saltar al contenido principal

“Los españoles tenemos que sacar pecho”

Hace un año y pico que Chris Pratt acudía a Madrid para presentarnos a los periodistas especializados “Passengers”. Ahora regresa junto a Bryce Dallas Howard y Juan Antonio Bayona, su compañera de reparto y el director de “Jurassic World: El reino caído”, con los que parece tener una buena conexión. Esta vez, el volcán de la isla Nublar está a punto de entrar en erupción, lo que plantea un dilema moral, sobre qué hacer con los dinosaurios redivivos, así que una expedición tratará de capturar ejemplares de varias especies. Supone la entrada del director de “El orfanato” en Hollywood por la puerta grande. El trío ofrece una rueda de prensa para un grupo reducido en un céntrico hotel.

¿Supone un orgullo para un español rodar un capítulo de una franquicia millonaria como ésta?

Juan Antonio Bayona: Creo que a veces nos subvaloramos demasiado. A mí me habían ofrecido ya ocuparme de un capítulo de la saga de Crepúsculo, y de otro de Los juegos del hambre. No me convencieron las propuestas y las rechacé. Así que cuando me llamó Steven Spielberg para esta cinta, me dijo que se sentía muy afortunado de tenerme ahí. Así que he llegado a la conclusión de que está bien sacar pecho. ¡En España tenemos grandes profesionales!

Siempre ha rodado tomando como referencia al Rey Midas. Ahora que ha colaborado con él, ¿estamos ante su film más similar a los de Spielberg?

J.A.B.: Me resulta curioso que durante todos estos años siempre me hayan dicho que mi cine se parecía al de Spielberg. Pero ahora… ¡me comentan que he mantenido mi propio estilo y personalidad propia! Tengo que decir que efectivamente se trata de uno de los realizadores que más me han influido, y que fue la razón principal para que aceptara este proyecto. También que me siento orgulloso de coincidir con él, a la hora de subrayar prioridades para rodar, me reunía con él y justo comentaba lo mismo que yo había señalado antes.

JurassicWorldRuedadeprensa¿También han seguido algún modelo los actores a la hora de componer a sus personajes de Jurassic World: El reino caído?

Bryce Dallas Howard: Sí, así ha sido. Cuando rodamos el film anterior nos reunimos ambos con el director, no sólo para profundizar en nuestros papeles, sino también para determinar cómo se comportan cuando están juntos. Pensamos en películas antiguas, y al final acabamos fijándonos en Sucedió una noche, y alguna más moderna como la ochentera Al filo de la noticia. Se trataba de mostrar primero los rasgos más extremos de ambos, para que pareciéramos incompatibles, pero luego surgirían puntos en común.

Chris Pratt: También de La reina de África, y de las películas de Katharine Hepburn con Spencer Tracy, pues tratamos de recrear la tensión que reflejaban entre sus personajes.

Por mi parte, yo tengo que decir que me he inspirado para mi personaje en las películas de acción de segunda fila, que me encantan. Me gustaban sus personajes, y me han influido mucho en los proyectos que escojo.

¿Qué le dijo Steven Spielberg a Juan Antonio Bayona tras ver el encargo terminado?

J.A.B.: Lo vio hace tiempo, y a continuación me llamó por teléfono para contarme lo feliz que estaba. Me dijo que le había retrotraído al momento en que él dirigió la primera entrega de Parque Jurásico. Pero que además le parecía muy personal, que se notaba mi huella.

¿Cómo ha sido el trabajo conjunto entre el director y los actores?

J.A.B.: Con estos intérpretes se consiguen personajes orgánicos, de carne y hueso. Trabajamos mucho en los ensayos para prepararlos, y después nos reuníamos para hablar. También entre toma y toma se han reescrito párrafos del guión.

Chris Pratt aporta mucho, porque tiene un gran sentido del humor cuando improvisa, que a veces puede ser bastante valioso. En el caso de Bryce Dallas Howard, se nota que es hija del director Ron Howard, por lo que sabe mucho sobre el proceso de creación de películas. Lleva desde los tres años en un set.

B.D.H.: Posiblemente eso me ha ayudado, ya que al ser hija de un realizador, me he dado cuenta de lo vulnerable que es el proceso de creación de cine, que una película se puede ir al traste por pequeños detalles. También que cuando un director es opaco y no permite que se le hagan sugerencias suele ser síntoma de que se siente inseguro, tiene miedo de que se vaya a estropear todo.

En el caso de Jota, nos ha metido en el proceso. Nos hacía sentir parte de la familia creativa. Además, he aprendido mucho con él.

C.P.: No sólo permite aportar improvisaciones sino que demuestra que lo sabe todo sobre el cine, y sobre los directores. Y además disfruta mucho durante el rodaje. Todo eso no es habitual en Hollywood.

J.A.B.: Son dos grandes actores por su espíritu de colaboración. Por eso al acabar el rodaje les regalé un visor de director.

B.D.H.: Es cierto. Mi padre al verlo se puso a llorar.

Bayona hablaba de los profesionales españoles. ¿Fue difícil conseguir que le dejaran recurrir a ellos para Jurassic World: El reino caído? ¿A qué se debe el homenaje a Fernando Trueba?

J.A.B.: Me preguntan mucho sobre mi estilo propio. Precisamente éste es inseparable de mis colaboradores. Está Eugenio Mira, como director de la segunda unidad, Bernat Villaplana como editor, y Óscar Faura como director de fotografía. Los productores comprendieron enseguida que si me habían elegido a mí, es porque les gustaban mis anteriores películas y que teníamos que mantener el mismo sello, por lo que les necesitaba a ellos.

En cuanto a Fernando Trueba, yo hice un cameo en La reina de España, así que me parecía que debía aparecer en una de mis películas. Hablé con Jeff Goldblum, que recupera a su personaje del doctor Ian Malcolm, sobre este realizador, con el que rodó El sueño del mono loco, y le prometí que iba a reencontrarse con él.

¿Se ha llevado el largometraje a su terreno? Se parece mucho al resto de su filmografía, tiene un tono muy gótico.

J.A.B.: Si es gótica se debe a Colin Trevorrow, que ha sido el guionista. Desde que me llamó me dijo que se había pensado en mí precisamente por El orfanato, con la que la cinta comparte puntos en común. Yo me preguntaba qué tendría que ver mi primera película con la saga de Parque Jurásico. Después me pareció muy interesante, porque hablaba de la ciencia como un instrumento, al que no se puede culpar, los malos hábitos son de los hombres, que pueden utilizarla de forma errónea. Pero esto se iba a contar en forma de cuento de hadas.

En la primera cinta, se criticó mucho que Bryce Dallas Howard corriera delante de los dinosaurios con tacones, se dijo que era un micromachismo. ¿Por eso ahora se subraya en primer plano que lleva zapatillas deportivas?

B.D.H.: Estaba así escrito en el guión, pero en la primera escena en la que aparezco estoy en una oficina donde mi personaje recauda dinero para la preservación de los dinosaurios. Así que pensé que por lógica mi personaje ahí llevaría tacones. Bayona entendió mi decisión, aunque al que le costó más fue al guionista, Colin Trevorrow. Insistimos, y creo que ha quedado muy bien, porque después los cambia por otro tipo de calzado más deportivo. Ha quedado como una metáfora del arco evolutivo de mi personaje, que pasa de la comodidad a la acción. Ahora se tiene que vestir como una luchadora.

Chris Pratt¿Cuál fue la respuesta del público español tras la premiere mundial?

C.P.: Estuve muy pendiente de los comentarios en Twitter y me emocionaba porque pensaba que eran buenos. Aunque puede que mi escaso conocimiento del español me juegue una mala pasada. Aún así dudo que “increíble” sea una palabra negativa (risas). Nosotros nunca podemos saber si una película va a funcionar o no, cuando eres parte creativa todo lo ves genial. Así que de alguna manera nos vino muy bien comprobar que el público aplaudía en la sala.

B.D.H.: Me alegro mucho por el director de que haya funcionado aquí, en su país. Muchas veces la familia es la más crítica. No sabíamos qué iba a suceder.

¿Cuál ha sido el principal desafío a la hora de rodar este título?

J.A.B.: Lo difícil es dar con ideas lo suficientemente interesantes como para que tenga sentido una nueva secuela. Por lo demás, se trata de hacer un equilibrio bastante difícil, entre darle al público lo que espera y sorprenderle. Chris Pratt me dio la clave, pues dijo una frase estupenda: “hay que mostrarle a la gente lo que quiere… ¡pero no lo que espera!” Me parece brillante.

C.P.: Tienes razón… ¡Suena muy bien cuando lo dices tú! (Risas). La verdad es que el público espera dinosaurios corriendo detrás de personas. Eso aparece en la cinta, pero también nos vamos por una dirección inesperada…

B.D.H.: Han conseguido que la saga tome un giro completamente nuevo.

¿Se ha sentido Bayona presionado a la hora de seguir las pautas preestablecidas de la saga?

J.A.B.: No, porque entiendo muy bien la diferencia entre trabajar en una historia inédita en las pantallas, como Un monstruo viene a verme, o simplemente concebir la pieza de un mecanismo mayor, te limitas a rodar uno de los capítulos, que tiene entidad propia pero forma parte de un todo. Tienes otras mentes brillantes a tu lado que te ayudan, como Steven Spielberg y Colin Trevorrow, por lo que tienes que aprender a trabajar en equipo. No ha habido problemas, ni me he sentido atado, porque el primero me hacía sentir como si tuviera el control total de la situación cada vez que nos reuníamos. Me ha dado la misma libertad que Guillermo del Toro, cuando me produjo El orfanato, mi ópera prima.

Uno de los aspectos más propios de Bayona presente en esta cinta es la importancia de la niña protagonista.

J.A.B.: Se trata de una saga familiar, y para que se identifique más el público infantil ha habido niños desde la primera parte. Tras las primeras reuniones con Trevorrow y Spielberg vimos que teníamos claro que aquí ella tenía que ser crucial para la trama, y de hecho de su personaje depende un giro trascendental. Tengo que mencionar el buen trabajo de la actriz que la interpreta, Isabella Sermon, sobre todo porque no había rodado nada antes, ni siquiera un pequeño anuncio publicitario. Y tuvo la valentía de ponerse tras las cámaras en una superproducción como ésta.

Gracias al personaje de la niña he rodado las secuencias de las que estoy más orgulloso. Por ejemplo aquella en la que juega con dinosaurios de juguete que se pelean, y luego esto sucede de verdad. También una que hizo temblar a Spielberg, en la que un dinosaurio entra por su ventana. Él la vio cuando no teníamos los efectos digitales definitivos y ya dijo que era terrorífica.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE