saltar al contenido principal

Rodó films de culto como “La juventud de la bestia”

Seijun Suzuki, maestro para otros directores como Quentin Tarantino, falleció el 13 de febrero a causa de una enfermedad pulmonar. “Tengo un gusto inmoderado por la provocación”, afirmó el realizador, que llenó su cine de prostitutas y marginados.

Nacido el 24 de mayo de 1923, en Tokio, Sukuzi se licenció en la Escuela de Negocios de la capital japonesa en 1941. Poco después sirvió en la Marina, durante la II Guerra Mundial, cuando su barco fue hundido por un submarino estadounidense.

Al término de la contienda dirigió hasta 40 películas de Serie B para el estudio de cine Nikkatsu. Casi todas pertenecían al género yakuza, en torno al crimen organizado y variopintos gangsters como La juventud de la bestia (1963), uno de sus títulos más conocidos. La empresa terminó despidiéndolo por sus filmes cada vez más surrealistas, pero la demandó con éxito. Esto tuvo como consecuencia que le pusieran en la lista negra de las demás productoras.

Por esta razón, Seijun Suzuki tardó diez años en volver a rodar otro film, la compañía Shochiku. Su último filme fue Princess Raccoon -2004-, que fue presentada fuera de concurso en Cannes. Su trabajo ha sido elogiado por numerosos directores, incluido Damien Chazelle, que en una visita a Tokio para promocionar La La Land no paró de alabar al director.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto