saltar al contenido principal

Tenía 90 años

Era uno de los comediantes más populares de Estados Unidos por su agresivo estilo de humor, además de intervenir en largometrajes de cine como “Casino” y “Los violentos de Kelly”. Don Rickles ha fallecido a los 90 años por insuficiencia renal.

Nacido el 8 de mayo de 1926 en Queens, el suburbio neoyorquino, Donald Jay Rickles combatió como marinero en la Segunda Guerra Mundial, tras la que estudió Arte Dramático en American Academy, conocida institución de su ciudad natal. Aunque al terminar logró pequeños papeles en series televisivas, como La familia Addams, no conseguía ingresos continuados, por lo que se animó a lanzarse a la comedia en shows en vivo.

Acabó convirtiéndose en humorista de insultos al responder a los espectadores impertinentes que interrumpían su show con comentarios hirientes, pero esto tenía más éxito que sus chistes, por lo que acabó potenciándolos. Un día acudió a verle a un bar de Miami el mismísimo Frank Sinatra, al que puso a caldo durante su actuación, comentándole que acababa de ver Orgullo y pasión, y que sólo le había gustado “la interpretación del cañón”. Al cantante y actor le hizo tanta gracia que le apadrinó para actuar en Las Vegas, actuó en numerosas ocasiones con él, y sugirió a numerosas celebridades que acudieran al espectáculo para ser literalmente toreados. De hecho, entraba en los escenarios acompañado del pasodoble torero “La Virgen de la Macarena”.

En cine destacó como el oportunista sargento de aprovisionamiento “Crapgame”, uno de los pícaros soldados que se unen a Clint Eastwood para hacerse con barras de oro nazis en Los violentos de Kelly. Tras el film protagonizó sus propias series televisivas, The Don Rickles Show, y CPO Sharkey. Ya al final de su carrera intervino en diversas TV Movies y algún film, como Sangre fresca (Una chica insaciable), y Casino, de Martin Scorsese, donde fue el director de una sala de juego. Además, fue la voz en Estados Unidos de Mr. Potato, popular personaje de Toy Story y sus dos secuelas, que se caracteriza por su insolencia.

Casado desde 1965 con Barbara Rickles, que le acompañaba en el momento de su muerte, Don Rickles deja dos hijos y varios nietos. El fallecimiento de este icono ha conmocionado a Hollywood, hasta el punto de que Tom Hanks le ha calificado como “un dios”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine