saltar al contenido principal

El actor ganó kilos a troche y moche

Algunos papeles del cine requieren grandes sacrificios, y si no que se lo digan a Robert De Niro o Christian Bale. Pero a Matthew McConaughey le ha ocurrido lo contrario.

El actor, que perdió mucho peso para Dallas Buyers Club, por la que ganó el Oscar en 2014, ahora tenía que ganar kilos a mansalva para Gold, donde interpreta a un obeso y calvo geólogo fracasado, que se une a un explorador (Édgar Ramírez) para buscar oro en la selva de Indonesia. El film, que aún no tiene fecha de estreno en España, muestra al actor con un aspecto tan irreconocible (con la inestimable ayuda del departamento de peluquería, como no), que muchas adolescentes le quitarán definitivamente de sus carpetas del instituto.

Para engordar, Matthew McConaughey ha sido la envidia de cualquiera, pues durante un período de seis meses, ha tenido luz verde para comer todo lo que quería. Sobre todo, se ha despachado a gusto con hamburguesas y cerveza, un sueño inalcanzable para la mayoría de mortales.

El actor se ha regodeado de lo bien que se lo ha pasado en el popular programa “Ellen”, que conduce Ellen DeGeneres. “Mi apodo en mi casa era Capitán Diversión” comentó el actor. Sobre todo, los niños estaban muy contentos porque a diario había una noche de pizza”. Recuerda al caso de Toni Collette, que afirmó haberse comido todo lo que pillaba a su alcance, para interpretar a la joven rellenita de La boda de Muriel, que la puso en órbita internacional.

Pero atención, que nadie intente hacer lo mismo, pues (por desgracia) tiene una parte negativa. Finalizado el rodaje, el actor ha tenido que seguir una severa dieta, para volver a recuperar el porte y la salud. La vida es dura.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2016 Contacto