saltar al contenido principal

El actor no ha podido con las descalificaciones e insultos de los concejales malagueños de Podemos

Antonio Banderas estaba muy ilusionado con el proyecto Astoria-Victoria, la reforma de la manzana de la ciudad de Málaga donde se encontraban los antiguos cines Astoria y Victoria, en pleno centro, junto a la casa natal de Picasso.

La propuesta que respaldaba el actor, Ecos Urbanos, había ganado el 7 de abril el concurso internacional de ideas para reformar el edificio. El actor de Desperado proyectaba, junto con el arquitecto José Segui, y la compañía Starlite, promotora del Festival que lleva su nombre, reconvertirlo en un centro multiusos, con teatro, cine, sala de exposiciones, y dos plantas dedicadas a los espacios comerciales.

Pero… ¡esto es España! Antonio Banderas ha sido despedazado en las redes sociales, acusado de recibir trato de favor. Y la oposición de izquierdas del consultorio no ha parado de verter críticas. Han sido especialmente duras para la estrella las descalificaciones de los concejales Eduardo Zorrilla e Ysabel Torralbo, de Ahora Málaga, la marca local de Podemos, que ha calificado de “insultos y trato humillante”.

“Ni siquiera conocen el tema. No se han dignado a contactar conmigo para hablar sobre ello”, explica el actor, que ha decidido abandonar el proyecto. Junto a él también renuncia Segui, por lo que ya no saldrá adelante. “Me metí con Antonio y me voy con él”, explica el arquitecto. En la carta enviada a Diario Sur para explicar su decisión, el protagonista de La máscara del Zorro parece bastante sincero, más para quien sepa que el alcalde actual de Málaga, Francisco de la Torre, pertenece al PP, mientras que él siempre ha apoyado al PSOE. “Nunca pasó por mi cabeza la idea de que este proyecto fuese rentable para mí. La idea era más bien la contraria”, comenta. “Lo que he ganado en mi larga vida como profesional, ha sido básicamente fuera de mi tierra, viviendo en hoteles, en aeropuertos, sin ver crecer a mis hijos. Aquí venía a gastármelo”.

Los medios españoles están totalmente divididos respecto a este tema. Mientras que webs como Público afirman que había intereses ocultos, y El Mundo habla de que Banderas era un mero señuelo, otras publicaciones se lamentan, como Periodistadigital, de que el bochornoso espectáculo cueste a la capital millones de euros y puestos de trabajo. La presentadora del programa “Espejo Público”, de Antena 3, Susanna Griso, perdía los nervios tras llevar como invitado al podemita Eduardo Zorrilla . “¿Sabe que le digo? ¡Si yo soy Antonio Banderas, cojo y me voy! ¡Hace bien en irse! ¡Y que se queden ahí y que les den!”, afirmó la locutora, resumiendo el pensamiento de más de un ciudadano.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto