saltar al contenido principal

Inolvidable en títulos como "Paris, Texas" y "Alien"

Se le daban especialmente bien los tipos de pocas palabras. Harry Dean Stanton había pasado toda una vida como actor de carácter, en papeles muy secundarios, cuando Wim Wenders le dio el rol más importante de su carrera en París, Texas. El actor ha muerto por causas naturales a la edad de 91 años dejando tras de sí una fecunda y dilatada carrera.

Nacido en West Irvine (Kentucky), Harry Dean Stanton es hijo de Ersel Moberly (peluquera) y Sheridan Harry Stanton (barbero). Aunque cuando estudiaba en la secundaria sus padres se divorciaron, posteriormente volvieron a unirse. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Stanton se enroló en la Armada, donde sirvió como cocinero naval.

Estudió periodismo en la Universidad de Kentucky en Lexington, que fue el lugar donde empezó a actuar, cuando le reclutó un grupo amateur para una representación de "Pygmalion". La experiencia fue tan prometedora que decidió estudiar interpretación, en Pasadena Playhouse, reputada institución de California. Allí tuvo como compañero de clase al entonces aún desconocido Dana Andrews.

Tardó en conseguir que le reclutaran para el cine, pues no debutó hasta 1956, con una aparición anecdótica como oficinista en Falso culpable, de Alfred Hitchcock. Posteriormente fue un soldado en Tomahawk Trail, y se prodigó en apariciones mínimas en numerosos títulos, sobre todo en el terreno del western (Rebelión en Fort Laramie, La conquista del oeste). Durante la década de los 60 no le faltó ninguna serie de éxito en la que intervenir (Los intocables, La hora de Alfred Hitchcock), mientras que en cine como mucho hacía por ejemplo de vagabundo, en La leyenda del indomable.

Con su gran amiguete Jack Nicholson, del que fue padrino de boda, intervino en Forajidos salvajes y Missouri, donde también estaba Marlon Brando. Así las cosas, Stanton conseguía trabajar continuamente como actor, pero durante muchísimos años no lograba subir de categoría. Casi siempre le reclutaban para papeles de poco lucimiento, como un episódico rol en Pat Garrett y Billy el niño, durante cuyo rodaje se hizo muy amigo del cantautor Bob Dylan. Aprovechó muy bien las pocas ocasiones en las que le daban algún papel un poco más largo, como el criminal Homer Van Meter, en Dillinger, un agente del FBI en El Padrino II, amigo de Frederick Forrest en Corazonada, el científico loco de 1997: Rescate en Nueva York, y sobre todo el ingeniero que buscaba al gato, Brett, en Alien, el octavo pasajero.

Puesto que estaba claro que demostraba un enorme potencial, no resulta extraño que el prestigioso Wim Wenders se fijara en él cuando andaba necesitado de un actor que pudiera sustituir a Sam Shepard, que había escrito el guión de París, Texas e iba a ser el protagonista, pero en esto último finalmente se echó atrás. En las manos del realizador alemán, Stanton bordó el papel de amnésico recogido por su hermano después de que lo encontraran en la frontera texana. El film ganó la Palma de Oro en Cannes, en 1984.

Aunque éste es sin duda el papel más recordado del actor, también realizó un gran trabajo como mentor del personaje de Emilio Estevez en Repo Man, el film de culto de Alex Cox sobre tipos que reclamaban coches con deudas.

Desde entonces mejoraron las perspectivas de Stanton, que fue padre de Patrick Swayze y Charlie Sheen en Amanecer rojo, de John Milius, Pablo de Tarso en La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese, y gasolinero en El juramento, de Sean Penn. David Lynch le convirtió en detective en Corazón salvaje, y posteriormente volvería a reclutarle para Twin Peaks: El fuego camina conmigo, Inland Empire, y sobre todo para Una historia verdadera, donde realiza una aparición breve pero memorable como hermano que no se habla desde hace tiempo con el protagonista.

Así las cosas, no resulta extraño que el crítico Roger Ebert creara la regla Stanton-Walsh, según la cual ninguna película con el actor o con M. Emmet Walsh podía ser totalmente mala. Sin embargo, tras el estreno de la comedieta con Stanton como secundario Una chica de ensueño, admitió que el film era una clara excepción a esta regla.

Desde mediados de los 90, acumula papeles de carácter en cintas con repercusión en taquilla, como Nunca hables con extraños, La milla verde, Alpha Dog, Un lugar donde quedarse e incluso tiene un pequeño papel, como guardia de seguridad, en Marvel Los Vengadores. Ha tenido también apariciones destacadas en las series televisivas Dos hombres y medio y Big Love.

Le ha dedicado mucho tiempo a su banda de jazz y pop, The Harry Dean Stanton Band, con la que realiza giras de vez en cuándo. Si se le pregunta por su vida privada suele ser tan lacónico como sus personajes. "Tengo algunas novias", ha llegado a decir como mucho. Nunca se casó, y se sabe que mantuvo una relación durante algún tiempo con la actriz Rebecca De Mornay.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto