saltar al contenido principal

El diálogo. El arte de hablar en la página, la escena y la pantalla (Robert McKee, Col. Fuera de Campo, Alba Editorial, 367 págs)

Uno de esos libros que se erige enseguida por derecho propio en referencia obligada para guionistas y analistas de guión. Y no sólo por estar escrito por un reputado especialista en la materia, el gurú de los libretos cinematográficos Robert McKee, autor de muchos libros sobre el tema, e incluso personaje cinematográfico en la película metafílmica Adaptation. El ladrón de orquídeas, de 2002.

Como puede imaginarse por el título, la obra está dirigida a personas con algún conocimiento previo acerca de estructuras narrativas, literarias, escénicas, cinematográficas y/o televisivas, pues pone el foco en algo muy concreto pero esencial, la construcción de los diálogos que las distintas obras conceden a sus personajes. Así, señala con acierto McKee en los prolegómenos del libro, “el diálogo dramatizado tiene el poder de unir dos ámbitos sin palabras: la vida interior de un personaje y la vida interior del lector/espectador”. Ésa es su fuerza, pero siempre que esté bien construido y lleno de contenido, en caso contrario no se producirá tal conexión.

Los diálogos tienen que tener en cuenta lo que se dice, lo que no se dice, y lo que no se puede decir. El texto y el subtexto. Para crear personajes tridimensionales, hay que cuidar estas capas. Debe saberse cuando acudir al diálogo narrado o al diálogo dramatizado. Y conviene emplearse a fondo para que un diálogo transmita información sin convertirlo en algo aburrido e imposible de pronunciar por un actor, ayude a la caracterización del personaje, y sea un dinámico elemento de acción.

McKee tiene maravillosas cualidades pedagógicas. Aplica las recetas que enseña a su propio texto, con la economía narrativa, despertando el interés o manteniendo el suspense que invita a seguir leyendo y no a abandonar aburridos la lectura. Abundan los ejemplos y la propuesta de ejercicios. Igual utiliza la serie Breaking Bad para hablar del auténtico yo interior del profesor de química aquejado de cáncer Walter White, que no le duelen prendas poniendo un ejemplo fallido en la oscarizada película Gladiator, con un aburrido diálogo –o “duálogo”, palabra inventada por él, pues considera que también los monólogos son “diálogo”, etimológicamente “dicho a través de la palabra”– la conversación que Máximo y Lucila mantienen en el calabozo.

El libro de McKee es desafiante e invita al profesional del guión a la excelencia. Por eso dedica una parte del libro a estudiar los fallos más frecuentes a la hora de componer diálogos, desde las conversaciones superfluas, a las que están atiborradas de información, pasando por las que acumulan sentimientos de modo desproporcionado. Y sabe provocar la sonrisa del lector con ejemplos de tópicos narrativos. Cada apartado pone el dedo en alguna llaga en que seguramente muchos guionistas se reconocerán, por ejemplo a distinguir entre géneros realistas y no realistas, y la necesidad de escribir los primeros con filtros, los personajes no pueden ser evidentes, o poner en su boca lo que no se puede decir. También enriquece un texto que cada personaje tenga un lenguaje propio y reconocible, el propio de su entorno y cultura.

En fin, resulta imposible resumir en estas líneas lo sugerente del libro, que muestra por ejemplo modos aparentemente contradictorios de construir diálogos interesantes, jugando con el suspense –acumular frases subordinadas para incidir en la información que queremos conocer al final– o actuando al revés –señalar la acción que se desea emprender y luego justificarla con razones diversas–.

Técnicas sencillas como grabar las frases escritas y luego escucharlas para ver cómo suenan, o el recordatorio de que a veces en una escena no se logrará la solución perfecta, y habrá que escoger la menos mala entre las que hayan emborronado nuestro papel o pantalla, son un botón de muestra de las valiosas lecciones que saben impartir en su libro el profesor McKee.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE