saltar al contenido principal
Lo que el viento no se llevó

¿Cómo veían el cine nuestros padres y nuestros abuelos? Julio Montero y María Antonia Paz recuperan una memoria cinematográfica antes de que nos volvamos amnésicos perdidos entre tanta pequeña y gran pantalla.

Lo que el viento no se llevó (Julio Montero y María Antonia Paz, Rialp, 222 págs)

Un estudio científico, en la medida de lo posible dada la dificultad de manejar toda la información deseable, de los hábitos de los espectadores españoles, entre 1931 y 1982, cincuenta años de memoria cinematográfica, hasta que el uso habitual de los reproductores de vídeo y los ordenadores cambió de modo sustancial el modo en que se consumían las películas.

No resulta sencilla la tarea que se han propuesto los estudiosos Julio Montero y María Antonia Paz, habida cuenta de que, tal como ellos mismos reconocen, muchos datos del período estudiado se han perdido o casi. Por ejemplo, los espectadores de los años de la República a los que han podido dirigirse para su investigación eran niños cuando frecuentaban el cine, y ahora son ancianos y la memoria les puede jugar malas pasadas.

Sin embargo, los autores hacen un notable esfuerzo a base de encuestas y entrevistas personalizadas que muestran cómo la experiencia colectiva del cine, ya se proyectaran películas nuevas o de reestreno, era una forma de entretenimiento y evasión en épocas duras, además de una forma elemental de vida social. Por supuesto se encuentra presente en el libro cierto elemento de nostalgia, por una forma de disfrutar de las películas que hoy es historia. Se recoge por ejemplo la explosión de salas de cine en la España de Franco en los 40 y 50, lo que incluía pequeñas localidades, y que muchos años más tarde se han visto reconvertidas en mercados u otros establecimientos.

Resulta interesante la parte dedicada a los hábitos y gustos de cine en las dos Españas durante la guerra civil. Los autores muestran cómo no hay grandes diferencias en lo que más agrada, las películas “de risa”, y en el poco poso que han dejado en la memoria los noticiarios cinematográficos de propaganda a los que ambos bandos prestaban mucha atención. Morena Clara es uno de los títulos más recordados por los encuestados, aunque se advierten los límites del estudio en la realidad de que muchos son incapaces de recordar títulos, por el tiempo transcurrido, la edad y el hecho de que no son necesariamente conocedores del cine, que puedan nombrar la autoría de lo que vieron hace tantos años. Habrá pues que admitir que el viento y el tiempo sí se han llevado algo.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto