saltar al contenido principal

Fue el primer español que ganó dos Oscar

Ha fallecido un histórico del cine español. A Gil Parrondo no acababa de convencerle que le definieran como director artístico, por lo que siempre pedía que se dirigieran a él como decorador. “Yo no dirijo nada”, explicaba habitualmente. El reconocido profesional, primer español que ganó dos Oscar, ha fallecido en Madrid, el día de Nochebuena, a los 95 años. A pesar de su respetable edad, ha seguido en activo hasta el final. “Todos sabemos que cuando trabajamos con Gil nos volvemos jóvenes otra vez”, escribía en ABC José Luis Garci, de quien era colaborador habitual. “Como cuando ves “Casablanca”. Como cuando las chicas de veinte años se enamoraban de ti. Gil y “Casablanca”, dos leyendas”.

Gil Parrondo y Rico-Villademoros (Luarca, Asturias, 17 de junio de 1921) se marchó muy joven a estudiar a Madrid. Allí, estudió pintura y arquitectura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, al mismo tiempo que se convierte en un gran aficionado al cine y se interesa por la creación de decorados.

Inició su periplo como ayudante de decoración al término de la Guerra Civil, en films de Eduardo García Maroto y Florián Rey. Tras convertirse en ayudante del alemán Sigfrido Burmann, colabora en diversas producciones de Cifesa, como Locura de amor y Alba de América. Apareció por primera vez en los títulos de crédito como director artístico en 1951 con Día tras día, de Antonio del Amo. También ejerce esta labor en Jeromín, de Luis Lucia, en 1953.

Gil Parrondo se prodigó en las numerosas coproducciones estadounidenses rodadas en España, en títulos como Doctor Zhivago, de David Lean, Alejandro Magno, de Robert Rossen; Orgullo y pasión, de Stanley Kramer, sobre todo en numerosos trabajos de Samuel Bronston, como 55 días en Pekín y Rey de reyes, de Nicholas Ray; El Cid y La caída del Imperio Romano, de Anthony Mann; y El fabuloso mundo del circo, de Henry Hathaway. Estuvo a las órdenes del legendario Orson Welles en Mr. Arkadin.

En Hollywood, se encargó de los decorados de films de enorme éxito, como Los niños del Brasil, de Franklin J. Schaffner; El viento y el león, de John Milius, o Robin y Marian, de Richard Lester. Recibió el Oscar a la mejor dirección artística y decoración en dos ocasiones: la primera, en 1970, por su trabajo en Patton, del citado Schaffner; y la segunda, al año siguiente, por los decorados de Nicolás y Alejandra, del mismo realizador. En 1972 recibió una tercera candidatura, por Viajes con mi tía, de George Cukor.

Trabajó además en Volver a empezar, de José Luis Garci, primera producción española que ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Por sus trabajos con este cineasta recibió cuatro premios Goya a la mejor dirección artística: por Canción de Cuna (1995), You're the One (2001), Tiovivo c. 1950 (2005) y Ninette (2006). También estuvo nominado por otras cuatro películas del director: por El abuelo (1999), Historia de un beso (2002), Luz de domingo (2007) y Sangre de mayo (2008).

En 1983, recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, y en 1999, la Medalla   de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Sobre las tablas, se encargó de la escenografía de los montajes de “Tres sombreros de copa” (1992) y “Traidor, inconfeso y mártir” (1993), en el Teatro Español de Madrid. También se prodigó en la televisión, con títulos como Los desastres de la guerra, de Mario Camus; Anillos de oro, de Pedro Masó, y La Regenta, de Fernando Méndez-Leite. Discreto en su vida privada, tuvo seis hijos con su esposa.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine