personaje real, totalmente opuesto, Sor Helen Studler, hermana de las Hijas de la Caridad a la que se atribuye la responsabilidad de haber salvado a dos millares de prisioneros de los nazis. Ahí es nada. ¿Cómo no se había contado esto antes? La actriz catalana rebosa simpatía y naturalidad.

5¿Supone un reto que le llegue un guión tan distinto?

Paradójicamente, sentía que era el más parecido a mí misma como persona. Sor Helen Studler estuvo del lado de los desfavorecidos, es lo que yo intento con mi fundación y la escuela de interpretación que llevo. Ella lo hizo desde jovencita, yo he tardado algún tiempo en decantarme hacia la responsabilidad ética en el trabajo actoral. Tienes que cuidar tu reputación, existe gente con la que no conviene colaborar, debes labrarte una carrera consecuente con lo que eres como persona y con lo que quieres en la vida. Trato de inculcar eso a mis alumnos.

Necesitamos personajes que hablen del bien. Este era muy positivo, es una luchadora nata, valiente, y muy bonito de componer. Me ha venido en un momento en el que viene bien contar esta historia. Hay que luchar con algunos papeles, contraproducentes. Cuando hay un papel histórico tienes que ofrecer una imagen que no sea parcial, o que no se reduzca el relato o se hagan apologías.

Pablo Moreno se distingue precisamente porque sus personajes no son monolíticos, sino muy humanos.

Es una de las grandes virtudes de Moreno, que busca la verdad. Lo que te hace persona es poder apreciar la sonrisa de otro. Es lo que transmite esta película. Lo ha hecho en películas anteriores. La gente necesita ver sus trabajos.

Helen Studler vivió para dar amor a los demás, es lo esencial. Parece sencillo, pero la gente del cine tiene la responsabilidad de contar estas historias una y otra vez. Se nos olvida con el ruido que hay, con preocupaciones absurdas. Tanto Pablo como sor Helen no quieren ser líderes a toda costa, no se dan importancia. ¿Cómo es posible que se conozca tan poco la hazaña de una señora que salvó a 2000 personas? ¿Será por ser mujer? No creo, mi teoría es que las personas son heroicas cuando no lo quieren ser, o no se dan demasiada importancia.

6¿Por qué se arriesgó tanto?

Pues simplemente hizo lo que debía. Es capaz de mentir, hacerse pasar por miembro de la Cruz Roja, por una buena causa. Está en contra de una serie de gente de su propia comunidad que se opone a lo que hace, porque piensa que no pueden meterse en política.

Lo hizo porque formaba parte de sus convicciones. Como Hija de la Caridad, su prioridad consistía en atender a los desfavorecidos. Era parte de su personalidad, y de su fe católica.

Mientras doy entrevistas por este film, he llegado a la conclusión de que no hace falta que llegue una guerra para demostrar heroísmo. Si en tu vida cotidiana, tratas de ser mejor, y de sacarle una sonrisa al otro, esto hará que te sientas mucho mejor. Salvando a uno, nos ayudamos todos. En estos momentos sin diálogo, falta de transparencia, y enfrentamientos, se necesitan este tipo de ejemplos. Llegamos con un mensaje de paz en un momento que estamos viviendo duro. Dirán que es ñoño, pero es que no se están transmitiendo este tipo de mensajes.

Como ha dicho que se sentía reflejada en el personaje, quisiera saber si también comparte la fe de la hermana Helen, o si al haber estado tanto tiempo preparándose, ha reflexionado sobre este tema.

Fui educada en la fe católica, aunque luego me he casado con un protestante inglés. He vivido en muchos países. Mi conclusión es que he visto a gente buena de distintos orígenes e ideologías, de izquierdas, de derechas, franquistas, no franquistas… Uno tiene sus convicciones personales, pero creo que al componer a este personaje me he ido más hacia un sentido humanista, veía a una mujer que debía hacer el bien, por encima de una religiosa que sirve a Dios.

He sido muy influida desde pequeña por dos monjas, que además curiosamente eran también Hijas de la Caridad. Sor Araceli y Sor Antonia educaron a mi madre en unos valores que yo también he recibido. Durante la guerra mi abuelo se llevó a estas dos religiosas de la zona roja para que pudieran vivir. Una era su hermana, y la otra no sabía adónde ir así que las acogió a ambas. Y eso que mi abuelo era… ¡republicano! La humanidad va por encima de los dogmas.

No he sentido la fe católica en mi vida, he elegido otras cosas, pero sí puedo entender y empatizar con el personaje. En algunos momentos se necesita creer en algo. A mi padre le hemos hecho un funeral religioso, por ejemplo. Veganos, los que creen en energía, y los de otras religiones buscan dar sentido a la vida, y alejarse de pensar únicamente en ellos mismos.

La vida tiene otros valores que buscar el dinero y los bienes materiales, y es bonito propagarlos e ir a por ellos. A los 40 yo me encontré cara a cara conmigo misma y me pregunté qué quería hacer con la mitad de mi existencia, lo que me quedaba por vivir. Me tomé un año sabático e investigué mucho. Intenté entenderme, pensar cosas que había hecho mal. Es mejor mirarse al espejo a los 40 que a los 60.

4¿Cómo logra Pablo Moreno remontar el inconveniente de un bajo presupuesto?

Tiene buenos actores, como Luisa Gavasa, sor Luisa. Atención a Pablo Rodríguez, que interpreta a Othon, o Pablo Viña, Alphonse. Saben estar y tienen talento. Lo pasé muy bien durante el rodaje, aunque yo tenía mucho trabajo, tenía que preparar muchas cosas. Moreno es un gran líder, con pocos recursos sabe contar historias.

En realidad, ¿qué despierta más interés en una película de guerra? ¿Una batalla de tanques bien hecha o los conflictos humanos? Hay una parte de espectáculo que entretiene, pero tengo la experiencia de que los actores pueden compensar eso si retratan a personas. Éstas son más atractivas que ninguna otra cosa.

¿Puede contribuir el film a reivindicar más historias femeninas en el cine español, como Wonder Woman y Figuras ocultas en Hollywood?

Es positivo, si bien pienso que no existía ninguna maldad en no contar relatos de mujeres. A veces, cuando una situación se repite, se convierte en ley. Se da por hecho que se cuentan historias de hombres, pero después nos damos cuenta de que se debe revisar esto. Es lo que está ocurriendo ahora.

¿Cree que puede seguir creciendo como intérprete?

Cada día es un aprendizaje. Tenemos que tender a que el final de nuestra vida sea de sabiduría. No puedes vivir pensando que ya sabes todo. Sería muy aburrido y no tendría sentido. No es una cuestión de humildad, sino de inteligencia, entender que nunca llegas a un tope. El trabajo del actor lo completa el espectador. Si tú tratas de definir demasiado a tu personaje te dejas a mucha gente fuera, porque piensan de forma distinta, buscan otras cosas. Tus personajes no pueden ser unidimensionales. La gente no soporta ya la no verdad.

No se puede pretender saberlo todo, ni ser mejor que nadie. Se aprende del más inesperado. Una vez estuve en la escuela con un chico de 13 años capaz de hacer de cubano. Después le di otro personaje, y en poco tiempo lo preparó y lo hizo muy bien. Tenía talento natural, y aún así tiene que recorrer un camino. Debes rodearte de gente que sepa más que tú, es lo inteligente.

9No sólo ha sido actriz. Escribió “El trabajo del actor de cine”, un libro muy apreciado por sus compañeros de profesión, según me consta. ¿Tiene más proyectos como autora?

Aún me encuentro con algunos que me dicen que lo tienen todo subrayado. Al parecer cuando salió no había ningún otro en español, lo que pienso que es una pena. Ahora estamos escribiendo otro que se titulará “La ciencia de la interpretación”. En la Fundación en la que estoy involucrada estamos haciendo un volumen sobre las mujeres pioneras del cine español. Todo este trabajo no lo podía haber hecho cuando era joven, pues entonces me dedicaba a viajar de un lado a otro para rodar. Pero eso ya lo he hecho. La vida es una constante reinvención. Vas aprendiendo qué es lo que realmente importa.

Fue una gran pionera española en Hollywood, otras que lo intentaron fracasaron. ¿Ha sentido la necesidad de ayudar a las que le han emulado después?

Sí, porque yo eché mucho de menos que alguien me hubiera contado algunas cosas. Quizás habría tomado caminos diferentes de haber sabido más.

Siempre se ha dicho que cuando estaba allí le ofrecieron un romance simulado con Tom Cruise. ¿Es cierto?

Totalmente verdadero. Lo que pasa es que pensé que era un camino rápido. Existen otros más lentos, pero que están más de acuerdo con mi forma de ser. Yo no habría podido mirarme al espejo todas las mañanas.

Ha puesto en marcha la Fundación First Team. ¿En qué consiste? ¿Resulta gratificante esta tarea?

En la Fundación tratamos de poner en marcha un código ético en el trabajo interpretativo. Es mi aportación al sector, defiendo unos valores para que generemos confianza en la sociedad, y de esta forma atraer al sector privado. Hay una serie de cosas que hemos hecho mal. El código recoge soluciones. Pretende ser una guía. Hay quien pone objeciones, porque piensa que no se puede ser ético si no tienes para vivir. Yo respondo que precisamente la ética se demuestra más cuando la pones en marcha en los malos momentos, no cuando te sea cómodo.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti