saltar al contenido principal

Roman Polanski (Joaquín Vallet, Cátedra, colección Signo e Imagen / Cineastas, 378 págs)

Joaquín Vallet tiene tras de sí un buen puñado de libros de cine, en esta misma colección de Cátedra ha publicado biofilmografías de Joseph Losey y Terence Fisher. Ahora dirige su atención a Roman Polanski, un cineasta del que existe amplia bibliografía en castellano, incluidas sus memorias, publicadas por primera vez en España en 2017.

Está claro que, además de una obra fílmica fascinante -aunque apenas supere la veintena de largos y contenga irregularidades-, la propia peripecia vital del cineasta judío de origen polaco es de película. En el octagenario director todavía en activo sobresalen sucesos personales que le han afectado profundamente, y que han influido en su cine, incluidos la muerte de su madre en los campos de exterminio nazis, el asesinato de su esposa actriz Sharon Tate instigado por el siniestro y tristemente célebre Charles Manson, o la acusación de violación a una menor, por la aún tiene cuentas pendientes con la justicia de Estados Unidos. El autor constata la apreciación del propio Polanski de que en su vida “desde que recuerdo, la línea entre la fantasía y la realidad ha estado siempre irremediablemente borrosa”. Y acierta al subrayar su ambigüedad, a la hora de abordar la fantasía y la realidad, la bondad y la maldad, el sexo y la represión, representativa de “los fantasmas de nuestra tiempo”.

A lo largo del libro, Vallet imbrica lo biográfico con lo profesional. Por supuesto, da cuenta de las penalidades de la infancia, que sólo muchos años más tarde le llevaría a abordar la persecución de los judíos por los nazis en El pianista. Y aborda los estudios de Polanski en la prestigiosa Escuela de Cine de Lodz, detectando influencias de cineastas polacos, incluso de alguien tan aparentemente alejado de su cine como Andrzej Wajda. Sus cortos darán paso a su alabado primer largo El cuchillo en el agua, que fue nominado al Oscar a la mejor película extranjera. Curiosamente la recepción en Polonia fue fría, y Polanski abandonaría el país para instalarse en su natal Francia, en París.

El repaso de las películas está acompañado por el recordatorio de circunstancias y anécdotas de rodaje, donde no se olvida la atmósfera malsana de algunas de ellas (La semilla del diablo), el origen literario de otras (Macbeth, Tess, Oliver Twist), la rareza fallida de Piratas o las dificultades de filmación de un clásico del cine negro como Chinatown. Quizá, para un libro recién publicado, se echa en falta un análisis un poco más detenido de la última película de Polanski, aún pendiente de estreno en España, Basada en hechos reales, que ha tenido una fría acogida de público y crítica.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE