saltar al contenido principal

Fue popularísimo en televisión gracias a “El hombre de los seis millones de dólares”

 “Tenemos la capacidad para fabricar el primer hombre biónico del mundo”, afirmaba el personaje televisivo de la serie que le hizo popular.

Pero antes Richard Anderson, nacido en Long Breach, New Jersey en 1926, y que sirvió en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, empezó a trabajar en un gran estudio, la Metro, desde abajo, trabajando incluso distribuyendo el correo a los distintos departamentos. Pero su deseo era actuar –había hecho estudios en el Actors Laboratory de Los Ángeles–, y se vio satisfecho paulatinamente. Gracias a su presencia en un programa de la NBC llamado “Lights, Camera, Action”, recibió una llamada en 1949 del mismísimo Cary Grant. Él y su esposa le habían visto, y pensaban que sería un actor de comedia estupendo. Le invitó a comer en la Metro, y le consiguió una prueba que le permitía estar en casi una treintena de películas.

En cine, gracias a que fue cedido a United Artists, puedo estar un film antibelicista mítico, Senderos de gloria (1957), donde interpretaba a las órdenes de Stanley Kubrick a la acusación contra tres militares, que han sido llevados a una corte marcial durante la Primera Guerra Mundial. Volvería al ejército en la ficción en Siete días de mayo (1964), de John Frankenheimer, quien también le dirigió en Plan diabólico (1966). Siempre como eficacísimo secundario, otros títulos fílmicos notables en lo que estuvo son Scaramouche (George Sidney, 1952), Tres amores (Vincente Minnelli, 1953), Planeta prohibido (Fred M. Wilcox, 1956), El largo y cálido verano (Martin Ritt, 1958) e Impulso criminal (Richard Fleischer, 1959).

Sin embargo, la popularidad le vino sobre todo de la televisión, su rostro se haría muy familiar en los hogares gracias a las series setenteras El hombre de los seis millones de dólares y el spin-off La mujer biónica, donde era el jefe de una organización científica del gobierno. Aunque antes había sido un personaje clave en el desenlace de la mítica serie El fugitivo (1963), él era el cuñado del perseguido doctor Kimble, falsamente acusado de matar a su esposa. Otras series por las que se paseó son Perry Mason, Valle de pasiones y Dinastía. En los 90 tuvo alguna aparición ocasional en tv-movies, además de ejercer de narrador en la serie Kung Fu: La leyenda continúa.

Richard Anderson estuvo casado en dos ocasiones, con Carol Lee Ladd, hijastra de Alan Ladd, y con Katharine Thalberg, hija del productor Irving Thalberg, que le dio tres hijas, pero ambos matrimonios acabaron en divorcio. El actor colaboraba en asociaciones benéficas, siendo especialmente sensible con los veteranos de guerra.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto